jueves, 18 de diciembre de 2008

LOS NAUFRAGOS DE YTHAQ: TERRA INCOGNITA y OFIDIA LA GEMELA



Guión: Christophe Arleston
Dibujo: Adrien Floch
Color: Crazytoons
Albumes en tapa dura, de 64 páginas en color
Precio: 17€
ISBN: 84-611-2599-1 y 978-84-611-7514-7
Editorial Rossell  
 

La vida de la aspirante a astronavegador Kiri Welgoat cambia radicalmente al ser degrada y enviada a servir bebidas en uno de los muchos bares que llenan la lujosa nave El bruma del Cometa. A partir de ese momento Kiri deberá conformarse con contarle su historia a los ricos y ociosos pasajeros que matan su tiempo emborrachándose durante el viaje.

Uno de esos pasajeros es la exasperante y caprichosa señorita Calysta, demasiado acostumbrada a mandar y a no hacer nada mejor. Parecía que nada podría alterar el “status quo” de aquella situación hasta que El bruma del Cometa vio su trayectoria alterada por la atracción gravitatoria de un planeta que no figuraba en ninguna carta de navegación. Entonces, Kiri, la remilgada Calysta y Narvar, un técnico de mantenimiento de la nave, saldrán despedidos de la estructura principal de El bruma del Cometa, estrellándose contra uno de los océanos que cubre el planeta.

Tras un accidentado paseo por la entrañas de una criatura marina, los tres supervivientes acaban en manos de los banfoos, una de las muchas razas que habitan en aquella tierra. La comunidad de Banfoo vive a orillas del océano rosado desde tiempo inmemorial. Su vida está organizada de manera simple: pesca, cosecha y justicia. Los Banfoo sienten verdadera pasión por los juicios y el más mínimo conflicto se resuelve ante un tribunal.

Por ello, no es de extrañar que los tres recién llegados acaben ante un tribunal para dilucidar un conflicto relacionado con los destrozos producidos por su nave al llegar hasta el territorio Banfoo. Por fortuna para ellos, un feng, raza de eruditos que recorre el planeta tomando nota de todo lo que sucede, desequilibrará la balanza de la justicia a su favor.

Sin embargo, los problemas de Kiri, Calysta y Narvar no han hecho más que empezar. Nada más salir de la aldea Banfoo se toparán con las huestes de la pérfida Margrave Ofidia, liderados por el despiadado Dhokos. Ofidia está empeñada en encontrar supervivientes de la nave que ha caído en la capital del planeta, la ciudad libre de Bridmoth. Aún así, los viajeros se dirigirán hasta la capital para tratar de encontrar, entre los restos del naufragio, una manera de regresar a su mundo.
Fácil de decir pero muy complicado de conseguir, ante el tesón de los hombres de Ofidia.

Con lo que nadie contaba es con los poderes que aquel lugar despertará en Kiri, relacionados, según cuenta el feng, con las corrientes de energía que recorren el lugar y los nudos de fuerzas que se forman al chocar dos de ellas.

Tanto sobresalto y nuevo descubrimiento culminará cuando Calysta adopte la personalidad de la Margrave Ofidia, papel que interpretará, primero, para sobrevivir, y  luego, por el placer de tener a todos los que le rodean pendientes de sus caprichos.

Mientras tanto, el resto de náufragos de la nave “Bruma del cometa” trata de adaptarse a las condiciones del lugar en el que están, a la vez que buscan una solución para rescatar a Calysta de las garras de la Margrave.
La solución llegará, de la mano de un circo ambulante, el cual se convertirá en la llave de entrada para poder dar con la Margrave y, se supone, que con Calysta, dado que Kiri y sus amigos ignoran lo que ha ocurrido.

Sin embargo, las cosas se precipitarán cuando Calysta descubra que no hay una, sino dos Margrave, solución ideal para tener a los habitantes del planeta bajo su férreo control. Será entonces, cuando entre en escena Jeh, “el codicioso”, un Feng que ha renegado de su raza y que ahora vende sus conocimientos al mejor postor. El caso es que Jeh, es, además, el padre de Tao, hecho que añadirá un nuevo nudo argumental a una historia plagada de ellos.

Magia y misticismo, fuerzas antagónicas que luchan por sobrevivir, y un caudal de aventuras, presentes y futuras, son algunos de los elementos que se dan cita en estas dos primeras entregas de la saga Los náufragos de Ythaq, escrita por Christophe Arleston y dibujada por Adrien Floch.

Arleston, conocido por sus trabajos en colecciones como Lanfeust de Troy, nos traslada hasta un mundo donde, en cualquier rincón, puede surgir la sorpresa. Un mundo poblado de seres tan peculiares como los litigantes banfoo, los estudiosos y mesurados feng, o las tropas mercenarias de la despiadada Ofidia.
No obstante, Arleston no se conforma con mostrarnos las peripecias del día a día de los personajes, sino que nos reserva sorpresas, tales como los poderes que despiertan, sin razón alguna, en Kiri.

En el apartado gráfico, Adrien Floch –que ha publicado en Francia Fatal Jack y Slhoka, ambas para Soleil- realiza un trabajo a la altura de los requerimientos, combinando minuciosidad y sentido del ritmo. Sus páginas siguen un esquema clásico de maquetación –entre nueve y once viñetas- donde el dibujante da rienda suelta a su gusto por los pequeños detalles y por la definición de cada uno de los personajes. Destacan, especialmente, sus figuras femeninas y los rostros de seres no humanos, tales como el del feng Tao.  Además Floch no olvida la importancia que para una historia de este tipo tienen los fondos y los ambientes, haciendo especial hincapié en dicho apartado.

El resultado final, apoyado en el acertado color aportado por Crazytoon, es una obra tremendamente amena de leer –y eso que tiene 64 páginas en vez de las 48 habituales en este tipo de álbumes- y que no te deja escapar mientras estás leyéndola.

Tal y como viene siendo habitual, la editorial Rossell nos presenta dos cuidados álbumes, edición numerada de 3.050 y 2.050 ejemplares respectivamente y que, como también es habitual, te deja con la miel en los labios, esperando la continuación de las aventuras de Kiri, Narvar, Tao, Calysta y algunos nuevos compañeros de viaje en la tercera parte titulada El suspiro de las estrellas.

Agradezco a Rossell Comics, las facilidades dadas para la redacción de esta reseña así como las imágenes de las portadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada