miércoles, 2 de junio de 2010

CHRIS WAVE: The Smartest Kid on Earth

Tratar de definir The Adventures of Jimmy Corrigan. The Smartest Kid on Earth es una tarea extremadamente difícil.
Su autor, Chris Ware, aglutina en sus 380 páginas tal cantidad de elementos que se me antoja una tarea demasiado complicada para resumir en una reseña como ésta, sin caer en la extenuación del posible lector.

Además, The Adventures of Jimmy Corrigan. The Smartest Kid on Earth no solamente es una historia gráfica, sino que sus páginas resultan ser una suerte de historia del diseño gráfico, de la arquitectura de finales del siglo XIX y buena parte de principios del siglo XX, así como un claro homenaje a las publicaciones de los años veinte, treinta y cuarenta. Wave llega, incluso, a incluir recortables, tan de moda en los años de postguerra y que duraron hasta principios de los años ochenta en nuestro país.

No obstante, The Adventures of Jimmy Corrigan. The Smartest Kid on Earth es, ante todo, una obra centrada en la visión de un niño, luego adulto, sobre la complejidad de las relaciones humanas, tanto entre miembros de una misma familia, como con quienes conoce a lo largo de la vida.

Y es que el grafismo de Wave, minimalista, diminuto en muchas de sus páginas, cargadas hasta con quince o veinte viñetas, no esconde la tragedia que sufre el personaje, condicionado por una existencia, en muchos de los casos, degradante para con su persona y su espíritu.
Chris Wave no se detiene ante los tópicos que imperan en nuestra sociedad ni ante los símbolos de una vida que, lejos de ser perfecta, termina por alienar a las personas de una forma totalmente ultrajante. Para Jimmy Corrigan, el “sueño americano” nunca ha existido, aunque sí la esperanza de que, algunas veces, ésta llega, gracias a las hazañas de los héroes de papel, ataviados con llamativos colores.

The Adventures of Jimmy Corrigan. The Smartest Kid on Earth es una obra dura, a ratos llenas de una esperanza que dura unas pocas viñetas y nos deja tan desalados como al propio protagonista. Sin embargo, Wave logra que, entre tanto vaivén emocional, el lector pueda asirse a pequeños elementos que le ayudan a soportar con mejor humor las peripecias vitales del “pequeño” Jimmy.

Premiada y galardona en cualquier sitio en el que se ha presentado, The Adventures of Jimmy Corrigan. The Smartest Kid on Earth es una obra imprescindible para todos aquellos que buscan un tipo de historia gráfica que se aleje de la sombra de las grandes editoriales.

Con tales señas de identidad, se me hace realmente cuesta arriba entender cómo es que a los responsables de la revista Fortune -publicación pensada por y para la alabanza del capital en el sentido más literal de la palabra- se les ocurrió la peregrina idea de llamar a Chris Wave para dibujar la portada de su número 500.

Y digo peregrina, por decirlo de una manera suave. Vamos, que es igual que pretender desactivar una bomba, en medio de una galerna de las que sacuden el canal de La Mancha. Si la bomba termina por estallar, a nadie le debería sorprender.
Sé que el razonamiento suena exagerado, pero la portada disipa cualquier duda sobre el talante del dibujante. Lo único que responde a los requerimientos de la publicación son los números, un 5 y dos enormes 0, los cuales indican el motivo de la celebración.
A partir de entonces, Wave se encarga de reproducir, ayudado de un grafismo digno de un infante de pocos años, todos los males de su país, principal salvaguarda del capitalismo más voraz y salvaje -y principal responsable de la crisis que ahora todos estamos pagando.

En primer lugar, aparece la insensatez que sigue suponiendo las instalaciones de la base de Guantánamo Bay, ejemplo de la no menos insensata administración americana presidida por, el ya ex–presidente, George W. Bush.

A su lado, las factorías montadas en los países vecinos, calificadas por Wave como “Fábrica de Explotación” al lado de una frontera llena de barreras y guardias armados, justo cuando ahora existe un debate sobre la emigración en la sociedad americana.

Mientras esto sucede, los banqueros, en la cima de sus grandes emporios, saludan la lluvia de dinero entregada por el gobierno federal para solucionar su mala cabeza –la de los banqueros, me refiero.

A los pies de sus emporios, la contaminación, la degradación ambiental y la especulación campan a sus anchas.

Sin embargo, no hay tiempo que perder. Mientras se atropellan los derechos humanos en muchas partes del mundo, hay que dejar sitio a los envíos “Made in China” los cuales llegan sin parar, desde el gigante asiático.

¿Y qué decir de los jocosos, patrióticos, dementes y fanáticos miembros del “Tea party”, además de que uno ya ha terminado por odiar el té, al recordarles sus acciones, casi delictivas? Pues que no podían faltar, tan amantes como son ellos de los postulados neocon que “tanto bien” le hacen al mundo actual.

Tampoco nos debemos olvidar de todas aquellas familias que han perdido sus casas, ni los abusos de los bancos, ni de los problemas derivados de no controlar, eficazmente, los cientos de miles de armas que hay en los Estados Unidos de América. Las tragedias de estas familias, los abusos de los bancos y las muertes derivadas de dichas armas, también están retratadas por Wave.

Ni siquiera los problemas de la vieja Europa, ejemplificados por el descalabro del estado griego, escapan del escenario plasmado por el dibujante en la portada.

Al final, y como era más que previsible, los escandalizados responsables de la publicación rechazaron el trabajo de Wave, entre gritos y rasgamiento de vestiduras, muy previsiblemente.
Ahora llega el momento de mi incredulidad ante tal cambio de postura. Y, en esto, voy a decir lo que dijo el personaje protagonista de la sensacional novela gráfica V for Vendetta: "Ni juego a los dados, ni creo en las casualidades".

No creo que quienes le encargaron la portada a Wave, no supieran, de antemano, la mentalidad del autor, ni su forma de tratar la realidad de su país. The Adventures of Jimmy Corrigan. The Smartest Kid on Earth va en contra de todo lo que una revista como Fortune simboliza y nada más leer sus primeras páginas, el proceso de deconstrucción, casi demolición es palpable hasta para un niño de cuatro años, siguiendo el razonamiento “Marxista” de Groucho Marx en Sopa de Ganso.

Si una revista, en papel, tal y como están las cosas- y dirigida a un segmento de población tan determinado- ha logrado llegar hasta su entrega número 500, dudo que haya sido tomando decisiones a “tontas y a locas”. Y menos si depende de un grupo como Time-Warner, ejemplo de rentabilidad y de saber calibrar muy bien sus decisiones, en todos y cada uno de sus segmentos de negocio.
De ahí que mi teoría, teñida de cierto gusto conspirador al estilo del “Garganta profunda” que acabó con un demente Richard Nixon, se decante más por una acción promovida desde dentro y con clara motivación reaccionaria. Con el encargo y su posterior rechazo, los responsables de tamaño atrevimiento se aseguraban de que la portada de Wave, lejos de quedar eclipsada por el talante de la publicación –y su reducido y especializado número lectores- pasara a ocupar un puesto de honor en todos los foros, web, chat y mentideros del mundo del fandom y de la cultura popular del mundo entero.

Son muy pocos los seguidores del cómic que tienen, entre sus lecturas “alternativas”, el número mensual de la revista Fortune, con lo que el efecto dominó generado tras el rechazo de los responsables de la publicación tampoco se me antoja casual u ocasional.

Sea como fuere, el mundo del fandom, tan denostado, ninguneado e infravalorado -sobre todo en países como el nuestro- ha vuelto a demostrar que puede golpear donde más duele. En cuanto a quien/ es estén detrás de todo, por favor, reciban mi más sincera felicitación, además de rogarles que repitan la idea en un futuro muy próximo.

The Adventures of Jimmy Corrigan. The Smartest Kid on Earth © and TM Chris Wave por el dibujo y el guión 2010

The Adventures of Jimmy Corrigan. The Smartest Kid on Earth © and TM Pantheon por la edición orginal Americana 2000 y Planeta De Agostini por la edición española 2010

Fortune © 2010 Cable News Network. A Time Warner Company ALL RIGHTS RESERVED.

No hay comentarios:

Publicar un comentario