domingo, 11 de marzo de 2007

Red Star, Vol. 1 - The Battle of Kar Dathras Gate and Vol. 2- Nokgorka

Guión y dibujo:  Christian Gossett
Co-guionista: Bradley Kayl
Diseños 3D : Allen Coulter y Jon Moberly
Formato: Cartoné de 144 y 176 páginas
Precio: 11,50€ y 14,95€
Editorial Devir  


Hoy es el noveno aniversario de la derrota de nuestra nación en la puerta de Kar Dathra. El día que demostraría ser un presagio de catástrofe.
¿Cómo podíamos saber mientras marchábamos al campo de batalla, nosotros, el orgullo de la Flota Roja, que perder la guerra de Al’istaan significaría también el fin de nuestro país?
Éramos tan estúpidos: creernos invencibles...


Así empieza The Red Star, con las palabras de una viuda a su esposo, nueve años después de su desaparición. Su autora, la hechicera comandante de la Flota Roja, Maya Antares.
Ella será la encargada de contarnos la historia de su patria (la unión de repúblicas de la Estrella Roja) y de sus seres queridos, inmersos en la megalomanía de unos líderes que no dudaban en sacrificarlos, en aras de la nación y de una libertad que era sólo una quimera.

Ella nos contará cómo su marido Marcus murió en la batalla de la puerta de Kar Dathra, derrotado por el mismo Kar Dathra, el Eterno. Y cómo su mejor amiga, la capitana Alexandra Goncharova, corrió igual destino en la guerra de Nokgorka.
Ambos simbolizan el sin sentido de los imperios modernos, capaces de exterminar pueblos enteros en su afán de perpetuar una ideología que sólo les sirve de excusa. Y es la crónica de la realidad que azotó la vieja Europa durante la década de los noventa, etapa de limpiezas étnicas y ciudades sitiadas bajo el yugo de la intolerancia de unos pocos.

A su vez, también es la historia de la Rusia Imperial transformada en un estado revolucionario, y de cómo sus líderes olvidaron sus proclamas para purgar a todo aquel que estuviera en contra de sus ideas. La guerra que se libra en Nistaani y Nokgorka recuerdan poderosamente a la invasión de Afganistán, que a la postre acabaría con el estado soviético, y la actual y sangrienta guerra territorial de Chechenia.

Toda la narración está contada e influenciada, en palabras de su creador y dibujante Christian Gossett, como si fuera una alegoría, el prólogo de un cuento de hadas, inspirado en la historia de Rusia, aunque refleje un mundo de tinieblas, en vez de luces.
Además, el libro es un magnífico resumen de la combinación entre el dibujo clásico y el del ordenador, demostrando las cualidades de dicha simbiosis cuando se sabe lo que se quiere contar.

El resultado es una obra grandiosa por lo que se cuenta, según la pluma del mencionado Gossett y Bradley Kayl y cómo se hace -mérito, también de Gossett y del diseñador A. D. Coulter- siendo recomendable para todos aquellos amantes del género fantástico y de la historia, contada desde otro punto de vista, pero revisando lugares comunes y situaciones que no pasarán inadvertidas para quienes han seguido los acontecimientos mundiales de las últimas décadas

 .                 

Agradezco a editorial Devir, las facilidades dadas para la redacción de esta reseña así como las imágenes de portadas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada