domingo, 28 de octubre de 2007

EL RETORNO DEL HOMBRE LOBO: WALDEMAR DANINSKY

Guión: Paul Nashy
Dibujo: Javier Trujillo
Álbum en tapa dura de 80 páginas.
Prólogo de Luis Alberto de Cuenca

Precio: 18€
Una pulicación de la ediorial Aleta para el sello Hegats


Dicen, y dicen bien, que nadie es profeta en su tierra y la idiosincrasia de los habitantes de nuestro país le da una carta de naturaleza a dicho refrán.
Por ello, el caso de Paul Naschy no es una excepción en una tierra dada al elogio fácil, para quien viene de fuera, pero que gusta de ignorar aquello que se tiene dentro de casa.

Aún así, y por mucho que algunos se empeñen, nadie debería ignorar –cuando hablamos del género fantástico- la tremenda deuda que los aficionados a dicho género tenemos para con la figura de un actor, director, escritor y documentalista como Naschy.

Como muy bien señala él mismo en una de las entrevistas de la primera adaptación gráfica de una de sus películas ser un franco tirador del Fantaterror español ha sido durísimo. Me he dejado en el camino jirones de sangre y alma, pero la luna llena sigue brillando en el firmamento.

Así, con un verbo recargado y barroco, pero no exento de belleza y lirismo, se expresa un creador capaz de resucitar el mito del hombre lobo, identificado durante décadas con el rostro del actor Lon Chaney Jr., y con un claro referente cinematográfico como era la productora Hammer Films.

En 1.968, Naschy escribe y protagoniza La marca de lobo, película dirigida por Enrique López Eguiluz, primera de las trece películas protagonizadas por el atormentado noble polaco Waldemar Daninsky y que supone un revulsivo para un género tachado de “menor” o “marginal”.

Después llegarían otros títulos como La noche de Walpurgis (León Kimosvky, 1.970), El retorno de Walpurgis (Carlos Aured, 1.972), El retorno del hombre lobo (1.980), y La bestia y la espada mágica (1.983) estas últimas dirigidas, ambas, por el propio Naschy.

Todas ellas forman parte de la filmografía esencial de un género que -como demostró la pasada edición del Festival de Cine de Sitges- cada día está más de moda dentro de los cineastas de nuestro país, aunque en su momento las películas de Naschy fueran “raras avis” en medio de unas carteleras volcadas en otras temáticas.  

Sea como fuere -y teniendo muy en cuenta que el tiempo acaba por colocar a cada cual en su sitio-, Naschy ha logrado que, de una vez, el país que lo viera nacer le rinda el homenaje que se merece y fruto de ello es la historia grafica El retorno del hombre lobo: Waldemar Daninsky, publicada por la editorial Aleta, dentro de su sello Hegats, y contando con el guión de propio Naschy y los dibujos del artista Javier Trujillo.

Lo primero que hay que destacar es la apropiada elección de una de las películas protagonizadas por Naschy como el licántropo eslavo, en este caso la novena de la saga, al contar entre sus protagonistas con la siempre inquietante condesa Erzébeth Bathory, conocida por sus excesos sangrientos en pos de la eterna juventud.

Además, el desarrollo de la película, la cual combina el sangriento reguero dejado por quienes desean devolver al mundo de los vivos a la perversa noble, con la búsqueda de redención del atormentado Waldemar, es un territorio muy fértil para que un dibujante de estilo realista y marcado gusto por los colores cálidos y llamativos de rienda suelta a su trabajo.

De ahí que junto con la épica La bestia y la espada mágica –desarrollada en España y en el lejano Japón- El regreso del hombre lobo fuera una lógica elección para trasladar al papel las aventuras del hombre lobo interpretado por Naschy.

Otro elemento que queda palpable, desde las primeras hojas de la historia, es el marcado erotismo de las protagonistas femeninas, tanto la condesa como las estudiantes que cruzarán la línea de lo arcano y lo prohibido para resucitar a su nueva dueña. Esto da pie a que Trujillo nos deleite con imágenes cargadas de sensualidad y de cuerpos femeninos, algunos de los cuales se ven salpicados por la sangre que demanda el vil espíritu de la condesa Bathory.

Trujillo, quien declaraba -durante la presentación del cómic en el espacio de la sala Brigadoon durante el Festival de Sitges- haber visto la película cerca de medio centenar de veces, también gusta de retratar al aristócrata polaco de diversas formas, así como a otros de los rostros más entrañables del fantástico español, Narciso Ibánez Menta, actor, director y guionista del género y padre de otro de los pilares del género fantástico español, Narciso Ibánez Serrador, responsable de la celebérrimas Historias para no dormir.

Menta aparece magníficamente retratado en las primeras páginas del cómic, en su papel del profesor Oswald, el estudioso que tutelará a Erika, Karín y Bárbara, las tres estudiantes que acudirán a un recóndito lugar de los montes Cárpatos para encontrar el legado de la sangrienta Erzéberth y su despiadada corte, entre cuyos integrantes se encuentra Waldemar Daninsky.

Trujillo aprovecha el ambiente gótico que se desarrollará, una vez que las tres estudiantes encuentren la tumba de Bathory, de su fiel Mosses Otto y de Daninsky, para entregarse al empeño de tratar de dotar de textura a las páginas que se desarrollan en el castillo ocupado ahora por Danisnky y su fiel Mircaya, y en todos los elementos que nos trasladan hasta un pasado marcado por los abusos, las muertes y la destrucción.

Junto a esto, Trujillo hace suyo el postulado de Naschy sobre su personaje Waldemar Danisnky es un personaje que, lejos de la bestia que lleva dentro, está gobernado por un inmenso romanticismo, el cual acaba dictando sus acciones. Por ello, junto a las arcanas ceremonias de Erika, Trujillo plasma la historia de amor entre el noble y la dulce Karin, aquella que ame lo suficiente al hombre como para traspasar su corazón con la sagrada plata en una noche de plenilunio y, además, sea capaz de sacrificar su vida, si fuera necesario.

En las páginas en las que somos testigos, al igual que una paralizada Karin, de la transformación del hombre en lobo, Trujillo destila ese romanticismo que siempre ha estado presente en las películas de Naschy y que más de uno no ha sido capaz de ver. Y junto a los pictóricos, a ratos impactantes y a ratos hermosos, dibujos de Trujillo, están los textos, los diálogos y la voz del narrador, escritos por Naschy.

Ya lo dije antes. Puede que la manera de expresarse de Naschy, tan correcta que nos chirría en una época donde las personas han olvidado la riqueza de su idioma para transformarlo en una especie de jerga similar a la que se utiliza en la película Blade Runner, nos resulte excesivamente recargada y barroca.

No obstante, no se me ocurre mejor manera de acompañar los dibujos de Trujillo que las palabras dotadas del misterio y del carácter gótico que tanto gustan a Naschy. Puede que a algunos les cueste seguirlos, dada su riqueza estilística y el volumen que acompañan a las 68 páginas de la obra. Aún así, el trabajo de Naschy demuestra lo bien puesto que está el adjetivo “novela gráfica" en una obra como esta.
                                                        
Por último, destacar, no sólo la apuesta de una editorial como Aleta, al presentar un producto como éste, sino la cuidada presentación y la calidad de impresión. Además, El retorno del hombre lobo incluye, no sólo un prólogo de una persona más que conocedora del género –y del noveno arte- como lo es Luis Alberto de Cuenca, sino entrevistas con los dos autores, así como un análisis de la figura de Naschy por Santiago de Bernardo.

En resumen, esta nueva propuesta de la editorial Aleta, presentada bajo su sello Hegats –Gran Aleta- supone un placer para los aficionados al género, al trabajo de Paul Naschy y un muy merecido homenaje a su figura, como pieza imprescindible del Fantaterror español.

Para quienes quieran conocer la película original, les recomiendo, al igual que hiciera Naschy, la versión americana de la misma –titulada en dicho mercado Night of the werewolf- o en su defecto, la versión comercializada por TriPictures en nuestro país, aunque no sea tan fácil de encontrar como la versión para el mercado anglosajón.

Agradezco las facilidades dadas por la editorial Aleta y su responsable, Joseba Basalo, para la redacción de esta reseña

La fotografía que se incluye en esta reseña corresponde a la presentación del cómic durante el pasado festival de cine de Sitges y en ella se puede ver (Izda a derecha) a: Joseba Basalo, Paul Naschy, Santiago de Bernardo -responsable de los textos que acompañan al cómic- y Javier Trujillo

lunes, 22 de octubre de 2007

VIRGIN COMICS

7 BROTHERS, SNAKE WOMAN, DEVI y RAMAYAN 3392 AD
PANINI COMICS ESPAÑA


Sólo a un visionario como el creador del sello Virgin, Sir Richard Branson, se le podría ocurrir crear una línea de cómic de carácter netamente oriental.
Branson, ayudado por personalidades del mundo cultural hindú como Sharad Devarajan –fundador de Gotham Entertaiment, empresa que publicó la versión india del personaje Spider-man de Marvel Comics- ; el director de cine Shekhar Kapur –realizador de la aclamada Elizabeth y su continuación Elizabeth the golden age-; y Deepak Chopra –influyente médico, escritor y profundo conocedor de la cultura de su país- decidió comenzar una aventura editorial, bajo el sello Virgin Comics, a mediados del pasado año 2.006

Para que al nuevo sello no le faltara de nada, los creadores decidieron contar con el talento de autores ligados no sólo al noveno arte, sino también al séptimo. De ahí que parte de los creadores de las nuevas series respondan a los nombres de directores tan reconocidos como  John Woo, Guy Ritchie y el británico Terry Gilliam, actores como Nicholas Cage o los componentes de la banda musical británica Duran Duran.
En la actualidad, el sello publica una docena de títulos, algunos de los cuales han comenzado a ser publicados en nuestro país por la editorial Panini.

Las primeras colecciones escogidas han sido 7 Brothers, creada por el director John Woo; y Snake Woman, según la imaginación del también director Shekhar Kapur. En los últimos meses se ha sumado Devi, también creación de Kapur; y Ramayan 3392 AD, según una idea de Kapur y Deepak Chopra.

7 Brothers, con guión de Gary Ennis y dibujo de Jeevan Kang, nos cuenta la historia de un grupo de personajes relacionados entre sí por el sirviente de un arcano mago de la China milenaria. Todos ellos, dotados de poderes sobrenaturales, deberán trabajar juntos para defender al mundo del ataque de llamado “Hijo del diablo”.

Snake Woman: una serpiente entre la hierba, idea desarrollada por Zeb Wells y con dibujo de Michael Gaydos (Alias), recoge la tradición hindú de la hembra poseída por el espíritu de la diosa serpiente, en su afán por vengarse de una afrenta cometida siglos atrás.

Devi también profundiza en las tradiciones y la mitología de la India, en esta ocasión, en el enfrentamiento entre los dioses puros y una entidad guerrera reencarnada en una mujer –Devi-, contra la oscuridad simbolizada en el dios Bala.

Lo mismo ocurre con Ramayan 3392 AD, narración en la que se nos cuenta las peripecias de dos príncipes hermanos, los cuales deberán unir sus fuerzas para defender a quienes están bajo su protección de las hordas que amenazan con exterminarlos.

Cada una de las historias está impregnada de los mitos, las leyendas y el misticismo propios de lugares como la China de los grandes emperadores o la India, antes y después de la llegada de los británicos. Todo ello aporta un toque de distinción frente a las historias llegadas desde el mercado anglosajón o del mercado europeo, principalmente francófono.
El acierto ha sido el combinar el trabajo de autores consagrados, como los mencionados Ennis, Wells o Gaydos, con el talento de artistas propios de aquellas latitudes.

El resultado son unas historias tremendamente atractivas –tanto en el guión como en el apartado gráfico- capaces de seducir a quienes no suelen leer este tipo de propuestas.
Además, la cuidada edición de Panini, presentando cada colección en tomos recopilatorios en tapa dura y que recogen, además de las portadas originales, entrevistas con algunos de los responsables, son un añadido que completa el paquete.

En el futuro está previsto que nos lleguen títulos como Voodoo Child, según Weston Cage y Nicholas Cage; y Game Keeper, según la mente del director Guy Ritchie. Les hablaremos de estos títulos una vez estén en el mercado.

jueves, 18 de octubre de 2007

GEI

GEI# 1(Volumen 2): Voyeur
Guión: Xavier Morell
Dibujo: Víctor Santos
Portada: Mark Buckingham con color de d´israeli
Recerca Editorial


Como muy bien se comenta en la introducción, de esta nueva etapa de la serie, GEI es una de las colecciones con peor suerte de cuantas se recuerdan. Tras el primer número GEI: Debut, la serie se vendió en los Estados Unidos, aventura que se vio parada en seco por la quiebra, casi simultánea, de las dos editoriales que quisieron sacar la serie en el mercado americano.

Tras regresar, con las manos vacías, de la “aventura americana”, el segundo número de la colección, dibujado por Félix Ruiz fue presa de un virus informático, el cual arruinó buena parte del trabajo salvo unas pocas páginas.

Por tanto, no es de extrañar el parón que ha sufrido la serie -tres años- hasta que la editorial Recerca se decidiera a relanzar la colección con los dos números que estaban pendientes de su publicación, además de algunas de las portadas realizadas para la mencionada y fallida edición americana.

GEI: Voyeur nos trae de vuelta al grupo de investigación de fenómenos paranormales del estado español, una versión hispana de la sección capitaneada por el agente Fox Mulder en X-Files, y compuesto por cuatro miembros.

Su jefe es Luis, un veterano policía basado en el emblemático y recordado Teniente Martín Castillo de la serie de televisión “Corrupción en Miami,  tan esquivo y extraño como lo fuera el televisivo policía. Lo que pocos entienden es que hace un hombre como él,  dado el historial que tiene a sus espaldas, en grupo como este.

Su única relación, de peso, con GEI es que formó pareja con Carlos, otro de los miembros del grupo.
Carlos, un ex policía, también de la viaje escuela, abandonó el cuerpo tras perder uno de sus brazos en un accidente. Su regreso al servicio se debió a la llamada de su antiguo compañero, Luis, y a la implantación de un brazo biónico como sustituto al que perdió, aunque los resultados no lo asemejan con el no menos mítico “Hombre de los seis millones de dólares”.

Lunita es una chica albina, emparentada –según ella- con la misma luna y es capaz de contactar con los espíritus y con todo lo que está relacionado con la magia. Sus cualidades la emparentan con un personaje como Raven, de los Teen Titans, pero en versión española.

Fede es el cuarto integrante del grupo, un chico retraído y tímido, capaz de generar un escudo de energía a su alrededor. Tiene el estómago demasiado sensible para los métodos de unos sabuesos como Luis y Carlos pero trata de adaptarse.

Quien no aparece en este número, es Ana, la chica del agua y novia de Lunita. Tras aparecer en Gen: Debut, Ana y sus especiales características, formaban parte de la trama del desaparecido segundo número de GEI. De ahí que, tras dichos sucesos, el personaje no aparezca en lo que sería la tercera entrega de la serie.

En cuanto a la historia de GEI:Voyeur, escrita por Xaviel Morell y dibujada por Víctor Santos, gira alrededor de los extraños sucesos que rodean a una joven, llamada Bea, la cual tiene un molesto visitante paranormal –un poltergeist o algo parecido- especializados en robarle las bragitas. Si, ya sé que suena raro pero ante tales acontecimientos, y la llamada, un tanto desesperada de Bea, Luis decide enviar a Lunita y Fede a que investiguen las razones de tan extrañas desapariciones. La albina investigadora será quien, no sólo descubra quien se escnde tras las desapariciones sino la encargada de dar una solución a la entidad que se esconde detrás de las desapariciones.

GEI: Voyeur es un cómic entretenido, bien dibujado por Víctor Santos y con una ocurrente mezcla de elementos propios de nuestro país con otros directamente exportados de series como X-Files o Millenium, aunque sin llegar a los excesos de ambas series.

Ademas, resulta muy divertido ver cómo también en nuestro país suceden fenómenos extraños o de difícil explicación.

Santos demuestra su buen hacer con los negros y grises, tan del gusto del dibujante, aportando la atmósfera necesaria para la historia. Y Xavier Morell, intercala los diálogos y las situaciones propias del lugar en el que se desarrolla la trama con otros recogidos de la imaginería particular del género de los espíritus y fantasmas.

El siguiente en la lista de autores invitados es Tony Sandoval, el cual nos mostrará otra nueva historia “extraña y fuera de lo común” territorio abonado para los investigadores del grupo GEI.

lunes, 15 de octubre de 2007

ESPIDERMAN 3


Sorteando los rascacielos, con habilidad y suerte, haga sol, llueva o granice (si hace viento no sale de casa) se balancea nuestro héroe, defendiendo la ley, la justicia y los caramelos de cola.
Todo gracias a que le picó una araña muy simpática, que le dio unos poderes súper chulos… ¡Es Espiderman!


Y tras esta sublime presentación, ¿qué se puede decir del amigable vecino arácnido después de más de cuatro décadas que no se haya escrito, dicho o gritado a los cuatro vientos?

Pues, por increíbles que parezca, Enrique V. Vegas, es capaz de rizar el rizo –con doble tirabuzón, debo añadir- y nos trae a una araña mucho más caótica, desenfada y dispuesta a salvar a su ciudad del acoso de los villanos, aunque, para ello, deje alguna víctima “colateral” por el camino.
 
Y es que el Espiderman dibujado por Vegas, además de molón, es capaz de enfrentarse a los mayores peligros saliendo victorioso de ellos, algo que no pueden decir otros héroes como “Ojo de Águila” y “El avispa”. Bueno, un fallo lo tiene cualquiera, más si se es una “calamidad con patas”, como muy bien le dice el Capitán @.

Nada, nada, que la vida de los superhéroes es muy dura, y mucho más la de los becarios del periódico de J.J.J. o la de recién llegados como un aspirante a periodista llegado desde Kripton o la rana más dicharachera de… perdón, eso es de otra historia.

Para acabar de rematar la situación, un nuevo héroe, todo chulo él y vestido con un elegante traje negro amenaza con robarle el protagonismo al héroe. Ese Venenón me está tocando seriamente las narices. Soy el hazmerreír de los superhéroes… ¡Hay que tomar medidas drásticas! dirá decidido nuestro héroe.
Con todo decidido, sólo quedaba escoger el escenario del épico enfrentamiento… ¡Uy, qué rápido! Esta ciudad es muy pequeña para los dos… Vamos a solucionarlo como personas mayores. ¡Con una partida de damas!... ¡Sin piedad!

Sobra decir que Venenón es mejor jugador de damas que Espiderman y cuando la situación es insostenible, nuestro héroe debe aceptar que va a perder la partida.
Por suerte para él, todavía le quedan amigos como Don Dan Defensor, dispuestos a ayudar a un compañero de mallas, si la situación lo requiere.

Espiderman 3 es una nueva demostración de la capacidad de Enrique V. Vegas por “tomar prestado” un personaje emblemático y lograr presentarlo de una manera inaudita, pero tremendamente divertida y atractiva. Como en trabajos anteriores, su obra está llena de guiños al mundo del fandom y del fantástico, logrando que cada página sea una especie de “mapa del tesoro” o “dónde está el guiño” plagada de dichas referencias.

Y su Espiderman, pequeño, cabezón y resultón –mucho mejor que el presumido del Venenón- acaba por cautivarnos por su capacidad para “derrapar en las curvas”, pero salir siempre airoso de los compromisos más extremos. Por eso es el prota y el héroe, qué se creían.

Y tras Espiderman 3 llegan los seiscientos espartanos… ¿No eran trescientos? Da igual, cuantos más, mejor, más diversión.

Guión, dibujo y portada: Enrique V. Vegas
Color portada: Juan M. Vicente
Línea Siurell de la editorial Dolmen



© Enrique V. Vegas 2013