lunes, 7 de junio de 2010

S.H.I.E.L.D

Guión: Jonathan Hickman
Dibujo: Dustin Weaver
Color: Christina Strain
Portada: Gerald Parel y Dustin Weaver
Comic de 34 páginas en color
Precio: $3,99
Marvel Comics Book USA


No suele ser muy habitual, en los tiempos que corren, que una nueva serie gráfica te enganche desde el primer momento. Lo habitual es que, tras unos primeros números de tanteo, uno empiece a cuestionarse si el tiempo y el dinero que ha invertido en el cómic que tiene en la mano han merecido la pena.
Afortunadamente, hay excepciones que ayudan a reafirmar las querencias de cada uno y este muy bien pudiera ser el caso de una serie como S.H.I.E.L.D.

Para quienes llevan bastante tiempo leyendo cómics, en especial los de la editorial Marvel, el nombre de S.H.I.E.L.D no solamente les sonará, sino que les remitirá a uno de los personajes clásicos de la editorial, el coronel Nick Furia.
El concepto de S.H.I.E.L.D, siglas de Supreme Headquarters, International Espionage, Law-Enforcement Division, hasta el año 1991 -cuando pasó a llamarse Strategic Hazard Intervention, Espionage Logistics Directorate- fue creado por Stan Lee y Jack Kirby en 1965, para la colección Strange Tales.

Stan Lee resumió en el nuevo concepto las aventuras cinematográficas del agente OO7, siempre al acecho de las oscuras intrigas de la organización SPECTRE, o las no menos apasionantes peripecias de los agentes Napoleón Solo e Illya Kuryakin, protagonistas de la serie The Man from U.N.C.L.E.

En el caso de S.H.I.E.L.D, su némesis maligna pasó a llamarse HYDRA, grupo terrorista y subversivo encabezado por el megalómano barón Wolfgang von Strucker, apoyado por el no menos demente criminal nazi Cráneo Rojo. La organización, no obstante, ganó en espectacularidad y relevancia dentro del universo Marvel cuando Jim Steranko se hizo cargo de los lápices de la serie Strange Tales.

Con un genio como Jim Steranko, S.H.I.E.L.D superó, con creces, cualquiera de las situaciones presentadas en las novelas de Ian Fleming o en las aventuras televisivas de Napoleón Solo e Illya Kuryakin. Las ideas volcadas por Steranko durante los números en los que permaneció en la serie y, luego en Nick Furia: agente de S.H.I.E.L.D han perdurado en la imaginería del universo Marvel hasta nuestros días.

Cierto es que, en los últimos tiempos y merced a episodios tan cuestionados como Civil War o el posterior fallecimiento de Steve Rogers, el papel de S.H.I.E.L.D ha sido puesto en entredicho. Sin embargo, a nadie se le debería escapar la importancia que aún posee dicha organización dentro del entramado de la Casa de las Ideas. Lo que nunca se había contado, por lo menos hasta ahora, era el origen de la organización y si ésta tenía hundida sus raíces en la antigüedad o no.

Y sobre dicho legado es en lo que se ha basado el escritor Jonathan Hickman. Apoyado por el detallado y espectacular dibujo de Dustin Weaver –y el no menos preciso color aportado por Christina Strain- Hickman nos cuenta el origen de la organización S.H.I.E.L.D, llevándonos hasta una época tan lejana como lo es el Egipto de los faraones para narrarnos cómo empezó todo.
Ha historia arranca en 1953, cuando un joven llamado Leonid es llevado por su padre hasta las mismas entrañas de Roma, la ciudad eterna. Una vez allí, Leonid será conducido hasta el lugar eterno, sede del supremo consejo de S.H.I.E.L.D.

El joven, dotado de poderes más allá de su compresión, descubrirá cuándo empezó todo. La lucha entre el bien y el mal fue liderada, en aquellos lejanos tiempos, por Imhotep, el primero de todos nosotros, en palabras de los miembros del alto consejo.

Imhotep fue quien, armado de su ESCUDO, derrotó a las hordas del mal y, gracias a su gesta, nació la organización que luego se ocuparía de defender al mundo de cualquier amenaza, por peligrosa que ésta fuera.

Con el paso de los siglos, otros ocuparon su lugar, empeñados en mantener viva la llama prendida por el fundador de la organización. Nombres como el astrónomo, matemático, geógrafo chino Zhang Heng; el también astrónomo, matemático y físico Galileo Galilei; o el inventor, pintor, matemático y erudito Leonardo Da Vinci serán algunos de los responsables de enfrentarse a las amenazas llegadas de cualquier parte del universo conocido.

Resulta realmente notable la capacidad del guionista por presentarnos a personajes tan capitales dentro la historia de la humanidad -tal y como lo fuera Galileo Galilei- enfrentándose al temible Galactus, el devorador de mundos, en la ciudad de Roma en el año 1582.
O mostrarnos el taller de Leonardo Da Vinci, mientras éste trabajaba en una máquina capaz de hacer volar a un hombre de manera autónoma.

La realidad es que, todo esto, se ve tremendamente potenciado por el dibujo de Dustin Weaver, capaz de plasmar hasta el más pequeño detalle del artilugio creado por el genio de Leonardo.

S.H.I.E.L.D se me antoja una lectura apasionante no solamente para aquellos que disfrutamos con historias que mezclan el presente y pasado en las dosis justas, sino para todos aquellos que quieran adentrarse en los misterios de una organización que es mucho más de lo que parece.

Si, de paso, eres un enamorado del legado de personajes como Galileo Galilei o Leonardo Da Vinci, el placer es mayor y la última página del primer número, titulado The Unholy Resurrection of Leonardo Da Vinci es la mejor muestra de que lo mejor está por llegar.

SHIELD, Nick Fury e Hydra © and TM Marvel Comics 2010
All Marvel characters and the distinctive likeness(es) thereof are Trademarks & Copyright © 2010 Marvel Characters, Inc. ALL RIGHTS RESERVED


James Bond, 007 and Spectre © and TM Danjaq LLC and United Artists Corporation
James Bond es una creación de Ian Fleming


Napoleon Solo, Illya Kuryakin and The Man from U.N.C.L.E © and TM Time Warner Entertainment Company 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario