jueves, 28 de octubre de 2010

DANGER GIRLS: DELUXE EDITION

Andy Hartnell y J. Scott Campbell
Tomo de 276 páginas, color y B/N
Formato: Oversize
ISBN-10: 1600106218
ISBN.13: 978-1600106217
Precio: $50
Editorial: Idea & Design Works (IDW) Publishing


¿Qué pueden tener en común un grupo de agentes secretas, todas muy guapas, un malvado caudillo megalómano, un agente de la CIA pagado de si mismo, una genio de la informática y el hermano gemelo de Sean Connery?Pues, a simple vista, nada más que la desmadrada mente de un artista como Jeffery Scott Campbell –J. Scott Campbell-.
Campbell, juntando todos los elementos antes comentados, a lo que habría que sumar su endiablada capacidad para dibujar a las protagonistas femeninas de la historia, dio como resultado la serie gráfica Danger Girl.

La premisa de partida es muy simple; Deuce, un agente del MI-6, o un 007 cualquiera mientras disfruta de su retiro con ciertos alicientes, está al frente de un grupo de bellas y audaces operativas, capaces de hacer frente a las más arriesgadas aventuras.
Las integrantes del peligroso grupo son tres, Abbey Chase, Sydney Savage y Natalia Kassle.
Abbey Chase, una arqueóloga y consumada deportista es quien trata de combinar la peligrosidad de sus misiones con un cierto liderazgo del grupo.
Su aplomo suele chocar con la alocada australiana Sydney Savage, más acostumbrada a solucionar los problemas con su látigo que pensado una posible solución.
Savage, impetuosa como el cinematográfico Cocodrilo Dundee suele poner el punto y final donde Chase no se decide.
Junto a ellas está la fría y letal Natalia Kassle, quintaesencia del agente secreto de la guerra fría más gélida.
Kassle gusta de utilizar sus chichillos para terminar las conversaciones, de igual manera que recurre a su encanto femenino, tan peligroso o más que las mentadas armas blancas, para lograr los mismos resultados.
El grupo se cierra con la inteligente y despierta Silicon Valerie, la informática al cargo de la infraestructura necesaria para que las tres agentes logren sus propósitos. Valerie, siempre pegada a sus máquinas, fantasea con el día en el que Deuce le de permiso para convertirse en una verdadera Danger Girl, actuando como sus tres compañeras de grupo.

El sexo masculino está representado en las figuras de Johnny Barracuda -basado en el rostro del propio autor- y el agente secreto Zero. El primero representa buena parte de los tópicos varoniles, siempre presumiendo de aquello que más carece.
Aun así, el bueno de Johnny tiene momentos en los que ayuda a las Danger Girl a salir de alguno de los embrollos en los que éstas se ven inmersas.
Zero es la versión masculina de Kassler, frío, calculador, poco dado a los desvaríos estéticos de Barracuda, y con un aire que recuerda a ciertos personajes de los G.I:Joe.
Ambos representan dos caras de la misma moneda, aunque sus motivaciones los sitúen en el bando de los buenos.
En el lado de los malosos nos encontramos con personajes como Donavin Conrad, cierta pareja de gemelos y el Mayor Maxin, líder del siniestro grupo Neo-Axis.
Sólo queda desarrollar tramas llenas de acción, explosiones, dobles sentidos y algún toque de erotismo y tendremos un cómic tremendamente entretenido que seduce, tanto por su estética como por lo ameno y atrevido de la narración.

J. Scott Campbell pertenece a lo que ha terminado por conocer –siempre en tono peyorativo- como la “generación Image”, en donde la IMAGEN prima sobre sesudos planteamientos desarrollados en otras épocas.
En su caso particular, su trabajo llamó la atención de los lectores cuando, junto con Jim Lee y Brandon Choi, empezaron la publicación de Gen-13. La colección, una de las primera de la línea Cliffhanger, perteneciente a la editorial Wildstorm, se convirtió en todo un fenómeno de ventas, no sólo por su dibujos sino por el divertido desarrollo de sus personajes.
Campbell demostró su capacidad dibujando féminas, combinado los rasgos de las pin-ups de la antigüedad con rasgos más propios del manga y el anime nipón.
Tras aquello Campbell buscaba desarrollar una historia de espías, acción y aventuras tipo G.I.Joe -otra de las pasiones del autor- aunque, a ser posible, protagonizada por el sexo femenino. Y así nació Danger Girl.
Luego vendrían sus homenajes a los actores Sean Connery (Deude) Elizabeth Hurley (Sydney Savage) y Timothy Dalton (Donavin Conrad) aunque Campbell siempre ha comentado que dicho parecido se ha debido a la casualidad más que a otra cosa...

La publicación de la serie original, de ocho números, debió superar la lentitud del dibujante y sus continuos retrasos por la repleta agenda de Campbell, considerado uno de los mejores portadistas de la industria –especialmente retratando al vecino arácnido o los fornidos G.I.Joe- junto con artistas tan reconocidos como Adam Hughes.
De ahí que, al finalizarla, Campbell decidió delegar en otros artistas el trabajo de continuar con las andanzas de sus heroínas.
Desde entonces, las audaces agentes han protagonizado títulos como Hawaiian Puch, Viva las Danger, un encuentro con Batman y, en los primeros meses del año 2.006, una aventura a lomos de una rugiente Harley Davidson titulada Back in Black.
De todas ellas, sólo la última mantiene el espíritu desenfado e irreverente de la serie original. El resto termina por quedarse más en la anécdota que en llegar a desarrollar las aventuras del grupo creado por Campbell.
El encuentro con Batman, empieza bien pero no termina de cuajar, en parte por una narración un tanto precipitada, por querer contarlo todo en un solo número.
De todas maneras, se lo recomiendo a los amantes del murciélago de Gotham, atrapado entre las aguerridas agentes y la siempre seductora Catwoman.

Para los paladares más exigentes, DC publicó una magnífica versión de gran tamaño titulada Absolute Danger Girl donde, además de los ocho números de la colección, se pueden encontrar bocetos originales y un sin fin de curiosidades para todos aquellos seguidores del trabajo de Campbell.
Incluso existe una versión en tres dimensiones para quienes desean comprobar las esculturales curvas de las mencionadas protagonistas.
En septiembre de este año, la editorial IDW publicó Danger Girl: The Luxe Edition, una versión “remasterizada” de la versión Absolute, antes comentada, con nueva portada, más material inédito y mayor formato para poder disfrutar del talento de Campbell.

Su último trabajo como autor completo, titulado Wildsiderz llegó a las librerías especializadas entre finales del año 2.005 y principios del año 2006 y demostró la capacidad del dibujante para desarrollar historia llenas de acción y su tremenda lentitud a la hora de terminarlas. Por desgracia, la colección continúa parada desde hace cuatro años, tiempo en el que Campbell no ha parado de dibujar portada tras portada e ilustración tras ilustración.

Para todos aquellos que hemos disfrutado con el talento de J. Scott Campbell, lo deseable sería que el dibujante terminara de contarnos las peripecias de los protagonistas de Wildsiderz y, luego, retomara las aventuras de las intrépidas protagonistas de Danger Girl aunque, visto lo visto, habrá que esperar, y me temo que mucho.

Danger Girl © 2010 Jeffery Scott Campbell
Danger Girl De-luxe Edition © 2010 IDW Publishing

jueves, 14 de octubre de 2010

ECHO

Autor: Terry Moore
Colección: CÓMIC USA
Formato: Rústica
Tamaño: 15’3 x 22’9
Páginas: 224
Color: B/N
ISBN: 978-84-679-0167-2
PVP: 16,00€
Norma Editorial


Los detractores del género fantástico, que son muchos, suelen cargar las tintas en relación con los requiebros estilísticos que dicho género suele utilizar, en detrimento de las historias que cuentan.
Tal acusación es aplicable tanto a la literatura, escrita o gráfica, como a medios como el cine o la televisión.

Como suele ser habitual en este tipo de tautologías, tal explicación, además de simplista, no casa demasiado con la realidad. El género fantástico, como el resto de los géneros tiene sus luces y sombras. En algunos casos las historias que cuenta son apasionantes y, en otros, carentes de lógica e interés.
Los problemas llegan cuando se pretende colocar, en un estadio superior, a un género frente al resto, argumentando para ello tópicos que ya suenan a rancio y que en nada representan a obras tan válidas como ECHO, del escritor y dibujante norteamericano Terry Moore.

Terry Moore saltó a la fama por su serie Strangers in Paradise, sensacional retrato de una serie de personajes involucrados en la lucha diaria de vivir en el mundo actual. Moore, además, ofreció un retrato veraz y sincero de las mujeres, algo raramente visto en un medio en el que éstas aparecían en roles muy distantes de la realidad cotidiana. Helen Francine Peters, más conocida como Francine, y Katina Marie "Katchoo" Choovanski representan una sensacional radiografía del carácter y la forma de entender la vida que tienen las mujeres contemporáneas. A su lado, personajes como David Qin actúan como el contrapeso perfecto para todas la vicisitudes que deben pasar ambas féminas. Strangers in Paradise es, por añadidura, una radiografía de la sociedad de finales del siglo XX y principios del XXI, y una muestra más de la validez del noveno arte para contar historias, férreamente ancladas en el mundo real.

Tras finalizar la publicación de Strangers in Paradise –en junio del año 2007- Terry Moore anunció que se encontraba trabajando en otro proyecto, titulado ECHO, cuyo primer número vio la luz en marzo del año 2008 y que ahora presenta Norma Editorial en nuestro país.

ECHO es una historia con clara querencia hacia el género fantástico, en especial hacia las historias desarrolladas durante la década de los cincuenta, cuando el mundo vivía preso del “miedo nuclear”.

Julie Martin es víctima de un accidente en el que está implicado un sofisticado traje experimental. En este caso se trata de un traje líquido, diseñado para formar un vínculo simbiótico con el portador. El problema es que el Plutonio 21 es un material excelente para conducir sinapsis neuronales, pero es tremendamente radiactivo. Dicho traje explota en el aire y se convierte en una suerte de lluvia de bolas minerales, la cuales cubren el cuerpo de la sorprendida protagonista. Luego, estas bolas pegadas al cuerpo de Julie Martin, se agrupan para formar una especie de peto, el cual es imposible de remover.

Todo esto sucede en medio de un tomentoso divorcio y en un momento en el Martin trata de enderezar su vida. Al ver que su vida da un giro radical a causa del accidente, la protagonista acabará por aceptar la ayuda de Dillon Murphy, un Ranger del servicio de parques de los Estados Unidos de América, con un pasado militar y quien tampoco está en su mejor momento.

Como es lógico pensar, el gobierno mandará a uno de sus mejores agentes en pos de Julie Martin, una vez que se comprueba que ella estaba en el lugar del accidente. Se trata de la agente Ivy Raven, una fémina decidida y capaz en medio de un mundo mayoritariamente masculino y que, además, es madre de una niña.

Al igual que ocurriera en Strangers in Paradise, Terry Moore se las apaña para no perder, en ningún momento, la personalidad de todos y cada uno de los personajes de la historia –sobre todo los principales- sin importarle que la trama gire alrededor de una típica narración de ciencia ficción. Esto no es óbice para que, en algunos momentos, ECHO se acerque mucho a situaciones propios del cine gore, sobre todo por la aparición de un personaje amante de los excesos, en el más amplio sentido de la palabra.

No obstante, en ECHO lo que importan son los personajes y sus peripecias, algo que ya sucedía en Strangers in Paradise y de ahí el doble interés de esta propuesta, atractiva para los amantes del fantástico y para todos aquellos que disfruten con una buena historia, muy bien escrita y mejor dibujada, gracias al indiscutible talento de Terry Moore.

© 2008-2010 Terry Moore por el dibujo de la portada del tomo 1 de la colección española de Echo, imagen que se incluye en esta reseña a modo de complemento y como recurso informativo para el lector.
© 2010 Norma Editorial por la edición en español de la serie Echo. 

lunes, 4 de octubre de 2010

BRODY’S GHOST

Autor: Mark Crilley
Tomo formato manga, en blanco y negro
Páginas: 96, TPB
Editorial: Dark Horse
Precio: $6,99
ISBN-10: 1-59582-521-5
ISBN-13: 978-1-59582-521-6
www.darkhorse.com

La vida de Brody no puede ser más deprimente, vagando de un trabajo malo a otro peor y teniendo que recurrir a tocar en la calle para conseguir algún que otro ingreso extra. Para colmo de males, Brody todavía no se ha repuesto de su separación con Nicole, su novia hasta hace seis meses. En medio de tan dantesco escenario, Brody se fija en una chica que lo mira fijamente.

Tras un intenso juego de miradas entre uno y otro, Brody se da cuenta de que la chica en cuestión eh... eh.... no está, precisamente, viva, sino que se trata de un fantasma. Al principio, Brody piensa que se trata de una alucinación, pero cuando la fantasmagórica chica aparece de nuevo delante de sus ojos a Brody no le queda más remedio que admitir que está hablando con un fantasma.

Una vez aceptado un hecho tan singular como éste, Brody descubre que el fantasma en otro tiempo fue una chica llamada Talía, la cual murió de leucemia cinco años atrás. Su problema es que, si quiere entrar en el cielo, antes tiene que hacer algo excepcionalmente bueno. Y ha decidido encontrar al misterioso "Asesino del Céntimo", el cual lleva aterrorizando a la ciudad desde hace bastante tiempo. Para ello, necesita la ayuda de alguien que pueda ver a los fantasmas, y ése es Brody.

En teoría esto es así, aunque Brody está lejos de conocer todo su potencial, pues ver fantasmas también implica, a veces, más poderes. Por ello, Talía conducirá al desorientado joven hacia la presencia del sensei Kajemura, quien, tras cierto reparo, acepta entrenar al protagonista.

Esto es, de manera resumida, el argumento de Brody’s Ghost: Book One, primer tomo de la nueva obra del genial Mark Crilley, uno de los autores de mayor talento del mundo gráfico actual y, a la vez, uno de los creadores más desconocidos en nuestro país.

Crilley, con su estilo amerimanga, el cual cada vez domina más y mejor, nos lleva hasta una historia con claros tintes sobrenaturales en medio de un mundo futuro que recuerda poderosamente a algunas imágenes de Blade Runner.

El acierto de Crilley, como ya ocurriera en su anterior obra, la sensacional Miki Falls –historia gráfica que solamente se podrá ver en nuestro país si llega a la gran pantalla, como así está previsto- es presentarnos de una manera clara, directa y con multitud de matices a los dos personajes principales; es decir, a Brody y a Talía.

Lo mejor de todo es que, tras leer el primer tomo, a uno le quedan muchas ganas de comprarse el segundo, algo que, lamentablemente, no suele ocurrir a menudo con otras series lanzadas a bombo y platillo.

Agradezco a Elena Santana Guevara su ayuda para la redacción de esta reseña

Brody´s Ghost © Dark Horse Comics por la edición. 2010
Brody´s Ghost © Mark Crilley por el guión y el dibujo. 2010
La imagen de portada es propiedad de Dark Horse Comics y se utilizado para ilustrar esta reseña, sin querer vulnerar los derechos de reproducción de dicha editorial así como los derechos de autor © de Mark Crilley sobre su creación.