domingo, 8 de noviembre de 2009

LIBERTY COMICS# 1 y 2

Vivimos tiempos convulsos y oscuros. Tiempos en donde las posturas se están radicalizando hasta extremos nunca vistos. Atrás quedan otros escenarios en donde se trataba de encontrar un consenso para buscar soluciones. Ahora solamente importa imponer un determinado argumento y poco importan las consecuencias.
El mejor ejemplo lo hemos vivido a partir del atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York. Una vez que las torres cayeron, buena parte de la libertad de los seres humanos quedó sepultada bajo sus escombros.
Según la física, a toda acción le corresponde una reacción igual o mayor, argumento que se ha convertido en el ariete de quienes se parapetan detrás del sinsentido, la codicia y la explotación de las personas.

Por todo ello, emprender una guerra estéril, sangrienta y totalmente artificial estaba ABSOLUTAMENTE justificado. Destruir un país y saquear sus riquezas forma parte de la manera de entender la política y la economía por parte de los llamados Neocon. Su credo es similar al de las terminas - perdonen estas últimas- y, apoyados en el argumento de “El mundo se mueve gracias al petróleo y la economía de mercado” no les importa arrasar culturas, religiones, vidas humanas y, sobre todo, exterminar la libertad y todo lo que ella conlleva aparejada.

Sí, la libertad que figura en la carta fundacional de muchos de los países que atentan contra ella, en pos de las cuentas bancarias de unos pocos. La misma libertad que mutilan todos los dictadores de opereta que han llenado las páginas de los libros de historia, en especial en el pasado siglo XX. La misma libertad que muchos sectores de nuestro país se empeñan en coartar bajo cualquier tipo de argumento, sobre todo aquel que nos recuerda que “antes se vivía mejor”.
A fin de cuentas, para qué necesitan libertad quienes cuentan con el dinero suficiente para comprar conciencias, personas y el derecho a no respetar las leyes. Para ellos, como para quienes invadieron Iraq en busca de un dictador, perdón, de armas de destrucción… perdón, en busca del ministerio del petróleo y de la llave que controlaba todos los recursos energéticos del país, la palabra libertad no significa nada. Es una palabra más en el diccionario.

Quizás, por esa forma de pensar, Dennis Kitchen decidió fundar, hace ya varias décadas, The Comic Book Legal Defense Fund, organización que tiene por principal cometido defender los derechos y las libertades de todos los miembros que trabajan en el mundo del fandom. Una organización que quiere, ante todo, defender LA LIBERTAD con mayúsculas, atacada por los estrechos de mente, los ignorantes, los fanáticos, y todos aquellos que son capaces de cualquier cosa con tal de no ver menguadas sus ganancias.

Una de las últimas iniciativas de  The CBLDF ha sido la publicación de varios cómics para seguir defendiendo la libertad dentro del mundo gráfico.
Así, bajo el nombre genérico de Liberty Comics, la fundación -contado con el apoyo de Image Comics- presentó hace un año el primer número y, durante este mes de noviembre, ha llegado a las librerías la segunda entrega.

En sus páginas, Garth Ennis, Darwyn Cooke, Mark Millar, Arthur Adams, Richard Starking, Ed Brubaker, Sean Phillips, Mark Evanier, Sergio Aragonés, Stan Sakai, J, Scott Campbell, Mike Mignola, John Romita jr., Ben Templesmith, Mike and Laura Allred, Paul Pope, Kathryn & Stuart Immonen, Jimmy Palmiotti, Paul Grist, Dave Gibbons, Neil Gaiman, Jim Lee y Tim Sale dan su particular visión de cómo se debería combatir una lacra como la censura, la irracionalidad y un conservadurismo que está empezando a ser un cáncer mucho más letal que cualquiera que conozcamos en la actualidad.

No obstante, lo realmente importante es comprar estos números y, si se puede, hacerse socio de The CBLDF.
Esta sección se llama “Cómic para adultos” y adulta es la decisión de apoyar, con los recursos de cada uno, a una fundación que trata de defender los derechos de los profesionales que se ven denunciados por el fanatismo y la ignorancia ya comentados.
El mundo del fandom tiene muchos asuntos pendientes, demasiados tal y como están las cosas, pero nunca es tarde para empezar a luchar por aquello que, en teoría, nos importa.
Y ayudar a The CBLDF es una forma como otra cualquiera de hacerlo.

Para más información, visiten la página http://www.cbldf.org. El resto corre por cuenta de cada uno y la coherencia que quiera para su vida y aquello que le importa.

 Yo ya tomé mi decisión hace tiempo.

Liberty Comics © and TM CBLDF and Image Comics 2010

© James Scott Campbell, Tim Sale and John Romita jr., por las portadas de Liberty Comics#1 and 2. 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario