miércoles, 6 de mayo de 2009

ANNE MUHONEN: LA AVENTURA DE SER MADRE.


 Una vez que se ha vivido en diferentes lugares, con distintas mentalidades y formas de hacer las cosas, te queda claro que dicha experiencia suele ser muy enriquecedora. Además, durante el tiempo que resides lejos de tu lugar de origen, estás expuesto a toda una amalgama de influencias que terminan por ayudarte a tener una mente más abierta.
Después sólo se trata de buscar aquellas cosas por las que uno siente mayor querencia y es cuando se pueden encontrar propuestas como Sydänääniä (Heartbeat)

Sydänääniä es un cómic totalmente autobiográfico, dibujado por la autora finlandesa Anne Muhonen mientras ésta estaba esperando su primer hijo.
Se pueden decir muchas cosas de una obra como ésta, pero lo primero, y más importante, es que todos los adolescentes y padres primerizos del mundo mundial deberían leerla –y créanme que no exagero-.
La narración está dibujada en una sucesión de ilustraciones, en formato apaisado, que recoge todos los elementos conocidos –y no tanto- del embarazo, tanto para la futura madre como para quienes la rodean.
Dotado de una sencillez, naturalidad y de una sinceridad encomiable, Anne nos cuenta las sensaciones vividas mientras una vida crecía en su interior, de una forma en la que sólo una futura madre podría hacer.

En Sydänääniä hay tiempo para las dudas, los descubrimientos, los antojos, los pequeños desacuerdos –a causa de unas hormonas totalmente alborotadas- y la tensa espera justo cuando se sale de cuentas.
Aunque lo mejor es ver cómo Anne no perdió el sentido del humor durante todo aquel tiempo.
Y es que siempre hay tiempo para buscarle el lado divertido a las cosas –por ejemplo el ruido de los cereales en la taza de leche, mezclado con la pataditas del bebé dentro de Anne-.

Se me ocurrió la idea de contar mi embarazo de manera gráfica, porque al ser el primero todo era nuevo para mí y pensaba que aquello me ayudaría a asimilarlo todo mejor. Me fue más fácil vivir mi embarazo cuando lo trasladé dentro de un cómic. Y ahora, que ya ha pasado todo, es muy divertido leerlo, porque todos esos recuerdos acuden de nuevo a mi memoria.

Las páginas de Sydänääniä son pequeñas capsulas de tiempo, magníficamente relatadas, con un estilo cercano al de otra de sus obras, ADA, pero dotadas de un cromatismo donde los colores cálidos, tierras y ocres, principalmente, le ganan la partida a los rojos y negros de la historia de ADA.
Al final, y tras catorce horas de parto, el niño más maravilloso del mundo había llegado –con un peso de 3.970gr y 53cm de estatura-.

Con Sydänääniä, Anne Muhonen despeja, aún más, la duda sobre la validez del cómic para contar temas cotidianos y que cualquiera en su situación pudiera entender.

El caso es que los niños crecen y, tras el embarazo, llega una nueva etapa en la vida del recién nacido y de su madre. Por eso, y no contenta con el trabajo que supone y acarrea el criar a un infante, Anne sacó tiempo de quién sabe dónde, afiló el lápiz y se puso a contar las aventuras de una madre con su hijo.

Jokeltelua (Babbling), que así se llama este segundo capítulo en la apasionante aventura de ser madre, arranca con la llegada del nuevo miembro de la familia al hogar de Anne y su pareja. La idea es tratar de recuperar un poco la vida, y las costumbres, que hay que dejar a un lado cuando un bebé está en camino. Claro que las cosas nunca son tan fáciles como cuando se formulan en voz alta, sobre todo si hay un bebé de por medio.

Y es que los niños tan pequeños tienen un determinado ritmo, el cual suele estar medido por sus horas de comida y de sueño, y los padres, especialmente las madres, tienen que adaptarse a las necesidades de su hijo –y a su “voraz” apetito cuando se les está dando el pecho.

Con el paso de los días, la relación entre la madre y el niño es, cada vez, más estrecha e íntima, un lazo que suele durar para el resto de su vida.
Después está la fantástica y, a ratos atrevida, concepción que tienen Anne Muhonen de la vida y de cómo debe educar a su hijo. No existe un manual mágico y maravilloso que encierre todas las respuestas para unos padres primerizos, aunque algunos parecen tener las cosas un poco más claras que otras.

Lo que sí queda claro al leer Jokeltelua es que la aventura de ser padres está llena de pequeños momentos, algunos agradables, otros no tanto, pero todos dignos de ser vividos.
Anne nos lo cuenta con la naturalidad y la sinceridad que forman parte de su misma concepción de lo que debe ser un cómic y es muy fácil contagiarse por los sentimientos que desprenden las páginas de su obra.

Al final, aquel ser pequeño e indefenso se transforma en un terremoto, deseoso de conocerlo todo, tocarlo todo y aprender a cada paso que da, a costa de agotar a sus ya más que cansados padres.
No obstante, el viaje merece la pena, al igual que disfrutar con una historia que no debería permanecer inédita en nuestras fronteras, tan necesitada de propuestas como ésta.

La huella de la mano del hijo de Anne, como punto y final de Jokeltelua es el mejor broche final que uno pudiera imaginar para la historia.

Para más información, pueden consultar su página web en la siguiente dirección: http://www.adasarjakuva.com/site/flash/esittely/esittely.html

© Anne Muhonen por el guión y los dibujos que ilustran esta reseña. Agradezco a la autora todas las facilidades dadas para la redacción de este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario