domingo, 28 de junio de 2009

SUPERSTAR. VISTO EN T.V.


Viviendo en un mundo dominado por las audiencias, los índices de popularidad y las encuestas a pie de urna, no deberían sonarnos extraño un superhéroe cuyos poderes dependieran, precisamente, de estos factores. Sin embargo, en el basto universo de los humanos ataviados con mallas, la creación del guionista Kurt Busiek sorprende por su originalidad, rabiosa actualidad y lo acertado de su planteamiento.

Todo gira alrededor de Cody Bridges, el héroe más famoso y popular de mundo, defensor del planeta ante cualquier ataque, interno o externo.
El único problema al que debe enfrentarse cada día es a su necesidad de recargarse de la energía necesaria para enfrentarse a sus labores.

Dicha energía se la aportan sus entregados aficionados, cuando éstos acuden a cualquiera de sus apariciones públicas. Una vez allí, los responsables de velar por el bienestar del héroe recolectan las pequeñas dosis de energía de los visitantes, las cuales dotarán a Bridges de los poderes que lo han convertido en un Superstar.

Además de esto, la vida de Cody fluctúa entre sus intentos por mantener algún tipo de relación al margen de su trabajo y los turbios manejos de un padre que no duda en comerciar con el copyright © de la imagen de su hijo, de la misma manera que los “famosos” comercian con la suya.

Y no importan los intentos de Cody por mantenerse al margen de las conjuras de su progenitor. Bridges es mucho más que una imagen de marca y en nuestro mundo eso puede marcar la diferencia entre ser rico y multimillonario.

Contada con pulso firme, buen ritmo y mejor grafismo, Superstar nos trae de vuelta al equipo responsable de la trepidante Shockrockets –Busiek, Immonen y Von Grawbadger-, demostrando que el género superheroico todavía nos puede sorprender.

El cierre del sello Gorilla, nos privó de una serie regular del personaje, algo que a Busiek le hubiese encantado continuar escribiendo las aventuras de Cody Bridges, tal y como declaró en su momento.

Acción en estado puro para todos aquellos que estén dispuestos a olvidar el mando de la televisión y disfruten, sólo, con las aventuras de Cody Bridges. Además, y con el paso del tiempo, Superstar demuestra que la idea que propició el sello editorial Gorilla Comics, debió tener mejor suerte.
Entre tanto sesudo crítico, tanto cómic -principalmente europeo- oscuro y comprometido y tanto cinismo y mercadeo por parte de las editoriales y de los mismos aficionados, leer Superstar viene a ser como una cura de reposo en un mundo, el del fandom, que necesita un cambio de rumbo y muy serio.
Claro que para eso, haría falta toda una “legión de superhéroes”, dispuestos a sacrificar su vida en pos de lograr algo que, hoy día parece una verdadera quimera.

Guión:  Kurt Busiek
Dibujo: Stuart Immonen
Páginas: 48 en color
Precio: 5,5€
Dolmen Editorial


Agradezco a Dolmen Editorial, las facilidades dadas para la redacción de esta reseña así como la imagen de portada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario