sábado, 12 de mayo de 2007

ASTERIX Y SUS AMIGOS. Homenaje a Albert Uderzo



Tomo de 64 páginas sobre Astérix,
dibujadas  por treinta y cuatro autores
Precio: 12€
Ediciones Salvat


Existen muchas maneras de homenajear a un artista, sin importar la disciplina artística que éste cultive. Lo importante es tener muy claro quién es esa persona y el legado que representa su carrera.

El nombre de Albert Uderzo está íntimamente ligado al lenguaje gráfico y, en especial, a Astérix y Obelix, personajes que creó y desarrolló junto al guionista René Goscinny.  Juntos realizaron una de las series gráficas más importantes y duraderas de cuantas han surgido del vasto y comprometido mercado francés, auténtico referente cuando se habla del noveno arte, escrito éste, con letras mayúsculas.
El caso es que, durante el pasado mes de abril del presente año, Uderzo celebró sus ochenta años en este planeta y otros tantos en la profesión. Y para celebrarlo, a su hija Sylvie no se le ocurrió nada mejor que reunir en un álbum el trabajo de algunos de los mejores autores del mundo del cómic mundial.

El proyecto, tal y como comentó la propia Sylvie durante la presentación del álbum en la primera jornada del pasado Salón internacional del cómic de Barcelona, supuso un auténtico desafío para todas las personas que trabajan en la editorial que representa los derechos del autor –y del los personajes creados junto con Goscinny Les edicions Albert René/ Goscinny-Uderzo-, dado que todo aquel con cierta relevancia dentro del noveno arte quería formar parte de dicho homenaje.

Quién mejor representa, gráficamente, la admiración que sienten los profesionales ante la tremenda personalidad artística y personal de Uderzo es el dibujante español Juanjo Guarnido, co-creador de Blacksad junto con Juan Díaz Canales.
La imagen de un “pequeño” Guarnido –a imagen y semejanza del valeroso guerrero Astérix- agarrado a una de las piernas de Uderzo, demuestra, sin necesidad de mayor explicación, el respeto, la admiración y el legado que un dibujante como Albert Uderzo representa para todos aquellos que amamos el noveno arte desde siempre.
Después, y tras seleccionar a los autores que formarían parte del álbum homenaje –un total de treinta y cuatro- quedando en el tintero sólo algunos por problemas en la recepción del material, sólo quedó darle forma a las sesenta páginas, llenas de referencias a los héroes galos y a buena parte del mundo gráfico galo y de otras partes del mundo.
Lo mejor de todo, tras ver algunas de las historias que lo componen, es comprobar cómo los universos de cada uno de los autores se entremezclan, a la perfección, con la imaginería propia de los personajes creados por Goscinny y Uderzo en 1.959.

Por ello, en la obra desfilarán personajes tan reconocibles Titeuf, Natacha, Thorgal, el amnésico personaje de XIII, Gaston Lagaffe, Michael Vaillant, Lucky Luke, Ric Hochet, Bernard Prince, el combativo Marsupilami o las también creaciones del dúo Goscinny-Uderzo Oumpah-Pah y Hubert de la pasta de hojaldre y los pilotos Tanguy y Laverdure, creación de Uderzo junto con el guionista Jean-Michael Charlier.

Junto a ellos, verdaderos iconos de la Bande Dessinée francófona, Astérix se cruzará con otros personajes, llegados de lejanas latitudes como el pato Donald y sus sobrinos –llegados desde Patoburgo- o Kripto, el perro de Superman, quien se encontrará con Idefix, el fiel can de Obelix.

Nombres como David Lloyd, responsable gráfico de V de Vendetta, el italiano Milo Manara o nuestro indispensable Forges, tampoco quisieron perderse esta oportunidad oro para rendir homenaje a uno de los más grandes artistas del noveno arte –dos auténticos extraterrestres del mundo de la creación- refiriéndose a su padre y a René Goscinny, según palabras de Silvie Uderzo.

En estas sesenta páginas hay mucho más de lo que yo les pueda contar en estas líneas. Los homenajes hay que vivirlos, siempre que se pueda, en vivo y en directo y, en esta ocasión y gracias al tremendo acierto de los responsables de la organización del Salón de cómic de Barcelona, los lectores españoles pudimos disfrutar del placer de leer este álbum seis días antes de que apareciera en el mercado francés.

Por añadidura, en noviembre de este mismo año, se celebra el treinta aniversario de la desaparición de René Goscinny con lo que el álbum supone, como también expresó Silvie Uderzo en el encuentro catalán, un recordatorio a la figura del desaparecido guionista y escritor francés, responsable de las aventuras de una aldea gala, rodeada de campamentos romanos y que resiste sola al invasor, gracias al buen humor, los jabalíes y cierta poción mágica.

¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS, Albert Uderzo!! Gracias por tantos momentos inolvidables. Esperamos celebrar otro homenaje como éste, cuando cumpla los cien años.

Agradezco a la Ediciones Salvat las falicidades dadas para redactar esta reseña y la imagen de portada

1 comentario:

  1. Es una pena que le queden dos telediarios... nos quedaremos sin otro grande...

    ResponderEliminar