lunes, 28 de septiembre de 2009

LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE SPIDER-MAN

Aún hoy en día, en plena era de las comunicaciones y una cultura que no se ciñe solamente a unas determinadas elites, hay muchos que se empeñan en negar el valor de un arte como lo es el cómic. Para ese pequeño y/o gran número de personas, el cómic sigue estando ligado al público infantil y sus temas no tienen nada que ver con la realidad.

Desgraciadamente para los que piensan así, la mencionada realidad se encarga muchas veces de recordarles lo contrario. Un ejemplo de esto sucedió en la Guerra de Afganistán, durante el año 2008. En dicha contienda, una misión de rescate se saldó con una victoria gracias a un personaje de cómic, Spiderman.

Empecemos por el principio. En el verano del año 2008, un pelotón de SEALs de la Marina de los EE.UU. se vio atrapado en territorio hostil tras una misión detrás de las líneas enemigas. Ante la demanda de rescate por parte de los SEALS, el mando americano envió un helicóptero CH-47 Chinook, el cual fue derribado antes de conseguir rescatar a los soldados.

Después de esto, la siguiente opción fue mandar a los miembros del AFSOC, unidad especializada en rescates de alto riesgo, perteneciente a las fuerzas aéreas norteamericanos. La unidad, equipada con helicópteros Sikorsky UH-60 –más conocidos como Black Hawks- lleva realizado desde el comienzo de la mencionada guerra cerca de 300 misiones con éxito.
A pesar de ello, y por lo complicado de la orografía afgana, las posibilidades de éxito de esta nueva misión eran más bien escasas. Y, por si esto fuera poco, durante 24 horas se perdió contacto con el pelotón de SEALs, algo que a punto estuvo de terminar con la misión, antes siquiera de comenzar.
Al final, después de 36 horas y de evitar un accidente que hubiese terminado con la vida de los miembros de la unidad AFSOC, se logró llegar hasta el punto de encuentro estipulado.

UH-60 “Black Hawk”
© Air Force Special Operations Command 2010

Para aquellos que no lo sepan, en este tipo de misiones el soldado que desciende del helicóptero -para ir a buscar a quienes se quiere rescatar- suele memorizar algún que otro dato personal de esas personas, para así poder concretar que se trata de la persona correcta, y no alguien que pudiera ser un enemigo.

En esta ocasión, el soldado responsable memorizó el siguiente dato personal del oficial al cargo del pelotón de SEALs: su héroe favorito. La respuesta, Spiderman, era la misma que hubiera dado el soldado de la unidad AFSOC de haber estado en la situación del otro.

Al llegar al punto de encuentro, el soldado de la unidad AFSOC se encontró con un hombre ataviado con indumentaria afgana. Tras saludarle, le hizo la pregunta que había memorizado, la cual fue respondida correctamente por parte de su locutor.

Ya sin duda alguna de la identidad de la persona en cuestión, el soldado de la unidad AFSOC ayudó al oficial y al otro superviviente –los únicos que quedaban del pelotón de SEALs- a subir al helicóptero y salieron de allí a toda velocidad.

Desconozco si Stan Lee, uno de los creadores de Spiderman, conoce esta historia. No obstante, de conocerla, creo que se sentiría muy orgulloso de que un personaje suyo ayudase a salvar vidas en medio de una guerra.

Como podrán ver, los cómics no son solo un entretenimiento para niños, sino una parte muy importante de la cultura popular del siglo XXI. Y quien no lo quiera ver así, dos problemas tiene.

All Marvel characters and the distinctive likeness(es) thereof are Trademarks & Copyright © 1997-2010 Marvel Characters, Inc. ALL RIGHTS RESERVED

Spider-man © and TM Marvel Comics 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario