jueves, 19 de noviembre de 2009

THE WALKING DEAD (LOS MUERTOS VIVIENTES)

Guión: Robert Kirkman
Dibujo: Tony Moore y Charlie Adlar
Serie regular, en blanco y negro,  publicada por Image Comic, en su versión inglesa y en tomos recopilatorios por Planeta DeAgostini, en su versión española


Desde que George A. Romero rodara, en 1968, Night of the living dead, el universo de los zombis ha estado, casi de manera exclusiva, circunscrito al mundo del cine y de la literatura, aunque en el caso de la segunda lo sea de una forma más desconocida para el gran público.

Sin embargo, la temática del zombi y las consecuencias de su aparición en el mundo de los seres humanos, han logrado desarrollarse en otros campos de la expresión cultural y/o del entretenimiento. Empezando por el segundo apartado, videojuegos como Resident Evil han pasado a formar parte del imaginario particular de la cultura popular de finales del siglo XX y principios del siglo XXI.

En el primer apartado, el mundo gráfico tampoco se ha quedado a la zaga y, a lo largo de las últimas han llegado, hasta las librerías especializadas, muchas colecciones protagonizadas por los muertos vivientes.
A estas alturas de la historia, no debería sorprender a nadie que fuera la editorial EC Comics, responsable de colecciones imprescindibles cuando se habla del terror gráfico –citar tres títulos: Tales from the Cript, Vault of Horror y The Haunt of fear- quien comenzara a incluir la figura del zombi, en especial aquella que tiene que ver con su raíces tradicionales del folclore haitiano, en sus publicaciones.
Después Marvel Comics en sus series de contenido adulto, en blanco y negro y sin las restricciones del absurdo Comic Code, recurrió a ellos, al igual que la editorial Warren, en cabeceras como Creepy.

El testigo ha sido recogido por nuevas editoriales y por veteranas como Marvel, quien ha cosechado un inesperado éxito con la serie Marvel Zombis.
No obstante, la serie que mejor ha sabido resumir el espíritu del zombi y su interacción con el mundo de los humanos, adaptando la aportación de Romero y el legado de la tradición ha sido The Walking Dead.

Creada por unos de los mejores guionista de las últimas décadas, Robert Kirman –también responsable de Marvel Zombis e Invencible- la serie de ha convertido en un verdadero referente para el cómic de terror contemporáneo, después de seis años en el mercado.
Los aciertos de Kirkman son muchos pero, sin duda, el mayor de todo es el tratamiento que el guionista hace de las relaciones de los seres humanos, inmersos en un mundo en el que la esperanza ha desaparecido para dejar lugar al instinto de supervivencia.

Y quien mejor representa esta bajada hasta las tinieblas del espíritu humano, a imagen del viaje narrado por Joseph Conrand en su novela Heart of Darkness, es Rick el agente de policía sobre el que pivota toda la narración. Rick es una persona normal, con una familia normal, salpicada por los problemas que rodean a las relaciones humanas y que, un buen día, despierta y se da cuenta de que el mundo ha cambiado. Los muertos han dejado las tumbas y andas libremente por la calle, atacando y devorando a quienes se les ponen a tiro.

Acostumbrado como está por su trabajo a lidiar con lo peor de la sociedad, Rick tendrá que asimilar lo que ocurre y encontrar una lógica a todo aquel sin sentido. Para colmo de males tendrá, no solamente que sobrevivir en un mundo hostil sino encontrar a su familia.
A partir de entonces, Rick comenzará un viaje físico, emocional y personal el cual le llevará a pronunciar una sentencia que, es la que da nombre a la colección; los humanos supervivientes son los “muertos vivientes” (walking dead en la versión original) y no los zombis que les rodean.
Los seres humanos son como ratas encerradas en un laberinto del que no saben cómo salir, ni a dónde ir. Sólo les queda vagar, en busca de una esperanza que siempre se topa con la insensatez y los sanguinarios sentimientos que parecen abrazar al ser humano, a poco que este se deja atrapar.

La serie, en blanco y negro y magníficamente dibujada por Tony Moore (números del 1 al 6, además de las portadas hasta el número 24) y Charlie Adlard, desde el número siete hasta la actualidad (en diciembre llegará al mercado el número 68) está repleta de grandes momentos, muchos de los cuales continúan donde las películas de Romero lo dejaron.
No obstante, y gracias al acierto de Kirkman y los dos dibujantes responsables de la serie, hay tiempo para desgranar los pequeños secretos que rodean a los diferentes personajes que iremos conociendo a lo largo de cada uno de los números.

La serie no duda en plasmar escenas violentas y cargadas del ya mencionado instinto animal que, por mucho que el ser humano se empeñe, está presente en nuestra naturaleza.
Somos animales y en una situación como la que se plantea en la serie, nadie puede ocultarlo, por mucho que lo intente.

En España la serie tardó en llegar más de dos años, en parte por problemas ajenos al mundo gráfico pero, al final, esta vio la luz, de la mano de la editorial Planeta DeAgostini. En la actualidad hay ya publicados ocho tomos recopilatorios y se espera que la editorial presente los siguientes–el recopilatorio número once saldrá en el mercado americano en diciembre del 2009, de la mano de Image Comics- en los próximos meses.

De todas maneras, les recomiendo la edición original, ya sea mensualmente o en tomo recopilatorio, sobre todo porque así se puede tener, si uno se decanta por la primera opción, una sesión de zombis mensual, con todos los ingredientes necesarios para los paladares más exigentes.

Las últimas noticias, apuntan a que la serie será adaptada a la televisión, aunque todavía no está muy claro las fechas previstas para su estreno en la pequeña pantalla. De ser así, estaremos de enhorabuena, dada la calidad de la historia escrita por Kirkman, válida tanto para un cómic como para una serie de televisión. Veremos lo que ocurre.

The Walking Dead © and TM Image Comics 2010
© Robert Kirkman por el guión 2010.
© Tony Moore, Charley Adlard, Cliff Rathburn & Ryan Ottley por los dibujos y las portadas 2010

Tales from the Cript, Vault of Horror y The Haunt of fear © EC Comics/ Gemstone Publishing 2010

Creppy © Warren Comics 2010
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario