miércoles, 26 de febrero de 2014

NOT BRAND ECCH y DAREDEVIL


 
Not brand ecch es un caso un tanto atípico. No es común que una editorial lance al mercado una serie donde se parodie, de forma descarada, sus personajes y universos. Pero Lee no es quien es por tener la mente cerrada, sino todo lo contrario.

De esta forma, en agosto de 1.967, salía al mercado el primer número de la publicación con la siguiente frase de portada:-“El magazine de comics para los no creyentes que odian los comics”- al tiempo que un asustado Silver Surfer presenta al “Forbush-man”,  el azote de los héroes de la Casa de las Ideas.

Irving Forbush, la identidad secreta de “Forbush-man” representaba, de una manera entrañable, cualquiera de los miles de fans de la editorial, ataviado con su pijama enterizo (como los que usaba SuperGoofy en los cómics Disney) y un cazo a modo de yelmo medieval. Éste soñaba con emular a cualquiera de los héroes que inspiraban sus temerarias proezas; es decir, los súper héroes de Marvel. Con el tiempo, el personaje se acabó convirtió en una especie de mascota, más o menos oficial de la Casa de las Ideas.

La idea era que las historias fueran escritas por los mismos equipos creativos de las series originales, como así fue. No obstante, el tono caricaturesco de la publicación dependió, en gran medida, del  trabajo de la dibujante Marie Severin, una de las primeras  mujeres que tuvo verdadera relevancia dentro del bullpen de Marvel, y de la industria comiquera en general.

Severin, conocida durante años como la encargada del departamento de coloreado de la editorial, terminaría dibujando series como “The incredible Hulk”, “Iron Man”, “Doctor Strange”, y “Daredevil” (en dos etapas diferentes). Su carácter abierto y conciliador le hizo ganarse el respeto de sus compañeros de profesión y de los aficionados. El mismísimo Gene Colan diría de ella: -“Marie es una de las personas más agradables de cuantas he conocido en los comics. Es extrovertida, cálida, y trata a sus compañeros y fans con humor y respeto.”-

Sin embargo, la verdadera querencia de la artista eran las caricaturas, con lo que la serie parecía pensada para ella.

La versión paródica del cuernecitos se llamaría Splat Murdock, -o Scaredevil- superhéroe con mala pata (y peores enemigos) debutó en la serie según los lápices de Colan y los guiones de Lee.

El personaje sólo duraría un número, debiendo esperar veinte años hasta volver a encontrar a Scaredevil, o Duhn-Devil, en el “What the--? #3 (noviembre de 1.988) de la mano de Fred Hembeck y otros autores,  con una duración de ocho números.

En la misma línea paródica podemos colocar dos ejemplos

Primero la aparición, en la séptima entrega de la colección Peter Porker, the espectacular Spider-ham (mayo 1.986) de... Deer (ciervo) devil, the cloven-hooved mamal without fear (algo así como el mamífero con pezuña surcado sin miedo)

La historia estaba englobada dentro del estilo de la línea infantil Star Comics, propiedad de Marvel, transformando a Daredevil en un todo un ciervo sin miedo.

Como en el universo de los humanos, Batt Burdock es un respetado abogado ciego que, tras su ropa, esconde la personalidad del héroe Deerdevil, siempre en busca de la justicia y una buena minuta (hay cosas que no cambian, salvo el último detalle) 

La segunda lleva por título Sergio Aragonés massacres Marvel (junio 1.996) con dibujos del mentado Aragonés y guión de Mark Evanier.

Aragonés, conocido por su Groo, el errante y Evanier realizan un recorrido, a medio camino entre la nostalgia más asumida y metedura de pata continua, por lo disparatado de las situaciones.

Además, el estilo desgarbado y ciertamente fondón con que el dibujante desarrolla a sus personajes, es el contrapunto perfecto para desarrollar una historia poblada de súper héroes.

Daredevil o, mejor dicho, el Daredevil de Aragonés hace su triunfal aparición en primera viñeta de la octava página ¿queriendo ocupar un puesto en los Cuatro fantásticos...?

Bueno, lo mejor que pueden hacer es empezar por el principio y disfrutar con la sana locura que destila este especial en cada una de sus páginas. 
 
© Marvel Comics, 2014
 
 

 

martes, 28 de enero de 2014

DAREDEVIL de Ann Nocenti


Corría el año 1986 y Frank Miller volvía a dejar la colección que le encumbró, una década antes, una vez finalizada la publicación de la sensacional saga Born Again. De nuevo, y en un espacio de tiempo relativamente pequeño, Daredevil volvía a estar en una encrucijada que podía hacer peligrar su propia supervivencia. Medio siglo después, queda claro que la serie ha sido capaz de salir de situaciones muy adversas pero también hay que admitir que la llegada de una joven editora y guionista, en aquellos delicados momentos, fue todo lo providencial que uno quiera otorgarle.
Este razonamiento toma más peso vista la poca predispoción que mostró el sustituto escogido para sustituir a Miller, un Steve Englehart dispuesto a enrolar al cuernecitos en los Vengadores de la costa Oeste y emparejarlo con la Viuda Negra como antaño, pero nada dispuesto a respetar el tono realista del guionista anterior.  

En nuestro país, dicha situación  colocó al personaje en un extraño limbo, dado que la serie estuvo interrumpida durante catorce meses, a excepción del DD#236. Este número se incluyó en las ediciones españolas como complemento de los Spider-man Vol 1#136-137  justo después del DD#233, dibujado por Barry Windsor Smith, y con guión de la providencial escritora Ann Nocenti.
El debut de Nocenti le llevó a retomar los efectos de sociópata abanderado Nuke y sus secuelas, simbolizadas en Jack Hazzard, otro súper soldado que vive dependiente de estímulos mecánicos. Hazzard despierta de su programación por el apocalipsis desatado por Nuke, y la Viuda Negra es enviada para capturarlo siendo ayudada por Daredevil.

La trama, sobre todo en la relación que mantiene Hazzard con su sobrino, a quien transmite un patriotismo basado en un concepto imposible de encontrar en la sociedad actual, sirve como excusa para que Nocenti denuncie el militarismo imperante en la América de aquellos años dominados por el gobierno del presidente Reagan.

Smith hace un trabajo impactante, que flutúa entre el realismo y un cierto barroquismo, sello indiscutible del artista, pero que combinado con la trama y los textos de Nocenti lo convierten en uno de los mejores momentos de la serie.
Los trece números restantes (DD#234-235 y 237-247) ya en plena etapa de Nocenti al frente de los guiones (salvo los dos primeros y el 237) sirven para presentar las motivaciones y los puntos de vista de una guionista concienciada con los problemas sociales y políticos de su época, usando como tribuna el formato gráfico.


Nocenti llegó al mundo de los cómics tras responder a una oferta de empleo de la editorial, a comienzos de los ochenta. Sus anteriores trabajos relacionados con la publicación de libros le sirvieron para ocupar un puesto de asistente editorial, aunque su experiencia en estos menesteres fuera nula, según ella misma ha reconocido varias veces.
Sus primeros pasos en la editorial coincidieron con los cambios sufridos en The Uncanny X-Men, propiciados por el abandono de Louise Simonson del puesto de editora para dedicarse a contar las historias de Power Pack, el súper grupo más bebito de la casa, lo que le acabó suponiendo el convertirse en la nueva responsable de uno de los títulos punteros de la editorial.

Su nueva responsabilidad le hizo trabajar estrechamente con Chris Claremont, patriarca de los mutantes, quien le aconsejó acerca de las maneras de afrontar con solidez la tarea de desarrollar un guión para el formato gráfico. Sus primeras intentonas llegarían en la series limitadas The Beaty and The Beast (con Dazzler y la Bestia, en español) con dibujo de Dom Perlin, y Longshot, con dibujo Art Adams -rescatando, luego, algunos de los personajes cuando estuvo al cargo de Daredevil-.
Guionizar superhéroes es una posición muy comprometida. Puedes divertirte al viejo estilo, haciendo que disparen rayos y todo eso, pero es una forma de salirte por la tangente y sólo empeora las cosas. Así que tienes que contar las historias de una forma sutil que nos los glorifique, que sean ligeramente egoístas... pero sin dañar al personaje

Otra colaboración que acabó siendo fundamental en su etapa al frente del cuernecitos, fue la que entabló con el dibujante John Romita Jr, que tan buenos resultados acabó dando.
Nocenti alternó estos trabajos de formación con sus labores de edición hasta que el responsable de Daredevil, Ralph Macchio, aceptó una de sus historias para incluirla como un fill-in (relato de relleno) titulada American Dreamer (Soñador americano).

El título, según palabras de la escritora, recogidas en la web manwithoutfear.com, posee cierto toque irónico, más si se tiene en cuenta la relación amor/ odio que mantengo con este liberal/ opresivo, humanitario/ imperialista, dulce/ amargo país, amante del pastel de manzana.
El resultado gustó tanto que Macchio decidió confiar en ella , y no en Englehart, para hacerse cargo de una colección sobre la que pesaba la sombra de Miller.

Macchio supo apreciar que el interés de la escritora por las historias de corte realista eran las idóneas para el personaje, factor que se sumaba a la admiración que Nocenti sentía por el cuernecitos.
Daredevil es un personaje que siempre me ha intrigado, y le iba más mi estilo que otro más cósmico. Me gusta el hecho de que esté próximo a la calle. Vive en Nueva York, como yo, lo cual me parece perfecto. Además, Daredevil es un personaje ideal para escribir sobre él, dado que está siempre en un estado de constante combustión interna, a punto de explotar.

Antes de su llegada definitiva se encuentran los DD#234-235 que tienen el aliciente de contar con el dibujo del gran Steve Ditko, que ya realizara el DD#162. En ellos conoceremos al singular MadCap, escapista hipnótico y amante de la televisión que se las tendrá que ver con La Rosa, Richard Fisk, hijo de Kingpin.
Mr Hyde será el siguiente en aparecer y volverá a encontrarse (y ser derrotado) por el cuernecitos.

Más tarde, paseando por la Cocina del Infierno con Karen, Murdock se encontrará con un antiguo compañero de clase, del grupo que le llamaba Daredevil, y éste se disculpará por lo sucedido en el pasado.
El DD#237 escrito por un Englehart con seudónimo, Harkness, puede considerarse como una velada declaración del rumbo que el guionista quería para la serie, con una Viuda Negra reclutando a Daredevil para abanderar una cruzada gubernamental contra la droga, apoyada en sus identidades superheroicas, al tiempo que se cruzan con Klaw, maestro del sonido y antiguo rival de Pantera Negra. La historia tiene también argumentos secundarios que nunca se desarrollaron.

La toma de contacto de Nocenti en el DD#238 y los siguientes diez números acusaron un único problema. Al hacerme cargo de la serie no tenía dibujante regular, así que hacía historias cortas de uno o dos episodios, pero no podía desarrollar un argumento más amplio. Las cosas empezaron a funcionar cuando supe que Johnny (John Romita Jr.) sería el dibujante fijo. Entonces empecé a desarrollar un montón de personajes.
De ahí que Nocenti trabajara, en tan corto espacio de tiempo, con Louis Williams, Sal Buscema, Keith Pollard y Keith Giffen, Tom Morgan, Chuck Patton, Rick Leonardi y un primerizo Todd McFarlane hasta la llegada de Romita Jr.

Esto, de todas maneras no sería impedimento para ir dando muestras de sus intenciones, tratando la personalidad de un mutante como Dientes de Sables bajo el prisma de la tragedia, fruto de la saga La masacre Mutante con la que está relacionada. 
Dicha masacre formaba parte de la 0peración Limpieza de las colecciones de mutantes, cuya disculpa es diezmar la población de los mutantes llamados Morlocks, los que fueran liderados por Tormenta. La saga empieza en el Uncanny X-Men#210 y el UXM#211 -último número de John Romita Jr en su primera etapa en la serie- y X-Force#10 (XI/ 86) y se entrelazará con las series de Thor, Power Pack y The New Mutants, terminando dicha saga en el UXM#213 con un enfrentamiento entre Lobezno y Dientes de Sable, llegando este último personaje a la colección de DD.

El enfrentamiento entre DD y Dientes de Sable servirá de excusa para comprobar el estado de ánimo de los residentes de la Cocina del Infierno tras los acontecimientos de Born Again y que hay personas que sí agradecen los desvelos del héroe (es bueno saber que existes, le dirá la chica a la que el héroe rescata de los túneles) aunque otras no lo vean de igual forma.
Los DD#239 y 240 nos ofrecerán a Rotgut, un psicópata tan oscuro como acomplejado por la neurosis de su posesiva madre, en constante lucha contra unos gérmenes que deformarán la mente y la percepción de su hijo hasta convertirlo en un sociópata capaz de envenenar el agua del bloque de pisos donde vive para preservarlos de los contagios que los rodean.

Junto con Rotgut conoceremos a los Fatboys (los Torpones en la versión española) una pandilla de chicos patinadores que se convertirán en una presencia habitual durante esta etapa de la serie  y la nueva vida de Matt como cocinero. Estos personajes serían rescatados por Nocenti después en la serie limitada de Longshot.
Los dibujos de un recién llegado Todd McFarlane, muy lejos de los escorzos de su imposible Spider-man, ilustrarán la historia del siguiente número. En ésta veremos a un acróbata e ilusionista que desafiará al mal, encarnado en Daredevil, mientras que él adopta el papel de angel salvador, en extraña parábola de la lucha entre el bien y el mal en plena Navidad.


Caviar Killer (DD#242) supone todo un alegato contra el sensacionalismo de los medios de comunicación, capaces de aupar a un asesino ocasional y convertirlo en estrella mediática que encabeza una venganza contra las clases adineradas. La historia, llena de manipulaciones y medias verdades, representadas en un periodista sin escrúpulos, incidirá directamente en la relación de Karen y Matt, demasiado maltrecha por la vida del héroe.
El tráfico de drogas y el Vudú (tema que ya utilizará Marv Wofman en el DD#130) serán el argumento de los DD#243 y 244. Aquí hace su aparición un personaje, The Nameless One (el Sin nombre). Éste está a las órdenes de Mambo, el que fuera pareja de Kraven el cazador, y que ahora quiere castigar a un traficante que pervirtió sus creencias para beneficio propio.

El enfrentamiento estará a punto de costarle el espíritu al Red Man, nombre con el que el sacerdote Vudú denomina a Daredevil, aunque The Nameless One terminará por admitir que el cuernecitos es un gran rival con quien volverá a cruzarse.

T´Chala (Pantera Negra) y los problemas conyugales de su prima con un antiguo miembro de la guardia de real de Wakanda supondrán un nuevo encuentro del cuernecitos con el vengador africano, esta vez con algunas discrepancias en cuanto a la manera de actuar.
El DD#246 (guionizado por Jim Owsley) tocará el tema de la corrupción política y cómo la justicia está ciega en muchos casos. Por ello, Daredevil debe intervenir para defender a un testigo de la acusación, acosado por los ataques del tecnificado villano Chance.

Nocenti retomará los acontecimientos narrados en su debut en la serie (DD#236) enviando a la Viuda Negra, asediada por los recuerdos tras su encuentro con Hazzard, y a Daredevil tras la pista de otro agente huído del proyecto del supersoldado, un híbrido tratado con suero de reptil capaz de controlar sus emociones. Tras apresarlo, la Viuda Negra prometerá terminar con el responsable de todo aquello.
En las mismas fechas y en los números de la colección Amazing Spider-man#287-288 -historia enclavada en la larga saga que concluirá con el desenmascaramiento del Duende, AS#275-289- Daredevil se verá envuelto en la llamada Guerras de bandas, sucesos desencadenados tras la marcha de Kingpin a Europa queriendo atar todos los cabos sueltos de su vida con Vanessa.

Daredevil, el Halcón (Sam Wilson) y la propia Karen Page unirán sus fuerzas para lograr que el capo regrese a Nueva York, enfrentándose a la cólera de Spider-man, que no comparte el mismo punto de vista que el resto de los protagonistas.
Tras lo sucedido, Vanessa saldrá definitivamente de la vida de Kingpin.

Lo curioso del caso es que, en el anual del arácnido de ese mismo año -Amazing Spider-man Annual#21- Peter Parker y Mary Jane Watson se acabarían casando, olvidando invitar a Daredevil al acontecimiento. Éste tan sólo aparece en una de las portadas y en un sueño de la araña, con lo que se demuestra que al cuernecitos siempre le tocan los funerales y entierros, pero no las celebraciones más alegres.
Con el DD#248 (comienzo del DD Vol.2 español) Nocenti empezará una trama que se extenderá a lo largo de cuatro números y en la que veremos un desfile de secundarios y de subtramas que irán cimentando el trabajo de la escritora y el interés de la serie.

Conocemos a Tyrone, el niño ciego por culpa de los atropellos de una gran compañía. Al matón y mercenario gubernamental, Bala, dotado de super poderes y padre de un niño. A Lance, obsesionado con un holocausto nuclear. A Guerrillero, psicópata armado con un brazo capaz de transformarse en un arma y de cuyo sadismo seremos testigos a las primeras de cambio.
La virtud de Nocenti fue mezclar a todos ellos con los ya conocidos; es decir, con Foggy, la Viuda Negra, Karen, Glorianna, Kingpin… logrando una interacción entre ellos que potenció enormemente las historias.

En medio de todo, la guionista situará a un Matt Murdock que vive de nuevo en su barrio natal tratando de enfrentarse a los conflictos humanos al igual que lo haría cualquiera de nosotros. Murdock defiende a su gente de las amenazas humanas que acechan a Hell’s Kitchen "la Cocina del Infierno" vestido de Daredevil, aunque éste sea sólo su máscara (en palabras de Lorenzo F. Díaz) La diferencia es sutil, pero importante. Matt Murdock puede ponerse un traje de Daredevil y perseguir a un ratero. Da lo  mismo, porque siempre será Matt Murdock, no Daredevil.
Además, Murdock encuentra una manera de sentirse útil, desarrollando sus cualidades al trabajar de como responsable de una asesoría legal y una línea “caliente” de ayuda telefónica gratuita para los más necesitados. La apertura de este servicio le granjea todo tipo de enemistades entre los especuladores y mafiosos.

Buena prueba de dichos problemas es el litigio con las Industrias Kelco, donde conoceremos a Tyrone y a su padre, los manejos de Kingpin, y a Guerrillero. Y además un nuevo encuentro con Lobezno en tan sólo dos números.
Los diferentes puntos de vista entre los dos héroes a la hora de capturar al asesino (Tú y yo somos dos tipos distintos de animales, Daredevil... afirmará el mutante) no evitarán que Nocenti plasme, con toda la crudeza posible, los métodos de exterminio utilizados por Guerrillero en su cruzada contra los mutantes. Esto se verá reflejado en el cuerpo de una bailarina, colgada ante nuestros ojos como si de una muñeca rota se tratara, recuerdo de su etapa al frente de las colecciones-X.

El DD#250 (I/1988) titulado ¡BOOM! trajo consigo la llegada de John Romita Jr., que se quedaría hasta la  entrega 282, y la estabilidad que la serie precisaba para crecer en la dirección que la guionista deseaba. Para Romita, Daredevil significó un punto y aparte en su carrera. Había estado a punto de dejar la industria antes de llegar a Daredevil. Ralph Macchio me dio libertad para hacer todo el trabajo a lápiz de manera que contara la historia como yo la veía. Antes de eso, siempre estuve bajo las directrices de Claremont (X-Men) y Shooter (Star Brand). Pero llegado a este punto fui capaz de extender mis alas. Ann Nocenti incluso me preguntaba lo que pensaba sobre algunos argumentos... ¡Vaya! ¡Al fin, alguien me pregunta acerca de los argumentos! Podía hacer un primer esbozo del argumento con Ann y luego ella escribía siguiendo el dibujo que yo había hecho.


El episodio también dejará claro uno de los postulados de la escritora -simbolizado en el general al servicio de Kingpin, el propio Bala, y en el abogado de traje caro y modales de matón-, TODO está en venta si se sabe pagar el precio, o comprar a la persona idónea, en este caso.
Con el asunto de Kelco a punto para entablar una batalla legal de difícil pronóstico, y que enfrentará a dos amigos y compañeros del bufete Nelson & Murdock, la ciudad de Nueva York se verá inmersa en los acontecimientos acaecidos en La caída de los mutantes, especialmente los que se desarrollan en X-Factor, pero que también involucró a los X-Men y los Nuevos Mutantes. Manhatan se verá sumida en la oscuridad mientras el Apocalipsis, con jinetes incluidos, amenaza con terminar con la civilización tal y como la conocemos.
Las bandas de la ciudad aprovechan la ocasión para tratar de tomar el control de la situación. La Viuda Negra y Daredevil, ayudados por veteranos de guerra y por algunos policías, lucharán por restablecer el orden.

Publicado como complemento, en cinco partes en la serie española de Patrulla-X Vol.1#80-85, el número está lleno de momento violentos, con escenas sacadas del mismo asedio de la ciudad bosnia de Sarajevo, y muestra cómo la sociedad -magníficamente plasmada en sus primeras páginas donde conocemos los pensamientos cotidianos de quienes ocupan un vagón de metro camino del trabajo- tarda poco en perder su barniz de civilización para dejarse arrastrar hacia el caos más absoluto. Tampoco faltan las presentaciones (otro matón apodado Munición) y el encuentro entre un recluso fugado y un bebé abandonado, fruto de las moralejas que la escritora gustaba de incluir en sus historias.
Merry Christmas Kingpin es un cuento de Navidad, en la Cocina del Infierno, con los Torpones (sobre todo, Darla y Bola Ocho) y cómo Matt/ Daredevil quieren que esas fechas signifiquen algo real y no un eslogan publicitario. De paso, Daredevil le estropea un negocio inmobiliario a Kingpin,  dándole más excusas a éste para que odie la Navidad.
Y otra vez suenan los timbales. Sin tener tiempo para prepararnos, llega Mary Walker, también conocida como Typhoid Mary, o por María Tifoidea, letal asesina, psicópata de doble personalidad, amante de los excesos y de un sadismo nunca antes visto en un cómic.

Su aparición volverá a desencadenar la inestabilidad que antes atenazaba la psique de Matt Murdock, acentuada por la personalidad de Daradevil.
Nocenti introduce al personaje -como ya hiciera Miller con Elektra y el propio Kingpin- para forzar y terminar destruyendo el delgado equilibrio psicológico de Daredevil. Sin embargo, Tifoidea irá un paso más allá al atacar las raíces del cristianismo de Murdock, las cuales quedaron reflejadas en Born Again. Tifoidea, mujer capaz y carente de ningún escrúpulo a la hora de tratar con sus semejantes masculinos, aparecerá como la ramera bíblica, causante de la destrucción de ciudades como Sodoma y Gomorra.
Que, además, tenga una vertiente casi angelical, Mary Walker, sólo ayuda a componer el rompecabezas cristiano que presenta a toda fémina como poseedora de un demonio interior que terminará por quemar el alma del hombre, ejemplificado en el varón de la creación traicionado por Eva, la primera mujer, según el Génesis.

 Después tenemos a Kingpin (el mal que perdura, a pesar de los traspiés sufridos) quien es descubridor de la verdadera historia de Mary, entendiendo que su dualidad es la necesaria para terminar con sus dos enemigos, Murdock/ Daredevil, también reunidos en una sola persona. Su doble personalidad. El cisma Murdock-Daredevil. Ambos tienen trazos de luz y oscuridad, el dualismo que fuerza una división antinatural entre el bien y el mal... Si hay una mujer que pueda lograr lo que quiero, es esta obra maestra de la naturaleza, proclamará el capo al conocerla.
Su apariencia física y su gusto por el cuero, el metal, las medias de rejillas y las armas blancas la colocan a las puertas de una Dominatrix cualquiera, empeñada en doblegar a los hombres, sus principales presas, al igual que la mantis religiosa, con quien Tifoidea guarda un parentesco más que evidente.
No obstante, quizás, lo más estremecedor de todo es la atracción que Murdock/ Daredevil sentirán por ambas mujeres, sobre todo por Mary Walker, traicionando, con ello, a Karen Page, la esposa moral del héroe. No olvidemos que para el cristianismo, la infidelidad se considera un pecado mortal, después de aceptar que la unión del matrimonio es para siempre. Y Murdock es cristiano por convicción.

 A todo ello, deberemos añadir los juegos a los que someterá Tifoidea a su adversario, llenos de connotaciones sádico-sexuales, que ahondarán más en las creencias religiosas de Murdock, colocándolo en una encrucijada de difícil solución.
El plan, hábimente tejido por la hembra, enrederá a las dos personalidades de Murdock. Por un lado veremos las antenciones de una Mary Walker volcada en atender las necesidades de Tyrone como tutora, pero que no puede esconder un apetido sexual, apetito que le llevará a besar a Matt en su propio apartamento, mientras suena la voz de Karen en el contestador de su teléfono, y por otro, los juegos físicos y sexuales de una Tifoidea que ataca constantemente al cuernecitos queriendo, con ello, tentar (título del DD#255) los más bajos instintos del héroe, que acabará admitiendo que disfruta con dichos excesos.
No en vano, Nocentti explicaba sus intenciones al crear a Tifoidea de la siguiente manera:

Quería romper con los estereotipos femeninos (virginal, golfa, pecadora, feminista, chica exploradora, madre atenta y sacrificada... etc) en pequeños fragmentos e incluirlos todos en la misma mujer.

Todo sirve para tener a Murdock desorientado y apartado del juicio contra las industrias Kelco. Kingpin parece seguro de su victoria. Sin embargo, Matt está demasiado perdido en los brazos de Mary, para enfado de Tifoidea. Ésta ayudará a Kingpin a cerrar los cabos sueltos con el jurado del caso Kelco, despertando el interés del capo por la fémina, ahora que no está Vanessa.
Daredevil se enfrentará a la asesina y en medio de la lucha surge Mary para salvarle de ambas. Luego el diablo visitará al jurado amenazado para poner las cosas en su sitio, lo que propicia un resultado adverso para Kingpin.
El DD#257 corresponde a uno de los dos puntos de vista de un cross-over con la colección de Punisher, en su número diez americano, para ser exacto. La historia, titulada El asesino de la tecnología, se puede leer en ambas colecciones, pero vista desde el punto de vista de cada uno de los personajes.

Cada uno demostrará sus métodos, mientras buscan a un indiviudo que, tras ser despedido para ser sustituido por una máquina se venga de su antigua empresa, envenenando sus productos. Daredevil, en medio de sus encuentros con Mary y con Tifoidea, defenderá los métodos de la justicia, frente a las motivaciones del vengador y su soledad. Los dos buscan cosas similares, pero en bandos opuestos.


Ambos personajes volverán a verse las caras, meses después en las primeras entregas de Punisher War Journal#1, 2 y 3 (octubre 1.988-enero 1.989) mostrando la misma falta de sintonía, dado lo opuesto de sus métodos.
Y por increible que parezca, sobre todo por las exigencias físicas de sus encuentros con Tifoidea, Daredevil tiene ánimo para enfrentarse con un desorientado Hogun, dios nórdico y aliado de Thor, en una épica lucha contada entre  los números 392 al 394 de la colección del hijo de Odín.
El DD#258 es un fill-in (número de relleno) escrito por Fabian Nicieza y dibujado por Rom Lim, que permanece inédito en nuestro país. La trama, inmersa en una época de revisionismo sobre el conflicto de Vietman, siendo las películas Platoon y Casualties of war, dos claros ejemplos de ello, nos traerá de vuelta a un Willie Lincoln acechado por un asesino venido desde las junglas del país asiático.
Ese mismo mes, Daredevil será invitado en el Amazing Spider-man Annual#22, compartiendo cartel con Spellball, Robbie Baldwin, después miembro de los Nuevos Guerreros, en medio de una guerra de bandas por drogas.

En dicho Annual, Spidey es acusado de asesinato. Matt acudirá en ayuda de su amigo y por ende de un Kingpin que descubre que está siendo atacado por el Alto Evolucionador, científico rival de los Vengadores. Los tres héroes, Daredevil, Spidey y Spellball, derrotarán al Evolucionador, pero la guerra está muy lejos de haber terminado.
De vuelta a la saga de las dos Marías -otro símbolo religioso más, utlizado por Nocenti, ya que utiliza el nombre de la madre de Jesús, la virgen María y el de su compañera, María Magdalena- el número 259 nos devuelve a los protagonistas de la historia y añade a una red que secuestra niñas para convertirlas en prostitutas. Karen volverá, por una noche, a representar al papel de buscona y actriz porno para conducir a Daredevil hasta la guarida de los responsables, viajando entre las azoteas de la ciudad, de la mano del cuernecitos.
Mientras tanto, Tifoidea empieza su reclutamiento de matones (Guerrillero, Bala, Munición) para defenestrar al diablo. La desarticulación de la red de niñas secuestradas supondrá un remanso de paz Matt y Karen, antes de la tempestad que desata Tifoidea y su chusma de reclutas.

The Final Triumph of Typhoid Mary (DD#260, número especial de 38 páginas) deja muy a las claras lo que estamos a punto de ver, como mudos espectadores. Y eso que el día empieza bien, pero sólo hasta la llegada de Bala, quien interrumpirá una marcha por la paz que reivindica evitar sucesos como el protagonizado por Nuke. Sin tiempo para descansar, llegará Guerrillero y dará muestras de su sociopatía, disparando contra los manifestantes. Las splash pages de Romita  son sensacionales.
A estas alturas de la historia, el cuernecitos está de pie por su fuerza de voluntad, necesitando de la ayuda de los supervivientes para no desfallecer.

No obstante, no hay piedad para el enemigo, o por lo menos esa impresión dará Munición, atacando sin piedad a Daredevil y a todo el que le rodee. Al final el diablo es derrotado. Cae, sueña con su padre y con sus más duros rivales; es decir, Bullseye, el Gladiador, Kingpin, Elektra, y con Tifoidea. Dos matones lo encontrarán tirado y se divertirán apaleándolo. Claro que, para rematar el trabajo, está Tifoidea.
La asesina lo arrojará desde lo alto de un puente, mientras por sus blancas y maquilladas mejillas caen dos lágrimas vertidas por la dulce Mary, que ve cómo su amado cae sin que ella pueda prestarle ayuda. El demonio (como ya sucediera en la saga, Born Again) vuelve a los infiernos.

Meltdown (DD#261) es una magnífica historia del personaje sin aparecer él por ninguna parte, salvo en los pensamientos de los presentes. Con un cuernecitos desaparecido y una Karen cada vez más preocupada, un atribulado Johnny Storm, la antorcha humana de los Cuatro Fantásticos, comienza una particular búsqueda, recorriendo los mismo lugares por donde se mueve el diablo de Hell´s Kitchen aunque, a la hora de emularlo tratando de encontrar información, sus métodos necesiten de una buena puesta a punto.
Lo mejor de todo es comprobar cómo el simple recuerdo del personaje es más que suficiente para que la historia mantenga todo el interés.

En el apartado de los malosos asistiremos a un tórrido encuentro entre Kingpin y Tifoidea -llegando, eso sí, al final, cuando ambos se están vistiendo- desmintiendo el dicho que dice que los polos iguales se repelen.
El último plano nos ofrece a una Mary Walker de pie en el mismo lugar donde desapareció el héroe.

Los DD#262, 263 y 265 son un cross-over, el tercero de la época relacionado con mutantes. En este caso se trata de la saga Infierno, saga en donde se relacionan las principales colecciones mutantes; es decir, X-Men, Los nuevos mutantes y Factor-X.
Dicha narración comienza cuando Iliana Rasputín, Magik, señora del limbo tras su estancia con Belasco, señor del limbo, ve cómo Nueva York es invadida por las huestes demoniacas a causa del enfrentamiento entre N´astirh y S´ym, dos de los demonios principales del inframundo.

La acción se desarrollará en X-Men#240-242, en Los Nuevos Mutantes#71-73 (serie donde aparece Magik) y en Factor-X#36-38. Todo terminará afectando a gran parte del universo Marvel.
El número intermedio (DD#264), dibujado por Steve Ditko, nos cuenta una historia del Búho entremezclada con el recluso que encontró a un bebé abandonado en DD#252 y cuál ha sido su comportamiento  en su papel de padre del infante.

Los efectos de dicha saga en la colección de Daredevil comienzan al mismo tiempo que Karen y la Viuda Negra buscan al héroe desaparecido, momento en el que se desata la mencionada saga. A causa de ello, un desorientado Daredevil será atacado por un extraño tecno-ser que responde a los designios de los demonios.
Tras librarse de la amenaza, Matt acaba en la cama de un hospital, mientras su leal Karen parece descansar tras su desaparición. Sin embargo, una verdad oculta sacudirá a la joven cuando un delirante Murdock pronuncie el nombre de Mary, golpeando el interior de su compañera con la infidelidad de éste con la mencionada mujer. Karen lo dejará abandonado en el hospital, lo que supone un inequívoco signo de la victoria de Kingpin sobre Murdock al destruir su relación y su nueva vida con Karen.

En el exterior, los demonios continúan campando a sus anchas. Matt recupera la conciencia y se enfrenta a ellos, recorriendo un infierno muy similar al que está viviendo en su interior.
Al final será un demonio luchando contra muchos otros. Kingpin también deberá luchar, pero su batalla es contra Mephisto, majestuosamente dibujado por Romita para la ocasión. 

El DD#265 supone un enfrentamiento entre las máquinas, poseídas por los demonios, y los hombres, representados por los habitantes de Hell’s Kitchen y el propio Daredevil. Estos últimos logran detener la pesadilla hasta la llegada de los mutantes, quienes terminarán con la amenaza. Cuando el día llega a su ocaso, Daredevil se detiene a tomar una cerveza.
A beer with the Devil (DD#266) es una de las mejores narraciones escritas por la guionista durante su etapa al frente de la serie, opinión también compartida por John Romita Jr, cuando le han preguntado sobre su historia preferida de dicha etapa.


La manera que tiene de plantear la situación, las pequeñas historias que se escuchan en el bar y la llegada de un Mephisto, escondido tras una apariencia femenina -otra vez la imagen de la mujer como conductora del mal- es todo un prodigio de simbiosis entre la vida real y los superhéroes de cómics.
De hecho, A beer with the devil (una cerveza con el diablo) está basada en una historia real. Hace años, me encontraba en una situación tal que no quería ir a ningún sitio por Navidad. Así, estuve paseando por mi vecindario y acabé en el pub de Blaney Stone y, literalmente, bebí una cerveza con el diablo. Allí había muchas personas que tampoco tenían a donde ir y cada uno contaba una historia diferente. Al volver a casa me senté y escribí un pequeño relato sobre aquello. Más tarde, lo adapté para que me sirviera de base para la colección de Daredevil.

El diablo guardián de Hell’s Kitchen descansa tras el final de Infierno. En la calle, las primeras nieves esconden la destrucción vivida hace unas horas, mientras las personas que abarrotan el local pugnan por llenar los sentidos del héroe con sus secretos, problemas y susurros. Aparece una mujer que gusta de flirtear con los clientes hasta que repara en el cuernecitos. Éste sigue absorto en sus pensamientos y no es consciente de la tragedia que se está desarrollando detrás de él.
La mujer, Estele, continúa compartiendo sus pensamientos y opiniones con Daredevil, haciendo especial hincapié en lo inútil de sus creencias. Cuando el héroe reacciona, la mujer se transforma en Mephisto, creación de Stan Lee y John Buscema en el tercer número de la colección Silver Surfer (XII/ 68). Mephisto es el mal en estado puro, señor de las mentiras y quien reclama ser el Satán Bíblico.

Lo mejor llega al final, cuando el demoníaco ser lo deja con vida, porque hace su trabajo y le gusta el traje del héroe. Es su particular regalo de Navidad.
Con un ánimo menos solemne se presenta el Marvel Comic Present#19 a donde, tras el enfrentamiento -titulado Overture- entre Daredevil y Turk en su escenario habitual, el bar de Josie, acude Damage Control, una especie de brigada especializada en recomponer los desperfectos que ocasionan los superhéroes en sus enfrentamientos.

Se llegaron a publicar varias series limitadas de esta brigada, cuya presentación tuvo lugar en dicho número.
Una vez comprobados los desperfectos por la responsable de la brigada, Mrs. Hoag, ésta acudirá presta al frente de Damage Control, para poner las cosas en su sitio en un tiempo record y, de paso, tranquilizar a la afligida dueña, a quien le cambia la cara tras ver los resultados finales del trabajo.

Y tras la cerveza viene una sorpresa mayúscula para los lectores de la serie.
Murdock, quien parece repuesto y con el ánimo suficiente para enderezar los pocos apoyos que aún permanecen intactos, decide cortar todos los lazos que le unen con Nueva York y con su vida y emprende un viaje por la América de la película Eassy Ridders. Esto es muy parecido a lo que ocurrió en el DD#219, donde un Matt, que no Daredevil, se da un paseo por un pueblo de mala muerte donde ayuda a que la justicia obtenga un poco de lustre tras lustros de suciedad.

Antes de su marcha, el héroe tratará de ajustarle las cuentas a Bala, uno de los responsables de su casi defunción, unos números antes, pero la intervención de su hijo Lance, zanjará la cuestión y dejará el camino libre para el personaje. Murdock, a modo de un funeral vikingo, quemará sus lazos con Karen y con la Ley y tomará un tren que, jugadas del destino, le llevará hasta el accidente de un avión, propiedad de un traficante y mucho más. Dicho personaje tendrá mucho que ver en la serie meses después.

De todas maneras, los primeros números de su periplo (DD#268-270) lo llevarán a conocer a una pareja de hermanos, separados por las actividades delictivas del primero y el rechazo que esto le ocasiona al segundo. El diablo hará acto de presencia para enseñar al maloso de segunda categoría cómo se juega al ahorcado, con una soga de verdad y cuál debería ser su comportamiento, más fraternal, a partir de entonces.


En el DD#269, el cuernecitos ayudará a una joven mutante a escapar del acoso de La Mole y Piros, también mutantes, y ahora en las filas de la Fuerza de la Libertad. Este grupo está empeñado en formalizar un censo de mutantes, pero sus manejos chocarán de frente con un Daredevil poco dado a los actos totalitarios de control, tales como los que proponen éstos.

Blackheart es el nombre del siguiente número y el hijo de Mephisto, otra criatura de enorme maldad enviada al mundo de los mortales para que aprenda el manejo de los seres humanos en su afán por corromperlos. De nuevo, el demonio de los humanos se encuentra con un demonio venido del infierno, esencia de todo mal.
La lucha, ayudado para la ocasión por un Peter Parker deseoso de pasar un día tranquilo, pero que no dudará en ayudar a un amigo en apuros, es desigual, esquiva.

Blackheart representa, además, un mal esencial, tentador para un Murdock aún en la cuerda floja tras todo lo sucedido en las últimas semanas. Sin embargo, la araña le impide dejarse llevar.
Cuando todo termina, Blackheart desaparece tal cual llegó, aunque la sombra de su padre, y la suya propia permanece entre nosotros y no tardará en volver.

En el universo alternativo What if...? en su entrega 28 (What if Daredevil had killed Kingpin?) se ofrece una visión aternativa del encuentro entre Kingpin y Murdock, al comienzo de la saga Born Again (DD#228), aunque, esta vez, el resultado de la pelea sea favorable al cuernecitos.
Con la muerte del gran capo, las guerras por el poder acabarán por afectar al resto de los personajes que rodean al héroe, a Peter Parker, a Ben Urich, a Karen Page e, incluso, a Punisher. El héroe limpiará su conciencia, salvando al hijo de Fisk, Richard (La Rosa) del ataque del Duende, quien luego se convertirá en el nuevo Daredevil. Por su parte, Karen muere en esta historia antes de poder disculparse por su traición.

Los siguientes doce números estarán relacionados entre si, desarrollándose tres sagas distintas (DD#271-274, 275-276 y 278-282) cada una de las cuales enlazará con la siguiente para tener al personaje ocupadísimo.
El DD#277, Corazones y cuernos (ilustrado por Rick Leonardi en vez de por Romita Jr) es otra historia fuera de la continuidad normal de la serie, situada antes de su marcha de Hell´s Kitchen, donde Murdock ayudará a una esposa, asaltada por extrañas pesadillas y por la presión a la que la somete su marido, un eminente psiquiatra que ve a su mujer como un apasionante sujeto de estudio, en vez de a una persona que necesita de su ayuda.

Volviendo a los primeros números de la saga antes comentada, Daredevil llegará hasta la dirección que le facilitó el traficante al que le salvó la vida cuando abandonaba Nueva York (DD#267). Conocerá a Brandy, la hija del traficante, una activista pro-derechos de los animales, en constante lucha contra su progenitor por los experimentos genéticos, no sólo con animales sino también con personas, que el traficante realiza en la granja donde se produce el encuentro. Fruto de sus manejos conoceremos a Número nueve, pensada y creada para ser la mujer, esposa y amante perfecta, y que la escritora considera la herramienta perfecta para plasmar los puntos de vista de los animales, dado que sus percepciones son totalmente inocentes, al igual que las del resto de los animales enjaulados. 
La acción se desencadena cuando todos los habitantes del laboratorio acaban siendo liberados por Brandy, lo que provoca una persecución encabezada por Shotgun, matón contratado por el padre de Brandy para capturar a los culpables del sabotaje. Y mientras Daredevil y la activista buscan desenterrar el origen de Número nueve, hacen acto de presencia los Inhumanos, en busca del hijo del líder de su raza.

A modo de aclaración decir que Los inhumanos eran una raza de seres humanos evolucionados por los Kree, que terminarían por desarrollarse al margen del resto de los humanos, viviendo aislados en la ciudad de Attilan. Debutaron en la colección de los Cuatro Fantásticos, en la década de los sesenta, verbigracia, cómo no, de Stan Lee y Jack Kirby.
La mezcla de todos los elementos antes citados dará como resultado una especie de Road movie no exenta de momentos hilarantes, sobre todo cuando las dos mujeres exponen sus distintos, o más bien antagónicos, puntos de vista sobre cómo se debe tratar a un hombre. Daredevil se enfrentará y derrotará a Shotgun para luego vérselas con Mr. Ash, el papá de Brandy.

Conocemos, a la misma vez, la relación de los Inhumanos con las investigaciones del traficante genetista, resumidas en unas cajas con material genético llegadas desde la ciudad de éstos, Attilan.
Tras el fill-in ya comentado, llegarán los últimos números dibujados por Romita Jr (DD#278-282) donde todos los personajes aparecidos en las entregas anteriores, unirán fuerzas con los Inhumanos en su búsqueda del hijo de Rayo Negro y Medusa, líderes de los Inhumanos.

Nocenti quería, de esta manera, cerrar un argumento aparecido en su novela gráfica de dichos personajes, realizada con el dibujante Brett Blevins. Tenía claro que Daredevil no era, a priori, la mejor colección para atar los cabos sueltos de dicha narración, pero Nocenti se las apañó bastante bien para que todo terminara casando de una manera bastante coherente.

 
De todas maneras, la historia, extraña mezcla entre La Divina Comedia de Dante, sobre todo por el paseo del protagonista por el infierno, llena de connotaciones místico-espirituales y de enfrentamientos filosóficos entre el mal; es decir,  Mephisto y su hijo Blackheart, pondrá en juego la atención y capacidad de unos lectores más acostumbrados a las historias de corte urbano que a los relatos de Lovecraft.

En la ancestral lucha entre el bien y el mal habrá cabida para desérticos parajes, seres alados, yermos páramos, tentaciones que pondrán a prueba la fe de los protagonistas y hasta un desafío, el de Blackheart, amante de los misterios humanos, a su padre, lo que le supondrá el repudio de su progenitor. La llegada del siempre majestuoso Estela Plateada (DD#282) equilibrará las fuerzas del bien y ayudará a rescatar al hijo de los líderes de los Inhumanos, pero siempre hay bajas y Mephisto no está dispuesto a dejarse vencer sin derramar sangre. Brandy será la escogida. Un peón para que el resto se salve.
Ya en la superficie, una Brandy angelical, a la que sólo puede ver el vástago de Rayo Negro, emprenderá su nuevo destino, al igual que el resto de los protagonistas supervivientes de la epopeya en el submundo.

Tras aquello, la guionista le sacaría al cuernecitos un billete de vuelta para Nueva York, el cual, regresó sin el dibujante, dando por finalizada la relación entre Nocenti y Romita Jr.
Los últimos nueve números de la guionista continuaron tocando argumentos y personajes ya vistos durante su singladura, tales como Kingpin, Bala, el buen Foggy Nelson, Ben Urich y Bullseye, pero dejando algunos cabos sueltos y/ o personajes. Éste es el caso de la traicionada Karen Page, o de Tifoidea, personaje a la que retomaría, años después, en Marvel Comics Present y en una mini serie sobre la asesina.

El primero de los números (DD#283) supone un nuevo encuentro entre el diablo de Hell’s Kitchen y el Capitán América, encuentro que también se producirá en la serie regular del Centinela de la libertad en los números 375 y 376, en medio de una crisis producida por una nueva droga.
La historia contada por Nocenti destila un sabor agridulce y pone sobre la mesa muchas de las cuestiones que, hoy en día, siguen estando por resolver.

Un inventor -e inmigrante- descubre la manera de crear un automóvil que funcione reciclando basuras, evitando la contaminación provocada por los motores de combustión. La noticia del descubrimiento no tarda en llegar a oídos de los magnates de la industria automovilística, que no dudan en enviar a sus matones para destruir el invento que podría llevarlos a la ruina.

Por desgracia para ellos, Daredevil y el Capitán se encargarán de pararles los pies, aunque ello no impida la desesperación de un hombre que ve cómo todas aquellas promesas que se le formulaban antes de llegar a los Estados Unidos no valen nada frente al poder del dinero y las grandes industrias. Su situación también les supondrá a los dos héroes el replanteamiento de sus ideales y creencias, suavizado por el final esperanzador de la escritora. No olvidemos que Steve Rogers, decidió abandonar la personalidad del Capitán América, (CA#332) cuando se le exigió representar los intereses del gobierno en el poder, intereses que chocaban, frontalmente, con su ideal de defender el sueño americano.
Tras el sexto anual del personaje y de vuelta a la serie regular, los siguientes ocho números contarán un ¿extraño?... argumento donde Nocenti mezclará cosas del pasado y del presente del personaje haciéndolo pasar por situaciones que le colocarán paralelo a la carrera pugilística de su fallecido padre, mientras un demente Bullseye campa por sus fueros, queriendo emular -o desprestigiar, según se mire- al cuernecitos. Todo está contado con cierto aire onírico y misterioso.

El origen de esto lo encontramos en la pérdida de memoria -y con ella del uso de sus especiales sentidos- de Matt Murdock, nada más llegar a la Gran Manzana. Su único recuerdo es su nombre, Jack Murdock, y de él se agarrará para tratar de sobrevivir en su entorno. También veremos a un misterioso hombre vestido de negro, quien le arrebatará la máscara de diablo, empezando, más tarde, una campaña que busca desprestigiar al héroe.
Mientras, el ahora Jack Murdock conocerá a Nyla, una joven que vive al margen de las normas, dispuesta a enseñarle a ser un ladrón de provecho. Con ella tendrá un breve interludio amoroso teniendo como decorado de fondo la realidad de las minorías raciales en su país y sus problemas cotidianos.

En el otro extremo estará Foggy Nelson, empeñado en recuperar la vida profesional de su ex compañero de bufete, litigando para que Matt vuelva a ser abogado, ayudado en todo momento por Ben Urich.
Murdock continúa luchando, como antaño lo hiciera su padre, igual que un Bullseye que quiere volver a ser el principal asesino de Kingpin. El capo acabará utilizando a Nyla para forzar a Murdock, presión que terminará por aclarar la mente, y la memoria, del héroe.

Es la hora de trazar una línea para que Kingpin (y Bullseye) sepan lo que les puede pasar si la sobrepasan. Los planes del asesino fracasan. Daredevil vuelve a la acción, enfrentándose a los manejos de Kingpin ayudado por Bala, ahora a su servicio.
Al final, Matt y Foggy se reencuentran y Nocenti abandona la serie -para terminar, entre otras cosas, su licenciatura- dejando las riendas del personaje en manos de Dan G. Chichester y del dibujante Lee Weeks, responsable de algunos de sus últimos números, y que demostró tener la calidad necesaria para ser un digno sustituto de Romita Jr.

Dos años después de su marcha, Nocenti volvió a Marvel para guionizar dentro de la colección Marvel Comics Present#123-130 y junto al dibujante Steve Lightle -publicados en España por Cómics Forum en un tomo prestigio titulado Tifoidea: Caminando Herido- una nueva historia de Tifoidea junto con el Motorista Fantasma (Dan Ketch) en una narración que mezclaba postulados feministas, sentimientos místico-religiosos y los atormentados recuerdos de Mary Walker, siempre luchando contra los instintos cuasi demoniacos de Tifoidea.

 
Veinte años después, Panini Comics nos ofrece la posibilidad de leer estas historias, algunas inéditas o publicadas a modo de complemento ante la cancelación temporal del serie del cuernecitos. Si se tiene un momento y ganas de disfrutar con una buena lectura, les recomiendo que se pasen por una librería especializada y adquieran los dos tomos que ya se encuentran en el mercado. Cuando los terminen de leer verán que esconden mucho más de lo que yo les haya podido contar en esta reseña.


Las declaraciones que aparecen en la reseña, están tomadas de la revista Comics Scene# 6 (1.989); la revista Dolmen# 83 (enero 1983); y del Marvel Age# 106 (1992) DD# 300 special, Let´s level about Daredevil.
Daredevil © Marvel Comics, 2014