domingo, 27 de junio de 2010

SUPERNATURAL: LAS SERIES GRÁFICAS

Guión: Peter Johnson, Andrew Dabb, Daniel Loflin y Rebecca Dessertine
Dibujo: Matthew “Matt” Don Smith y Diego Olmos
Color: Marta Martínez
Títulos de las series limitadas:
Supernatural Origins (07/2007-12/2007)
Supernatural Rising Son (06/2008-11/2008)
Supernatural Beginnings End (03/2010-08/2010)
Precios: $3,99 cada número y $14,99 cada uno de los tomos recopilatorios.
Editorial Wilstorm USA


Inmersos como estamos en el siglo XXI, a nadie le debería sorprender las intrincadas relaciones que se producen entre todas y cada una de las expresiones artísticas conocidas. Lejos quedan los tiempos en los que las “letras” impresas caminaban por senderos diferentes a las “imágenes”, pintadas sobre paredes o lienzos.

Tampoco vivimos tiempos en donde la llamada cultura “clásica” es la responsable de marcar las tendencias, ni siquiera dentro de las disciplinas más veteranas. Hoy es posible ver una adaptación de la tragedia de Sófocles ambientada en nuestro tiempo o una ópera de Verdi, desarrollada en el futuro.
Tras años de descredito e ignorancia, la mal llamada “cultura popular” es, en la actualidad, tan importante e impone tendencias, al igual que lo hicieran las escuelas pictóricas, por poner un ejemplo, siglos atrás.

De ahí que no sea nada extraño que una determinada película, serie de televisión o de novelas salte de un formato a otro, adaptándose con camaleónica facilidad al nuevo formato.
Y esto mismo es lo que le ha ocurrido a Supernatural, la cual no solamente desarrolla sus peripecias en la pequeña pantalla, sino que disfruta de versiones en papel, en forma de libros y series de cómics. Estas últimas, iniciativa de la editorial DC Comics, se han publicado bajo el sello Wildstorm, propiedad del dibujante Jim Lee.

Hasta el día de hoy, tres han sido las series limitadas publicadas. La tercera de ellas concluirá en agosto del presente año 2010 y su temática trata, como en otras propuestas similares, de profundizar en temas que no han quedado demasiado desarrollados por los guionistas televisivos.

Son, tal y como se indican en sus portadas, precuelas de la serie original, pensadas para contar aquello que se pasó por alto en tal o cual episodio. Además, parte de los responsables de los guiones de las aventuras gráficas de los hermanos Winchester han trabajado -o trabajan- en la serie de televisión, lo que es un buen aliciente para que los seguidores de la serie se acerquen hasta una librería y adquieran los cómics de Supernatural.

Puede que para escritores de la talla de Peter Johnson, relacionado tanto con el mundo de la televisión como con el mundo del fandom, los cómics de Supernatural sean la excusa perfecta para contar esas historias que nunca acaban de encajar en la serie de televisión original. Peter Johnson es productor ejecutivo de Chuck y Human Target, además de Supernatural y ha sido el responsable del guión de las series gráficas, para DC Comics, Powerless, Human target, Submariner o la adaptación de la serie televisiva Chuck.

Algo por el estilo se les puede aplicar a Andrew Dabb –igualmente relacionado con ambos mundos-, Daniel Loflin y Rebecca Dessertine, todos guionistas de la serie de Supernatural. La diferencia es que, en el caso de los dos últimos, los cómics basados en la serie son su primera incursión en el mundo del fandom.

En el apartado gráfico, la primera de las series limitadas Supernatural Origins (07/2007-12/2007) contó con los lápices de Matthew “Matt” Don Smith, artista conocido por sus trabajos en las series Negative Burn (Caliber Comics/ Image Comics), Sandman Mystery Theather (DC Comics), The Path (CrossGen Comics) y Doctor Who (IDW Comics) entre otras.

No obstante, Matt Don Smith es, sobre todo, conocido por su capacidad para mimetizar el trazo y el estilo de Mike Mignola en Hellboy y B.R.P.D. Las páginas que ha dibujado para varias historias cortas, contando con el guión del propio Mignola, sorprenden por su capacidad para respetar el espíritu original de ambas series.
Por lo tanto, cuando se planteó la posibilidad de trasladar Supernatural al papel, se entiende que se escogiera a un autor con experiencia en contar sucesos sobrenaturales, los cuales son habituales en la serie gráfica Hellboy.

Sin embargo, el cambio de dibujante por el español Diego Olmos en la segunda serie Supernatural Rising Son (06/2008-11/2008) supuso un salto de calidad y un realismo que tampoco perjudica, en ningún sentido, al desarrollo de las historias gráficas.

Diego Olmos, conocido por sus trabajos en las series de Catwoman, de Batman: Gotham Knights, Actions Comics y por la aventura catalana de Bruce Wayne en Batman Barcelona, se adapta muy bien a las necesidades de una serie en la que prima tanto las relaciones personales como el aspecto sobrenatural que ejerce de hilo conductor de la historia en sí misma.

El dibujante sabe plasmar tanto un momento íntimo, como la cacería de alguna de las demoniacas criaturas que pululan por la vida de los protagonistas. Esto se aprecia, sobre todo, en la tercera serie limitada Supernatural Beginnings End, también dibujada por Olmos, con las tensas conversaciones entre John Winchester y su hijo Sam.

A favor de Olmos hay que sumar su buen hacer a la hora de entintar sus propios lápices como la paleta de color aportada por la también española Marta Martínez.
El trabajo de la colorista –igualmente responsable del color del ya comentado Batman Barcelona- ayuda a resaltar las páginas de Olmos, muchas de las cuales están desarrollas en ambientes sórdidos y oscuros, los cuales precisan de una buena definición y no de un exceso de manchas que dificulten la lectura.

En cuanto a las tramas, en la primera de las series limitadas se profundiza en el aprendizaje de John Winchester una vez que su vida cambió, tras la muerte de su mujer. Son tiempos de muchas preguntas sin respuestas, de dudas, de recuerdos y de aceptar un cambio para el que ya no habrá marcha atrás. Es el momento en el que John Winchester conocerá cuál es el mundo que le rodea, algo que también le tocará aceptar a sus hijos, en especial a Dean, dado que Sam es solamente un bebé que no para de llorar.
También es tiempo para conocer lugares como Harvelles Roadhouse, punto de encuentro de cazadores y propiedad de Ellen Harvelle, o el momento de comenzar a escribir su diario.

Hay, no obstante, puntos de fricción entre las historias gráficas y la serie de televisión, sobre todo a cuenta del coche de la familia Winchester, el 1967 Chevrolet Impala.
En Supernatural Origins se cuenta que el coche era propiedad de Jacob, un tío de Mary Winchester, la mujer de John. Esta versión acabó por no gustar nada a los seguidores de la serie original, razón por la cual se cambiaría cuando la primera serie limitada se recopiló en un solo tomo.

Aproximadamente un año después de la publicación de la serie gráfica, se emitió In the Beginning, tercer episodio de la cuarta temporada televisiva, en el que se contaba cómo John Winchester decidió comprarse el Chevrolet Impala, en detrimento de una furgoneta WV de 1964. Y todo gracias a la inestimable ayuda de su hijo Dean, enviado hasta el pasado por obra y gracias del ángel Castiel.

Supernatural Rising Son, la segunda serie limitada, nos muestra una atípica persecución entre supuestos aliados, cazadores “cazando” a cazadores, a raíz de las manifestaciones del legado demoniaco de Sam Winchester. El propio Sam empieza a ser consciente de que algo no está bien, pero todavía es pequeño para poder entender la situación. Mientras tanto, Dean aprende el oficio familiar, contando con el apoyo de su padre y de Bobby, quien luego ejercerá de mentor, una vez John Winchester fallezca.

Uno de los mayores atractivos de esta segunda aventura gráfica fue contar con el creador de la serie televisiva, Eric Kripke, quien escribió el guión del sexto y último número de Supernatural Rising Son.

Kripke y Peter Johnson fueron, a su vez, los responsables de una disparatada historia de complemento titulada Ghost faces in the beast with two backs, un cómic dentro de otro cómic con una aventura “heroica” de por medio y que se publicó en dicha entrega.

La tercera serie, Supernatural Beginnings End, empieza con la llegada de Dean Winchester al campus universitario en donde está estudiando su hermano Sam -algo que ya se vio en el primer episodio de la serie de televisión- para luego desviarse hasta una cacería desarrollada en la ciudad de Nueva York, unos años antes.
En realidad, dicha situación es una excusa para que los guionistas nos planteen la dicotomía que existe entre un hombre sin futuro, John Winchester, y otro que quiere luchar por tener uno, su hijo Sam.

Entre medias, el recuerdo de su madre, la relación con su hermano y con otros personajes tales como la joven ladrona Kate, con la que Sam se encontrará en el metro, marcarán los pasos de una narración de la que todavía tenemos pendiente conocer su final.

Las series gráficas de Supernatural son, como suele ser habitual en este tipo de propuestas, una mezcla entre el interés de sacarle el mayor rendimiento a un producto -en este caso, la serie de televisión original- y el deseo de los guionistas por contar aquello que no han podido y/o no les han dejado contar en los episodios televisivos. En este caso particular, las series limitadas mantienen el interés del lector y ayudan a comprender determinados aspectos de la personalidad de los personajes, en especial de Dean y Sam.
Gráficamente están bien resueltas y, al tratarse de series de seis números, no precisan de un gran esfuerzo adicional, sobre todo para quienes no son lectores habituales de cómics.

La única “pega” es que solamente se pueden encontrar en inglés, algo que tampoco debería ocasionar ningún problema para un buen aficionado al mundo del fandom que se precie.

Para más información, pueden visitar la página de la editorial http://www.dccomics.com/wildstorm/ o acudir a su librería especializada más cercana.

Supernatural © and TM Warner Bros Television 2010
Supernatural comics © and TM Wildstorm/ DC Comics 2010

© Tim Sale por la imagen de la portada de la serie Supernatural 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario