miércoles, 25 de noviembre de 2009

PALABRA DE DIABLO GUARDIÁN, POR KEVIN SMITH (Primera parte)

Querido Matthew, no soy una mujer con fe... es algo con lo que siempre me tomabas el pelo... Pero aunque mi fe nunca ha sido tan fuerte como la tuya, amor mío... anoche recé, por qué hacer con nosotros. Y entre la cacofonía de la Cocina del Infierno, creo que obtuve una respuesta.
He decido aceptar el ofrecimiento de la WFSK para trabajar en su emisora asociada en Los Angeles.
Las cosas no han sido iguales desde el caso Boroughs (DD# 374-375). Sí que hemos tenido momentos de intimidad. Y qué valentía mostraste cuando arrastraron mi nombre por el fango.
Sé que siempre has podido perdonar, Matt... es uno de los aspectos de tu fe que siempre he admirado. Pero olvidar.. eso nunca ha sido tu fuerte
Te quiero Matthew Murdock... mucho más de lo que pueda expresar, pero esto nos dará tiempo a ambos para averiguar si estamos de verdad enamorados.
Cuídate, héroe mío. Sigo pensando en ti a menudo. Y si alguna vez llego a ser una mujer de fe.. rezaré por ti... y por nosotros.
Con cariño, Karen


Han pasado seis meses en tiempo Marvel desde la última aventura del personaje, sucedida en el DD# 380, Vol 1. Matt vuelve a estar solo, tras la marcha de Karen. No es la primera vez, pero eso no ayuda a mitigar el dolor. Trata de mantener la cabeza ocupada mientras su corazón reconstruye las paredes que tantas veces han sido destruidas.
De nuevo el diablo busca consuelo tras las puertas de una iglesia, queriendo encontrar un perdón que su mente no logra concebir. Sin embargo, ni siquiera allí, en lugar sagrado, el mal que acecha al mundo lo deja descansar. En la calle, alguien huye con un bebé en los brazos. La persigue un vehículo. Está dispuesto a llevársela por delante.
La arrogancia del delincuente medio no deja de asombrarme.., ¿Cómo es que nunca se dan cuenta del hecho de que la Cocina del Infierno está bajo mi protección?El diablo actúa, la chica escapa. No hay testigos salvo Daredevil, quien se ha ganado una larga charla con la policía.

Después, en su despacho del bufete de Rosalyn Sharpe, empiezan a llegar los primeros actores de la tragicomedia religiosa en la que se verá envuelto el personaje, verbigracia de Kevin Smith.
Primero aparecerá Lidya McKenzie, una cliente, la cual esconde una ramera bíblica que llevará a la perdición al bueno de Foggy Nelson.
Después, de nuevo los latidos de la joven a la que el diablo salvó de ser atropellada invaden su mente. Primero los pierde, aunque luego es la propia chica la que acude a él, con el bebé en brazos.

Para lo que viene después, ni siquiera un católico como Murdock está lo suficientemente preparado. Ella le habla de su concepción, inmaculada como la de la virgen María. Le relata cómo se le aparecieron los ángeles del cielo y le contaron que él es Daredevil y que podría encargarse de defender al niño, el salvador del mundo de las fuerzas oscuras que le amenazan. Usted es un hombre bueno, el ángel me lo dijo... Es usted la única esperanza de este mundo le dirá la joven antes de marcharse y dejarle con el bebé.Murdock no sabe qué pensar. Nada en su comportamiento le ha indicado que ella esté mintiendo. ¿Será realmente la madre del nuevo salvador?

Daredevil Marvel Knights# 2 (diciembre 1.998)
Sin tiempo para pedir explicaciones es hora de sacar el instinto paternal, dado que el plan A no está muy por la labor. Ni se te ocurra decirme que es mío apostilla Natasha Romanova. Bueno, al garete el plan A afirma Matt Murdock con el bebé en brazos.
La Viuda Negra se lo está pasando bien viendo al cruzado carmesí, biberón en ristre, mientras el infante demuestra su fuerza y desmonta los aguijones de ella. Diseñados para ser letales pero no a prueba de niños, exclama la Vengadora.
Matt quiere buscar respuesta a todo aquello y tras los preliminares le encarga a Tasha, a una letal ex espía soviética, que haga de canguro. Por cierto, ésta luce más guapa que de costumbre en la portada alternativa de James Scott Campbell para este número.

En plena búsqueda de Daredevil aparece un extraño personaje, Nicolás Macabes.
Para los amigos de los homenajes, hay que comentar que el rostro y el aspecto del misterioso personaje están basados en el comisario Dolan, uno de los protagonistas de la serie Spirit, creación del genial e imprescindible Will Eisner.
El recién llegado, además de conocer su identidad secreta de vigilante, le cuenta una historia que coloca al niño en el extremo contrario al de un hipotético salvador del mundo. Ese niño es una amenaza, un gusano que se alimenta de la muerte de este mundo comenta el personaje, igual de tranquilo y convencido que lo hizo la noche anterior la madre del bebé.
Y la razón de conocer la verdad es que Macabes pertenece a una organización, Sheol, que vela por la seguridad del planeta e interviene en hechos fortuitos para que el equilibro permanezca. Entre dichos acontecimientos está el nacimiento de héroes como Spider-man –dando por bueno, en la imagen que aparece dibujada por Quesada, el origen del vecino arácnido propuesto por John Byrne en su controvertido Chapter One-, Hulk o él mismo, Matt Murdick, alias Daredevil.
Tras dejar al abogado con más dudas que unos minutos antes Macabes se marcha, dejándole un regalo en forma de cruz.

De camino a casa, Matthew se desahoga con un chorizo de poca monta hasta llegar a donde está Tasha con el niño. Matt le comenta lo que sabe y que el angelical rostro del bebé esconde al vástago del demonio. Tasha le comenta que el tiempo que ha pasado con el bebé ha puesto en marcha su reloj biológico. El vigilante no la escucha y se lleva al pequeño. La Viuda Negra no da crédito a lo que Murdock hace después. Tasha da el asunto por zanjado, no sin antes decirle que el bebé es una niña.
Murdock se queda solo en la azotea.

Mientras, Foggy cae en los brazos de Lydia. Liz Osborn, que en ese momento era la pareja de Nelson, queda relegada a un segundo plano.
Ya en casa, Matt busca alguna respuesta válida aunque encontrará a su amor en la puerta, sollozando y casi deshecha.
Karen ha vuelto, pero no queriendo una reconciliación. Es otra cosa, Matt... ¡Tengo Sida! Es todo lo que logra decir.

Han pasado sólo dos números y Smith ha logrado poner patas arriba el mundo de Murdock sin que sepamos realmente qué está pasando. Con la última bomba planteada por el guionista, la enfermedad de Karen, había quedado muy claro el cambio de talante en la colección.

A cerca del Sida, diversos medios le preguntaron al escritor cuál había sido la reacción de Marvel, al enterarse del contagio de Karen, pues este tema sigue arrastrando polémica al estar, todavía, ligado a grupos como los homosexuales o drogadictos. La verdad es que no he tenido ningún problema con este tema. De todas maneras, de tenerlo, el responsable final es Joe, con lo que si alguien se lleva las recriminaciones, ése es él comenta en manwithoutfear.com

Ahora quedaba por saber el próximo movimiento, tras la confesión de Karen. Y éste vino desde el eslabón más débil, el bueno de Foggy. Lo que se presentaba como una noche inolvidable se transmutó en una pesadilla que terminó por dar con sus huesos en la cárcel, acusado del asesinato de Lydia McKenzie. Lo peor es que Foggy sólo recuerda cosas sueltas y, de lo que se acuerda, mejor no hablar. Matt sabe que es inocente. El problema viene en cómo podrá demostrarlo. El abogado tiene razón, en la facultad no te preparan para estas cosas.

Las cosas en casa, con una Karen que trata de buscar un lugar desde el que pensar, no van mejor, sobre todo por Macabes. Su visita sólo ayuda a profundizar en los temores y los demonios de la desolada locutora.

En el despacho de Rosalyn Sharpe se destapa la tormenta. La fría y despiadada letrada no está dispuesta a que el escándalo de su hijo ponga en peligro a su bufete. Es la gota que colma el vaso. Se acabó, Matt dimite.
Esa noche, el diablo guardián busca despejarse al aire libre. Claro que lo que uno desea no siempre se cumple. Cae en una trampa y termina en una habitación aislada. Especialmente diseñada para anular sus sentidos. Allí conocerá a Baal, un demonio que le da una nueva versión de la historia. Las dudas se amontonan como la arena en el desierto. El vigilante logra escapar para preguntarse ¿Qué diablos está pasando?

Daredevil Marvel Knights # 4 (febrero 1.999)
La primera curiosidad no tiene tanto que ver con el guión o con el dibujo, del que hablaremos más adelante, sino de un error de impresión en la edición original americana. La primera página de esta entrega mezclaba las señales reflejadas por el corazón en una máquina de soporte vital con los textos que nos cuentan la peculiar percepción del mundo de un invidente como Matt Murdock. El caso es que, por un fallo de impresión, dicha página salió sin los textos, dejando sólo las marcas rojas sobre fondo negro y la frase My Love, cerrando la página. En España pudimos disfrutar de la edición tal y como la escribió Smith. Un lujo que no siempre se da.

De nuevo, Matt y Tasha con el bebé a su espalda se encuentran otra vez en las azoteas de la Cocina del Infierno. El vigilante sigue desconfiando del crío. Tasha se lo recrimina. La niña no tiene culpa de nada. Sus problemas vienen desde otro lado. Son las mujeres. La maldición de los Murdock. Nos enamoramos de las mujeres equivocadas se repite el héroe en silencio. Pero ahora quiere equilibrar la balanza y nadie se lo impedirá.

La realidad es que nada tiene sentido y en esos momentos, sólo queda buscar refugio con su madre, la hermana Mary. Ella será quien le haga ver una luz que cada vez está más turbia.

Cuando por fin las cosas parecen encajar aparece Karen. En apariencia quiere encontrarse con su amor, pero le traicionan los comentarios sembrados por Macabes. Matt estalla. Su capacidad de perdonar choca con la dura realidad de una relación por la que ha visto reducida su vida a cenizas demasiadas veces. ¡No! Tras todo esto, si quieres culpar a alguien, ¡cúlpate a ti misma!Epílogo. Macabes quiere atar los cabos sueltos. Y nadie mejor que un asesino con una diana tatuada en su frente para lograrlo.

Publicado, originalmente, en el libro Daredevil. Demonios y oscuridad –Colección Pretextos Dolmen número  9- de la editorial Dolmen © 2007

DAREDEVIL © and TM MARVEL COMICS 2010

All Marvel characters and the distinctive likeness(es) thereof are Trademarks & Copyright © 2010 Marvel Characters, Inc. ALL RIGHTS RESERVED

jueves, 19 de noviembre de 2009

THE WALKING DEAD (LOS MUERTOS VIVIENTES)

Guión: Robert Kirkman
Dibujo: Tony Moore y Charlie Adlar
Serie regular, en blanco y negro,  publicada por Image Comic, en su versión inglesa y en tomos recopilatorios por Planeta DeAgostini, en su versión española


Desde que George A. Romero rodara, en 1968, Night of the living dead, el universo de los zombis ha estado, casi de manera exclusiva, circunscrito al mundo del cine y de la literatura, aunque en el caso de la segunda lo sea de una forma más desconocida para el gran público.

Sin embargo, la temática del zombi y las consecuencias de su aparición en el mundo de los seres humanos, han logrado desarrollarse en otros campos de la expresión cultural y/o del entretenimiento. Empezando por el segundo apartado, videojuegos como Resident Evil han pasado a formar parte del imaginario particular de la cultura popular de finales del siglo XX y principios del siglo XXI.

En el primer apartado, el mundo gráfico tampoco se ha quedado a la zaga y, a lo largo de las últimas han llegado, hasta las librerías especializadas, muchas colecciones protagonizadas por los muertos vivientes.
A estas alturas de la historia, no debería sorprender a nadie que fuera la editorial EC Comics, responsable de colecciones imprescindibles cuando se habla del terror gráfico –citar tres títulos: Tales from the Cript, Vault of Horror y The Haunt of fear- quien comenzara a incluir la figura del zombi, en especial aquella que tiene que ver con su raíces tradicionales del folclore haitiano, en sus publicaciones.
Después Marvel Comics en sus series de contenido adulto, en blanco y negro y sin las restricciones del absurdo Comic Code, recurrió a ellos, al igual que la editorial Warren, en cabeceras como Creepy.

El testigo ha sido recogido por nuevas editoriales y por veteranas como Marvel, quien ha cosechado un inesperado éxito con la serie Marvel Zombis.
No obstante, la serie que mejor ha sabido resumir el espíritu del zombi y su interacción con el mundo de los humanos, adaptando la aportación de Romero y el legado de la tradición ha sido The Walking Dead.

Creada por unos de los mejores guionista de las últimas décadas, Robert Kirman –también responsable de Marvel Zombis e Invencible- la serie de ha convertido en un verdadero referente para el cómic de terror contemporáneo, después de seis años en el mercado.
Los aciertos de Kirkman son muchos pero, sin duda, el mayor de todo es el tratamiento que el guionista hace de las relaciones de los seres humanos, inmersos en un mundo en el que la esperanza ha desaparecido para dejar lugar al instinto de supervivencia.

Y quien mejor representa esta bajada hasta las tinieblas del espíritu humano, a imagen del viaje narrado por Joseph Conrand en su novela Heart of Darkness, es Rick el agente de policía sobre el que pivota toda la narración. Rick es una persona normal, con una familia normal, salpicada por los problemas que rodean a las relaciones humanas y que, un buen día, despierta y se da cuenta de que el mundo ha cambiado. Los muertos han dejado las tumbas y andas libremente por la calle, atacando y devorando a quienes se les ponen a tiro.

Acostumbrado como está por su trabajo a lidiar con lo peor de la sociedad, Rick tendrá que asimilar lo que ocurre y encontrar una lógica a todo aquel sin sentido. Para colmo de males tendrá, no solamente que sobrevivir en un mundo hostil sino encontrar a su familia.
A partir de entonces, Rick comenzará un viaje físico, emocional y personal el cual le llevará a pronunciar una sentencia que, es la que da nombre a la colección; los humanos supervivientes son los “muertos vivientes” (walking dead en la versión original) y no los zombis que les rodean.
Los seres humanos son como ratas encerradas en un laberinto del que no saben cómo salir, ni a dónde ir. Sólo les queda vagar, en busca de una esperanza que siempre se topa con la insensatez y los sanguinarios sentimientos que parecen abrazar al ser humano, a poco que este se deja atrapar.

La serie, en blanco y negro y magníficamente dibujada por Tony Moore (números del 1 al 6, además de las portadas hasta el número 24) y Charlie Adlard, desde el número siete hasta la actualidad (en diciembre llegará al mercado el número 68) está repleta de grandes momentos, muchos de los cuales continúan donde las películas de Romero lo dejaron.
No obstante, y gracias al acierto de Kirkman y los dos dibujantes responsables de la serie, hay tiempo para desgranar los pequeños secretos que rodean a los diferentes personajes que iremos conociendo a lo largo de cada uno de los números.

La serie no duda en plasmar escenas violentas y cargadas del ya mencionado instinto animal que, por mucho que el ser humano se empeñe, está presente en nuestra naturaleza.
Somos animales y en una situación como la que se plantea en la serie, nadie puede ocultarlo, por mucho que lo intente.

En España la serie tardó en llegar más de dos años, en parte por problemas ajenos al mundo gráfico pero, al final, esta vio la luz, de la mano de la editorial Planeta DeAgostini. En la actualidad hay ya publicados ocho tomos recopilatorios y se espera que la editorial presente los siguientes–el recopilatorio número once saldrá en el mercado americano en diciembre del 2009, de la mano de Image Comics- en los próximos meses.

De todas maneras, les recomiendo la edición original, ya sea mensualmente o en tomo recopilatorio, sobre todo porque así se puede tener, si uno se decanta por la primera opción, una sesión de zombis mensual, con todos los ingredientes necesarios para los paladares más exigentes.

Las últimas noticias, apuntan a que la serie será adaptada a la televisión, aunque todavía no está muy claro las fechas previstas para su estreno en la pequeña pantalla. De ser así, estaremos de enhorabuena, dada la calidad de la historia escrita por Kirkman, válida tanto para un cómic como para una serie de televisión. Veremos lo que ocurre.

The Walking Dead © and TM Image Comics 2010
© Robert Kirkman por el guión 2010.
© Tony Moore, Charley Adlard, Cliff Rathburn & Ryan Ottley por los dibujos y las portadas 2010

Tales from the Cript, Vault of Horror y The Haunt of fear © EC Comics/ Gemstone Publishing 2010

Creppy © Warren Comics 2010
 

domingo, 8 de noviembre de 2009

LIBERTY COMICS# 1 y 2

Vivimos tiempos convulsos y oscuros. Tiempos en donde las posturas se están radicalizando hasta extremos nunca vistos. Atrás quedan otros escenarios en donde se trataba de encontrar un consenso para buscar soluciones. Ahora solamente importa imponer un determinado argumento y poco importan las consecuencias.
El mejor ejemplo lo hemos vivido a partir del atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York. Una vez que las torres cayeron, buena parte de la libertad de los seres humanos quedó sepultada bajo sus escombros.
Según la física, a toda acción le corresponde una reacción igual o mayor, argumento que se ha convertido en el ariete de quienes se parapetan detrás del sinsentido, la codicia y la explotación de las personas.

Por todo ello, emprender una guerra estéril, sangrienta y totalmente artificial estaba ABSOLUTAMENTE justificado. Destruir un país y saquear sus riquezas forma parte de la manera de entender la política y la economía por parte de los llamados Neocon. Su credo es similar al de las terminas - perdonen estas últimas- y, apoyados en el argumento de “El mundo se mueve gracias al petróleo y la economía de mercado” no les importa arrasar culturas, religiones, vidas humanas y, sobre todo, exterminar la libertad y todo lo que ella conlleva aparejada.

Sí, la libertad que figura en la carta fundacional de muchos de los países que atentan contra ella, en pos de las cuentas bancarias de unos pocos. La misma libertad que mutilan todos los dictadores de opereta que han llenado las páginas de los libros de historia, en especial en el pasado siglo XX. La misma libertad que muchos sectores de nuestro país se empeñan en coartar bajo cualquier tipo de argumento, sobre todo aquel que nos recuerda que “antes se vivía mejor”.
A fin de cuentas, para qué necesitan libertad quienes cuentan con el dinero suficiente para comprar conciencias, personas y el derecho a no respetar las leyes. Para ellos, como para quienes invadieron Iraq en busca de un dictador, perdón, de armas de destrucción… perdón, en busca del ministerio del petróleo y de la llave que controlaba todos los recursos energéticos del país, la palabra libertad no significa nada. Es una palabra más en el diccionario.

Quizás, por esa forma de pensar, Dennis Kitchen decidió fundar, hace ya varias décadas, The Comic Book Legal Defense Fund, organización que tiene por principal cometido defender los derechos y las libertades de todos los miembros que trabajan en el mundo del fandom. Una organización que quiere, ante todo, defender LA LIBERTAD con mayúsculas, atacada por los estrechos de mente, los ignorantes, los fanáticos, y todos aquellos que son capaces de cualquier cosa con tal de no ver menguadas sus ganancias.

Una de las últimas iniciativas de  The CBLDF ha sido la publicación de varios cómics para seguir defendiendo la libertad dentro del mundo gráfico.
Así, bajo el nombre genérico de Liberty Comics, la fundación -contado con el apoyo de Image Comics- presentó hace un año el primer número y, durante este mes de noviembre, ha llegado a las librerías la segunda entrega.

En sus páginas, Garth Ennis, Darwyn Cooke, Mark Millar, Arthur Adams, Richard Starking, Ed Brubaker, Sean Phillips, Mark Evanier, Sergio Aragonés, Stan Sakai, J, Scott Campbell, Mike Mignola, John Romita jr., Ben Templesmith, Mike and Laura Allred, Paul Pope, Kathryn & Stuart Immonen, Jimmy Palmiotti, Paul Grist, Dave Gibbons, Neil Gaiman, Jim Lee y Tim Sale dan su particular visión de cómo se debería combatir una lacra como la censura, la irracionalidad y un conservadurismo que está empezando a ser un cáncer mucho más letal que cualquiera que conozcamos en la actualidad.

No obstante, lo realmente importante es comprar estos números y, si se puede, hacerse socio de The CBLDF.
Esta sección se llama “Cómic para adultos” y adulta es la decisión de apoyar, con los recursos de cada uno, a una fundación que trata de defender los derechos de los profesionales que se ven denunciados por el fanatismo y la ignorancia ya comentados.
El mundo del fandom tiene muchos asuntos pendientes, demasiados tal y como están las cosas, pero nunca es tarde para empezar a luchar por aquello que, en teoría, nos importa.
Y ayudar a The CBLDF es una forma como otra cualquiera de hacerlo.

Para más información, visiten la página http://www.cbldf.org. El resto corre por cuenta de cada uno y la coherencia que quiera para su vida y aquello que le importa.

 Yo ya tomé mi decisión hace tiempo.

Liberty Comics © and TM CBLDF and Image Comics 2010

© James Scott Campbell, Tim Sale and John Romita jr., por las portadas de Liberty Comics#1 and 2. 2010