domingo, 4 de febrero de 2007

VIDA DE UNA NIÑA

Autor: Phoebe Gloeckner
Tomo de 148 páginas B/N
ISBN: 978-84-7833-670-8
Precio: 14€
Ediciones La Cúpula


Voy a confesarlo: yo también deseé a la joven artista. Yo también deseé someter a esta bella y animosa muchachita a todo tipo de actos desagradables y pervertidos. La única diferencia es que yo nunca fui más allá de llevarla a caballito.

Yo pensaba que era un tipo decente, y tenía conciencia. Mientras, la artista y protagonista de estas historias era manejada, camelada, engañada e intimidada para que se entregara por entero, inmaculada, inocente y maravillosa a un canalla intergral.

Cuando era una dibujante novel, Phoebe admiraba mis cómics y los de mi compañera Aline Kominsky. Por eso, me alegré que nuestra influencia le ayudara a canalizar todo la fuerza interior que llevaba dentro. Phoebe es una artista auténtica que se ve obligada a llevar a cabo su trabajo para evitar explotar o desintegrarse.

Además piensen en la dureza de una mujer como ella. Tiene la cualidad de ser indestructible. Ha sobrevivido a una juventud que hubiera acabado con más de uno. Lo ha superado todo y aparentemente sigue fresca, lúcida, saludable y plena.

Robert Crumb.

Se puede decir más alto, pero no más claro. Hay vidas que da gusto vivirlas. Otra suponen una carrera de obstáculos, aunque la recompensa final termina por compensar. Y hay otras, como la que le ha tocado vivir a Phoebe Gloeckner que demuestran que el infierno no es una quimera sino una realidad que deben sufrir muchas personas durante su existencia terrenal.

Phoebe debió padecer, durante su infancia y juventud, la ignorancia de su madre y los continuos abusos de su padrastro, primero, y de un conjunto de varones tan depravados como él.  En un principio, Phoebe sólo buscaba un poco de comprensión ante una sitiuación de abandono para la que nadie está preparado. Lo que ocurre es que, en un mundo como el nuestro, la vulnerabilidad se castiga con sufrir comportamientos como los que padeció la joven Phoebe.

Por fortuna para ella, hay personas hechas de una pasta especial y una de ellas es la joven Phoebe, capaz de sobrevivir a una juventud que, como muy bien comenta el dibujante y amigo personal de la artista Robert Crumb en la introducción que aparece en la edición española de Vida de una niña "hubiera acabado con más de uno".

Las historias que se recopilan en dicho número abarcan veinte años y son un duro y realista testimonio de la vida que padecen muchas jóvenes en nuestro mundo. Todavía hay quien piensa que si una mujer es violada es por culpa suya, por su manera de comportarse o por su forma de vestir.

Gloeckner, con una tranquilidad que termina por helarte la sangre, narra con un dibujo simple, cotidiando, a ratos naif, sus experiencias en brazos de una serie de personajes, algunos de los cuales se merecen una corte marcial para juzgar sus comportamientos.

Sólo su tremenda fortaleza le ayudó a superar todo aquello y a convertirse en una artista, por partida doble. Y es que Gloeckener, no sólo es una consumada artista gráfica sino, además, una reputada ilustradora médica. Sus ilustraciones de la interioridades del cuerpo humano transmiten la sensación de estar ante fotografías en vez de dibujos.

La suma de todo ello se puede comprobar en Vida de una niña, publicado por ediciones La Cúpula y que contó con la presencia de la artista en el pasado Salón Internacional de Cómic de Barcelona 2006 como mejor introductora.

Soy muy consciente de que una no puede estar segura de nada. Siempre espero lo peor, al mismo tiempo que mantengo una leve (y secreta) esperanza de que suceda lo mejor. Son palabras de la propia artista, el mejor epílogo para este comentario, y el mejor reclamo para que ustedes lean Vida de una niña.

Agradezco a la Editorial La Cúpula las facilidades dadas y la imagen de portada a la hora de redactar este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario