lunes, 15 de octubre de 2007

ESPIDERMAN 3


Sorteando los rascacielos, con habilidad y suerte, haga sol, llueva o granice (si hace viento no sale de casa) se balancea nuestro héroe, defendiendo la ley, la justicia y los caramelos de cola.
Todo gracias a que le picó una araña muy simpática, que le dio unos poderes súper chulos… ¡Es Espiderman!


Y tras esta sublime presentación, ¿qué se puede decir del amigable vecino arácnido después de más de cuatro décadas que no se haya escrito, dicho o gritado a los cuatro vientos?

Pues, por increíbles que parezca, Enrique V. Vegas, es capaz de rizar el rizo –con doble tirabuzón, debo añadir- y nos trae a una araña mucho más caótica, desenfada y dispuesta a salvar a su ciudad del acoso de los villanos, aunque, para ello, deje alguna víctima “colateral” por el camino.
 
Y es que el Espiderman dibujado por Vegas, además de molón, es capaz de enfrentarse a los mayores peligros saliendo victorioso de ellos, algo que no pueden decir otros héroes como “Ojo de Águila” y “El avispa”. Bueno, un fallo lo tiene cualquiera, más si se es una “calamidad con patas”, como muy bien le dice el Capitán @.

Nada, nada, que la vida de los superhéroes es muy dura, y mucho más la de los becarios del periódico de J.J.J. o la de recién llegados como un aspirante a periodista llegado desde Kripton o la rana más dicharachera de… perdón, eso es de otra historia.

Para acabar de rematar la situación, un nuevo héroe, todo chulo él y vestido con un elegante traje negro amenaza con robarle el protagonismo al héroe. Ese Venenón me está tocando seriamente las narices. Soy el hazmerreír de los superhéroes… ¡Hay que tomar medidas drásticas! dirá decidido nuestro héroe.
Con todo decidido, sólo quedaba escoger el escenario del épico enfrentamiento… ¡Uy, qué rápido! Esta ciudad es muy pequeña para los dos… Vamos a solucionarlo como personas mayores. ¡Con una partida de damas!... ¡Sin piedad!

Sobra decir que Venenón es mejor jugador de damas que Espiderman y cuando la situación es insostenible, nuestro héroe debe aceptar que va a perder la partida.
Por suerte para él, todavía le quedan amigos como Don Dan Defensor, dispuestos a ayudar a un compañero de mallas, si la situación lo requiere.

Espiderman 3 es una nueva demostración de la capacidad de Enrique V. Vegas por “tomar prestado” un personaje emblemático y lograr presentarlo de una manera inaudita, pero tremendamente divertida y atractiva. Como en trabajos anteriores, su obra está llena de guiños al mundo del fandom y del fantástico, logrando que cada página sea una especie de “mapa del tesoro” o “dónde está el guiño” plagada de dichas referencias.

Y su Espiderman, pequeño, cabezón y resultón –mucho mejor que el presumido del Venenón- acaba por cautivarnos por su capacidad para “derrapar en las curvas”, pero salir siempre airoso de los compromisos más extremos. Por eso es el prota y el héroe, qué se creían.

Y tras Espiderman 3 llegan los seiscientos espartanos… ¿No eran trescientos? Da igual, cuantos más, mejor, más diversión.

Guión, dibujo y portada: Enrique V. Vegas
Color portada: Juan M. Vicente
Línea Siurell de la editorial Dolmen



© Enrique V. Vegas 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada