martes, 4 de mayo de 2010

ZOMBEE

Guión: Miles Gunter
Dibujo y tinta: Víctor Santos
Tomo de 152 en B/N
Precio: 12€
Colección Siurell
Dolmen Editorial


Zombi: ser que regresa de la muerte y se dedica a perseguir a los vivos para devorarlos. Carente de raciocinio y torpe en su desplazamiento.Esta pudiera ser una sencilla definición del zombi –o muerto viviente, según sea la cultura-, el cual llena innumerables páginas, escritas en los libros de mitos y leyendas de muchas culturas.
Para quienes hemos nacido y vivido en la cultura occidental, el zombi es un ser cinematográfico por excelencia, sobre todo por las películas dirigidas por un maestro de terror como George A. Romero.
No obstante, el fenómeno zombi se ha ido desarrollando en otras facetas culturales, principalmente la literatura, ya sea gráfica o escrita. Títulos como Apocalipsis Z, The Rising, The Walking Dead o Marvel Zombies son un buen ejemplo de todo lo anteriormente dicho.

Ahora, de la mano de la editorial Dolmen, y dentro de su línea Siurell, nos llega Zombee, una novela gráfica, escrita por Miles Gunter (Bastard Samurai, BPRD)y dibujada por Víctor Santos, artista conocido por su trabajos en series tan reconocidas como Los Reyes Elfos y Young Ronin (publicado en Francia por la editorial Soleil)
Con su publicación se presenta, por fin, en el mercado español la obra que supuso del debut del dibujante español en el mercado americano, hace ya tres años.

En Zombee, ambos autores nos presentan las aventuras de tres personajes bastante antagónicos entre sí pero condenados a entenderse. Primero está Fume, un estricto y leal Samurai, siempre atento para responder los requerimientos de su señor, por muy extravagantes que estos puedan resultar.
El segundo protagonista en un ninja ladrón y con un sentido del humor muy particular llamado Ishida. Fume y él son enemigos declarados, dado que el primero se encarga de perseguir a criminales como el segundo. Lo que ocurre es que, en algunas circunstancias, el enemigo de mi enemigo, es mi amigo.
El tercero y no por ello menos importante es el monje Uzu, quien ha sellado un pacto de silencio para ser como las mismas rocas. Uzu vive en lo alto de una escarpada montaña, alejado del ruido y los avatares de la civilización. Y la situación no hubiera cambiado de no ser por la invasión de los muertos vivientes y de cualquier otro tipo de criatura susceptible de ser transformada en un zombi.
Juntos, deberán hacer frente a una amenaza que pondrá en jaque a toda la raza humana y su instinto de supervivencia.

Zombee es una historia que mezcla elementos propios de las películas de Samurais, como los western de Sergio Leone o los excesos de Quentin Tarantino. Miles Gunter plantea la narración de una forma totalmente cinematográfica, dándole al dibujante espacio para que desarrolle su dinámico estilo y nos apabulle con trepidantes escenas de acción.
Cada uno de los personajes es expeditivo cuando se enfrenta a la amenaza de los muertos vivientes que jalonan la narración, ya sean humanos, animales o llegados de otro mundo.
La diferencia con otras obras de este estilo es que en Zombee los personajes “difuntos” como la banda compuesta por los camaradas de armas de Ishida no son seres carentes de cualquier raciocinio, sino que son muy conscientes de su nueva realidad y, además, están encantados con ella.
Estos detalles, mezclados con las relaciones que se van estableciendo entre los tres personajes principales –una suerte de El bueno, el Feo y el Malo, parafraseando la película de Sergio Leone- y su interacción con otros personajes que aparecen en la narración, desembocan en una historia tremendamente atractiva de leer.

Zombee demuestra, como ya han demostrado series como The Walking Dead, que el zombi y todo la imaginería que lo rodea puede dar mucho más de sí de lo que se pudiera pensar, evolucionado y generando buenas historias como las presentada por Gunter y Santos.

Agradezco a Dolmen Editorial las facilidades dadas para la redacción de esta reseña, así como la imagen de portada

No hay comentarios:

Publicar un comentario