sábado, 24 de marzo de 2007

300 DE FRANK MILLER

Autores: Frank Miller y Lynn Varley
Formato: Cartoné
Páginas: 96
Color: Color
ISBN: 978-84-8431-028
Precio: 19,50€
Norma Editorial


En 1.962 se estrenaba la película The 300 Spartans  -titulada en España El León de Esparta-. La cinta, dirigida por Rudolf Maté, narraba el épico enfrentamiento entre las falanges hoplita del rey espartano Leónidas y el ingente ejército del rey persa Jerjes I en el paso de la Termópilas, durante la guerra que enfrentó a griegos y persas.

La historia en sí, al igual que la épica puesta en escena de Maté, impresionaron de tal forma a un joven Frank Miller que éste se prometió a si mismo que algún día reproduciría dicho enfrentamiento en su formato preferido, los cómics.
Años después, Miller se convertiría en uno de los más aclamados creadores del noveno arte –tanto en el apartado gráfico como escribiendo los guiones de historias que otros dibujarían- aunque siempre mantuvo viva su querencia por el séptimo arte.

No en vano, Miller recurrió a su gusto por las películas de artes marciales llegadas durante y después de la muerte de Bruce Lee para coreografiar las peleas que llenan las páginas de su etapa al frente de Daredevil. Incluso, el autor se basó en el rostro de Robert Redford para recrear a Matt Murdock, alter ego humano que se esconde tras la máscara de El hombre sin miedo.

De todas maneras debieron pasar veinte años hasta que Miller, autor capaz de abordar cualquier proyecto por difícil que éste pudiera parecer, se decidiera a llevar al papel la batalla del rey espartano contra los invasores llegados desde la remota Persia en el año 480 antes de Cristo.

Los sucesos principales que se narraban en la película de Maté y luego reproduciría Miller sobre el papel, se desarrollaron durante el mes de agosto del mencionado año 480 antes de Jesucristo. El emperador Jerjes I estaba empeñado en doblegar Grecia y para ello había ensamblado un formidable ejército.
En un principio nada ni nadie parecía capaz de frenar el impecable avance del conquistador persa, derrotando a todas las polis que se interponían en su camino.

Al final y como era de esperar, las tropas persas tocaron a la puerta del reino de Esparta, gobernado por el rey Leónidas. Jerjes sabía de las cualidades de los guerreros espártanos –todo buen guerrero las conocía- pero confiaba en que ante la abrumadora superioridad numérica de sus tropas, Leónidas se rendiría ante la evidencia.  Craso error para el emperador persa y para sus ansias de conquista.

Leónidas, acompañado de un grupo de trescientos guerreros espartanos –y un total de siete mil aliados de otras partes de Grecia, también partícipes en la contienda- se sitúo en el paso de las Termópilas y se preparó para la batalla.
Jerjes lanzó un primer ataque protagonizado por 10.000 hombres de sus tropas, las cuales se estrellaron contra la férrea disciplina de las falanges Hoplitas de los espartanos.  Tras aquel fallido asalto, el emperador mandó una nueva oleada de entre 20.000 a 40.000 hombres entre ellos los temibles Inmortales –guardia de Élite del emperador-.

La estrategia de Leónidas no era, ganar la guerra, sino retrasar al ejército invasor hasta que el grueso de las tropas griegas pudiera prepararse para el enfrentamiento final contra Jerjes.
Y visto los resultados finales de la batalla, bien que lo logró, para bien de los ciudadanos de Grecia.
Atendiendo a las cifras, Leónidas y sus trescientos guerreros causaron no menos de 20.000 bajas –aunque algunas cifras apuntas hasta los 50.000 muertos- .
No es de extrañar que la epopeya del rey Leónidas inspirara los escritos de autores como Lord Byron, Sylvia Plath, T.S. Eliot o el maestro del terror Stephen King. Los trescientos espartanos también han sido un referente para películas como The last Samurai o la magnífica serie de animación Samurai Jack, en un capítulo donde el aguerrido y honorable combatiente pelea al lado de las falanges espartanas.

Aceptado el reto, Miller debió enfrentarse con la ardua tarea de documentarse sobre la época y sobre todos los elementos que rodearon aquella contienda elevada a la categoría de mito. Después le llegó el turno a las míticas y temidas falanges espartanas y sus no menos míticas armas.
El dibujante puso especial cuidado en reproducir los yelmos, escudos y largas lanzas –llamadas sarisas- las cuales formaban parte de las señas de identidad de unas tropas cuya especialización los pondría a la misma altura que cuerpos como los SEALS y los Delta Force americanos de hoy en día.

Miller se planteó la planificación narrativa de la historia como una serie de páginas dobles, intercaladas por grandes viñetas –que también ocupaban dos páginas en muchas ocasiones- y viñetas más pequeñas que ayudaban a explicar pequeños detalles de la tragedia que se estaba fraguando en aquel remoto lugar.
Su lanzamiento en formato comic-book –durante el verano de 1.998- no ayudaba a disfrutar tanto del increíble trabajo del autor como en su posterior versión en formato apaisado.

Todo esto estaba apoyado por el acertado y pictórico colorido de Lynn Varley, pareja de Miller, que ya había demostrado su valía en trabajos como Ronin y Batman: the Dark Knight returns. Varley recurre a una paleta de colores ocres y tierras, intercalados por los negros y azules oscuros que sirven para separar los días de las noches.
La suma de todos los elementos dieron como resultado una obra épica, la cual reproduce de manera metódica, en sus primeros números, la génesis del enfrentamiento entre las tropas de Leónidas y las de Jerjes, para luego llevarnos hasta el mismo corazón de la batalla que se desencadenó entre los 300 guerreros espartanos y el resto de aliados del rey de Esparta contra los poderosos ejércitos del rey persa.

Miller, con una prodigiosa planificación de página y con un sentido del ritmo más propio de un story-board cinematográfico que de un cómic al uso, nos sitúa en primera línea de batalla, sintiendo la tensión, el dramatismo y la locura que se desencadena en cualquier conflicto bélico.
El acierto de Miller también recae en querer mostrar las motivaciones de ambos bandos, sin caer en juicios de valor predestinados. Está claro que estamos ante una historia protagonizada por uno de los ejemplos del soldado perfecto –el espartano- entrenado desde la infancia para ser capaz de las más increíbles proezas. Sin embargo, conceptos como el honor, la entrega, la lealtad y el defender aquello en lo que se cree hasta la misma muerte, tiñen de manera magistral el relato descrito por Miller en 300.

La serie, galardonada con tres premios Eisner –entre ellos mejor autor completo y color-y dos premios Harvey, se convirtió en un auténtico acontecimiento editorial. Dos años después, en el 2.000, Norma Editorial publicó la primera edición de la obra, en un cuidado tomo en tapa dura y en formato apaisado. En la actualidad lleva ya ocho ediciones y un total de 30.000 ejemplares vendidos, cifra que indica el tremendo impacto que ha cosechado el trabajo de Miller en nuestro país.

Y como era de esperar, sobre todo tras el éxito de una película como Sin City –la cual también está basada en una obra de Miller- el cine ha vuelto a fijarse en el trabajo del autor, llevando hasta la gran pantalla la epopeya de la batalla de las Termópilas, según cuentan los lápices y el guión de Frank Miller.

300, estrenada a primeros de marzo en los Estados Unidos, se colocó fácilmente en el primer puesto de la recaudación, siendo catalogada por muchos como la mejor película del presente año 2.007.

Esta semana 300 llega hasta nuestras pantallas con lo que el espectáculo y la épica están servidos y en pantalla grande. Y después, siempre queda la oportunidad de disfrutar con la obra original de mano de Norma Editorial y con el libro que cuenta los secretos del rodaje de la película, también publicado por la mencionada editorial.

Las imágenes de 300 © and TM Dark Horse Comics 2010 en su edición americana y Norma Editorial para la edición española.
La imagen de Samurai Jack © Cartoon Networ 2010.
La imagen de la película de 300 © and TM Legendary Pictures and Warner Bros Pictures 2010.


Para ver el trailer de la película, diríjanse a la siguiente dirección:http://wwws.warnerbros.es/300/

1 comentario:

  1. Mi humilde opinión, después de haber visto la película es que produce la sensación de aportarle a las viñetas la chispa de la vida que es lo único que le faltaba al trabajo de Miller y Varley, sobrepasar las fronteras del papel, pues uno de los grandes fuertes de Milller junto con su dominio de las tintas es su narrativa tan envolvente y lograda que te hace fluir por las páginas sin que apenas tomes conciencia de ello. Es sin duda una gran obra que debería formar parte de toda biblioteca, insisto de TODA, que se precie. Miller relató la gloria de Esparta, pero creo que Esparta con Leónidas a la cabeza no dudarían en concedérsela a Frank Miller.

    ResponderEliminar