viernes, 11 de diciembre de 2009

El gran año de la crisis se acabó y ahora qué

Hablar de crisis en el mundo del cómic resulta ya hasta aburrido. En la última década siempre se ha mentado la crisis como la excusa perfecta para justificar las chapuzas y los desmanes de buena parte de la industria. Al final, lo que ha ocurrido es que la crisis real llegó y, como no podía ser de otra manera, terminó golpeando de una forma inmisericorde al noveno arte en España.

La primera conclusión tras estos dieciocho meses de crisis real ha sido la desaparición de buena parte de las pequeñas editoriales, las cuales solían ser utilizadas por los grandes grupos a modo de excusa para justificar su mala gestión. Se han escuchado frases tan gloriosas como que determinadas series superheróicas no se vendían, porque tal o cual editorial pequeña publicaba una serie de cómic alternativa –y que solo conocían cuatro gatos.
Ahora, con la desaparición de gran parte de esas pequeñas editoriales, me gustaría saber a quién le van a echar la culpa de que sigan sin venderse los cómics que, según ellos, se deberían vender.

La realidad es que, como muy bien señaló el responsable de una revista literaria hace un lustro, muchos se han instalado en el victimismo y se niegan categóricamente a dar alguna solución. Puede que sea una alergia o, simplemente, pura y mediocre comodidad ante una situación que requiere un trabajo serio y continuado. No pretendo decir que todos son unos incompetentes, pero la imagen que muchos responsables dan de sus empresas es, cuanto menos, mejorable.

La crisis también ha dejado muy claro el estancamiento de algunos eventos comiqueros, especialmente el del Salón Internacional del Cómic de Barcelona, frente a propuestas mucho más dinámicas, atractivas y actuales como es el Salón del Manga. Lo malo es que la vieja guardia profesional -crítica y anquilosada con todo lo que no sea Bande Dessiné o cómic underground depresivo, cercano al suicidio- se resiste a admitir que el manga es tan noveno arte como XIII de Van Hamme. El resultado de todo esto es que quienes, supuestamente, tendrían que defender el noveno arte se han atrincherado en postular por un estilo de cómic –que siendo muy respetable y teniendo un gran nivel de calidad- no engancha de la misma forma que lo puede hacer una serie de manga y/o anime.
Y que conste que no he hablado del género de superhéroes, mercado que en la actualidad está siendo dominado por autores españoles, y que tampoco recibe la atención que debiera.

La suma de todos estos factores da como resultado una ceguera y un estancamiento, los cuales sumados a la actual crisis están dejando unas secuelas que me da no las va a poder curar ni el médico chino, sí, ése que todo lo cura.

No me entiendan mal, hay muchos factores de cambio en la industria que no tienen nada que ver con la crisis y están transformando el mercado, pero en vez de tanto rasgarse las vestiduras y darse golpes en el pecho me encantaría que alguien dijera que lo que hace falta es trabajar mucho y bien. De una crisis como en la que estamos solamente se puede salir si se hace un trabajo serio, continuado y enfocado a que los lectores consideren que merece la pena gastarse el dinero en un cómic. Cualquier otra cosa me parece una cuestión baladí, vacía de todo contenido y tremendamente inútil.

Si es verdad que hay tanta gente, empresas, editoriales y colectivos que les gusta el noveno arte y lo defienden, que lo hagan con hechos, no con grandes palabros. Y el mejor ejemplo es el mundo de los otakus y de qué manera se organizan para tratar de acceder a la mayor cantidad de series mensuales –sin importarles el idioma- contando con unos recursos económicos bien escasos.

Los indicadores proclaman que el 2010 tampoco será ninguna maravilla, con lo que la lista de víctimas se irá incrementando. Las preguntas que dejo para el final son las siguientes: ¿Alguien será capaz, no solo de dar una solución, sino de trabajar por lograr que dicha solución fructifique? ¿O nos conformaremos con que los cien mil hijos del Salón del cómic de Barcelona acudan otra vez al evento catalán?

SPIDER-MAN © and TM MARVEL COMICS 2010

All Marvel characters and the distinctive likeness(es) thereof are Trademarks & Copyright © 2010 Marvel Characters, Inc. ALL RIGHTS RESERVED

No hay comentarios:

Publicar un comentario