viernes, 6 de marzo de 2009

MAX & SVEN

Guión, dibujo y tinta: Tom Bouden
Tomo de 66 páginas en blanco y negro
Precio. 4,95€
La Cúpula Comix


Aunque algunos -o muchos, según sea la ideología política y/o religiosa o su estrechez de miras- me tachen de libertino, creo que Max & Sven debería ser una lectura obligatoria para que los varones descubrieran muchas de las incógnitas propias de su sexualidad sin necesidad de recurrir a los tópicos, salpicados de tabúes polvorientos y que sólo acarrean situaciones no deseadas y, desde hace unas décadas, una enfermedad, el Sida, que todavía continúa sin una cura total.

Su autor, Tom Bouden, animador, guionista de la división holandesa de Disney y autor de obras como Boudewijn de Grom, Flikkerzicht y colaborador en diversas revistas de temática gay, nos cuenta la vida y las experiencias, las mismas que todo niño sufre cuando abandona su edad infantil para adentrarse en la pubertad y en la madurez de Max, acompañado por los cambios físicos y psicológicos que ello acarrea.
La inclinación sexual del protagonista, una vez pasados todos esos cambios importará poco si se tienen en cuenta las vivencias que acabarán siendo fundamentales para formación de cada persona.

Bouden, además, recurre al buen humor y a satirizar parte de los tópicos de la comunidad homosexual, plasmándolos en forma de sueños y deseos ocultos de un Max que duda de sus preferencias y no sabe muy bien cómo definirse aunque sus deseos le amenazan constantemente de igual manera que unas hormonas que se deleitan poniendo su vida, patas arriba, a la más mínima oportunidad.

El posterior encuentro con Sven, su perfecto icono masculino, sus encuentros y desencuentros y un final abierto en la eterna búsqueda del ser humano en pos de la felicidad, demuestran la validez de la propuesta y su vigencia en una era donde, todavía se propugna la abstinencia en vez de una buena educación sexual que evite los males antes comentados (además de embarazos no deseados, en una era  en que la prevención está al alcance de todos)

En el apartado gráfico, Bouden, natural de Bélgica recuerda por su simplicidad a Tintín, la inmortal creación de Hergé, comparación natural al ver el semblante infantil y el fleco de punto, señas características del reportero mencionado

Agradezco a Ediciones La Cúpula, las facilidades dadas para la redacción de esta reseña así como la imagen de portada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario