jueves, 28 de febrero de 2008

ENRIQUE VEGAS: EL TALENTO PUESTO AL SERVICIO DE LA IMAGINACION

Enrique V. Vegas supone un claro modelo de especialización dentro de un mundo que suele usar y abusar de los estereotipos que lo definen.
Sus comienzos artísticos, ilustrando musculosos bárbaros en la línea de los grandes ilustradores, tales como John Buscema o Barry Windsor Smith, no podían presagiar por dónde le llegaría el éxito al autor.

Yo empecé copiando a aquellos autores que más me impactaban de pequeño. Después cuando empecé a trabajar en animación me di cuenta de las posibilidades que dicho aprendizaje me ofrecía. No sólo adquirí rapidez trabajando, sino que vi cómo mi estilo se adaptaba muy bien a los personajes con caracteres infantiles, como los cabezones que ahora dibujo.

De ahí su cambio de estilo y su llegada al mercado con un proyecto tan innovador como disparatado, que tiene por nombre Arbillos, versión paródica del Aliens de James Cameron.

Arbillos supuso todo un reto para mí y la demostración de que mi estilo podía funcionar dentro del mercado, al ser totalmente distinto a lo que se podía encontrar. En cierto modo busqué la manera de especializarme con un producto que nadie más tocara y el experimento me salió bien.

Arbillos, con su humor irreverente y los geniales dibujos de Vegas, revolucionó el mercado y abrió la puerta a toda una serie de propuestas con el humor y la parodia como sello de fábrica.
Después vendría una obra mucho más personal, Kobe.

Kobe es anterior a los primeros proyectos de parodias de superhéroes. Yo llevaba tiempo queriendo hacerlo, pero desde la editorial (Dude Comics) me dijeron que antes debía realizar otros trabajos, en la misma línea de Arbillos, para que se me conociera más y así poder abordar un propuesta más seria, aunque con el mismo estilo de dibujo, tal y como sucede en Kobe. Además, tal y como está el mercado, uno debe estar presente cuanto más tiempo mejor en las estanterías de las librerías. De otro modo, las grandes editoriales acaban copando el mercado y es muy difícil que los lectores te recuerden entre tantos títulos mensuales.

Afortunadamente, después de su Es-Piderman, y mientras trabajaba en proyectos como Incredible Julk, el primer número de Kobe pudo ver la luz dejando muy claro que los cabezones -que ya se habían convertido en la marca registrada del dibujante- eran perfectamente capaces de contar una historia seria como la narrada en las páginas de esta historia.

La narración arranca en el año 1.132, en un Japón... de intrigas políticas y luchas entre clanes para obtener el control del imperio.
Kobe, un diestro asesino entrenado por una de las poderosas familias del país, es enviado para servir de peón en uno de los juegos de poder que asolaban los páramos del Japón medieval. A partir de entonces, el autor nos hace olvidar su estilo jocoso y exagerado de las parodias súper heroicas para llevarnos de la mano por los caminos que Kobe deberá recorrer como parte de una misión más importante que la asignada por su señor.

Con Kobe pude experimentar y contar las historias como a mí me gustan, sin necesidad de recurrir al tono paródico de mis anteriores trabajos. Su publicación sirvió, también, para demostrar la validez de mi estilo lejos de los trabajos anteriores y su posibilidad para contar cualquier tipo de historia

El bombazo de Matris (y sus continuaciones Matris Chimpúm y Matris Requetemix) y Jellboy no hicieron sino confirmar la valía del autor y la aceptación de su trabajo por parte del público. Tal reconocimiento ayudó al desarrollo de una continuación de Kobe y a enfocar su trabajo en proyectos por los que el autor siente una especial querencia.

Vegas se declara un frekkie confeso de la saga de Star Wars y, por ello, no es de extrañar que su siguiente proyecto se titulara Los cabezones de las galaxias, todo un homenaje al creador George Lucas.



Me encanta el universo de Star Wars y siempre había querido desarrollar un proyecto que me relacionara con él. Ahora, con Los cabezones de las galaxias he tenido esa oportunidad y estoy deseando terminarlo para que se pueda publicar y ver qué les parece a los seguidores de la saga clásica.

Dicho proyecto, junto con Bill Kill -¿parodia a ver si saben de qué?- formaron parte del nuevo sello Siurell publicado por Dolmen Editorial, bajo la coordinación de Jorge Iván Argiz, uno de los responsable de la desaparecida editorial Dude.

Tras la trilogía galáctica, le llegaría el turno a Milagros Villalobos –Mila- sumergida en su batalla personal contra los zombis en Residente Vil. Al terminar, Vegas se enroló con el molón capitán Esparrow para navegar con los Cabezones del Caribe, antes de caer en las telarañas de Espiderman por tercera vez.

Su último proyecto, hasta la fecha, ha sido su paródica versión de la novela gráfica 300 de Frank Miller, aunque Vegas ha sido más fiel a la realidad y la ha titulado 600, además de puntualizar algunas cosas que Miller no dejó muy claras.

Me gustaría que mi trabajo demostrara que se pueden hacer cómics con un estilo personal y que la gente los puede comprar. Es una pena que los jóvenes tengan que marcharse a publicar fuera viendo el enorme talento que atesoran. Sería bueno que encontraran oportunidades en su propio país. Yo busqué una vía alternativa y la experiencia funcionó.

Para este año 2008, Vegas nos tenía preparada una muy buena sorpresa. Este año marca el regreso de uno de los héroes más emblemáticos del séptimo arte; es decir, del arqueólogo y aventurero Indiana Jones. En esta ocasión se trata de Cabezón Jones y, como no podía ser de otra forma, el autor ha desarrollado una trilogía completa, según los títulos de cada una de las películas.

Así, la primera aventura se titula Cabezón Jones y el arca escondida. La segunda entrega lleva por título Cabezón Jones y el templo malito, mientras que la tercera se titula Cabezón Jones y la penúltima cruzada.

Enrique Vegas ha logrado sacar tiempo para responder a unas pocas preguntas sobre este divertido proyecto en el que anda trabajando en estos momentos.

Imagino que serás seguidor, aficionado de la trilogía de Indiana Jones pero, ¿cuál es tu película preferida de la serie?Pues no sabría qué decirte, porque cada una tiene su encanto… Creo que la primera, por eso de presentar a nuestro héroe favorito, y las dos siguientes tienen momentos muy, muy buenos.

¿Y cuál es tu personaje preferido?
Lógicamente no puede ser otro que el propio Indy, es el que le da sentido a todo.

¿Cuánto tiempo has tardado en dibujar y desarrollar la idea de Cabezón Jones?No mucho, porque al conocer a la perfección las películas, el proceso es mucho más fácil y rápido, aunque por esa razón, precisamente, tiendes a darle más vueltas a todo por no querer meter la pata…

¿Habrá una cuarta entrega de Cabezón Jones una vez se estrene la cuarta película?Sinceramente no lo sé, todo depende de cómo reaccionen los lectores y cuánto me guste la película.

¿Y las aventuras del joven Cabezón Jones, para cuándo?Eso sí que no lo había pensado, y es una buena idea… además me daría ocasión de hacer aventuras diferentes… Lo voy a pensar, gracias.

¿Cuál es tu próximo proyecto? Ahora mismo estoy acabando la segunda entrega de Cabezón Jones. Cuando termine tengo pendiente el tercer Bull Damn, algún Espiderman más, y seguir con la tercera peli de Indy… la verdad es que tengo el tiempo bastante ocupado.

¿Y un tercer número de Kobe?Ése es el siguiente proyecto después de acabar esta trilogía, y le tengo bastantes ganas…

No es aventurado decir que el resultado final de su Cabezón Jones será tan ameno, imaginativo y genial como el resto de su obra. Y seguro que el futuro nos deparará muchas y buenas sorpresas salidas de los lápices de Enrique Vegas, “el señor de los Cabezones”

Agradezco el tiempo dedicado y las imágenes enviadas por (C) Enrique Vegas para poder escribir este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario