jueves, 14 de octubre de 2010

ECHO

Autor: Terry Moore
Colección: CÓMIC USA
Formato: Rústica
Tamaño: 15’3 x 22’9
Páginas: 224
Color: B/N
ISBN: 978-84-679-0167-2
PVP: 16,00€
Norma Editorial


Los detractores del género fantástico, que son muchos, suelen cargar las tintas en relación con los requiebros estilísticos que dicho género suele utilizar, en detrimento de las historias que cuentan.
Tal acusación es aplicable tanto a la literatura, escrita o gráfica, como a medios como el cine o la televisión.

Como suele ser habitual en este tipo de tautologías, tal explicación, además de simplista, no casa demasiado con la realidad. El género fantástico, como el resto de los géneros tiene sus luces y sombras. En algunos casos las historias que cuenta son apasionantes y, en otros, carentes de lógica e interés.
Los problemas llegan cuando se pretende colocar, en un estadio superior, a un género frente al resto, argumentando para ello tópicos que ya suenan a rancio y que en nada representan a obras tan válidas como ECHO, del escritor y dibujante norteamericano Terry Moore.

Terry Moore saltó a la fama por su serie Strangers in Paradise, sensacional retrato de una serie de personajes involucrados en la lucha diaria de vivir en el mundo actual. Moore, además, ofreció un retrato veraz y sincero de las mujeres, algo raramente visto en un medio en el que éstas aparecían en roles muy distantes de la realidad cotidiana. Helen Francine Peters, más conocida como Francine, y Katina Marie "Katchoo" Choovanski representan una sensacional radiografía del carácter y la forma de entender la vida que tienen las mujeres contemporáneas. A su lado, personajes como David Qin actúan como el contrapeso perfecto para todas la vicisitudes que deben pasar ambas féminas. Strangers in Paradise es, por añadidura, una radiografía de la sociedad de finales del siglo XX y principios del XXI, y una muestra más de la validez del noveno arte para contar historias, férreamente ancladas en el mundo real.

Tras finalizar la publicación de Strangers in Paradise –en junio del año 2007- Terry Moore anunció que se encontraba trabajando en otro proyecto, titulado ECHO, cuyo primer número vio la luz en marzo del año 2008 y que ahora presenta Norma Editorial en nuestro país.

ECHO es una historia con clara querencia hacia el género fantástico, en especial hacia las historias desarrolladas durante la década de los cincuenta, cuando el mundo vivía preso del “miedo nuclear”.

Julie Martin es víctima de un accidente en el que está implicado un sofisticado traje experimental. En este caso se trata de un traje líquido, diseñado para formar un vínculo simbiótico con el portador. El problema es que el Plutonio 21 es un material excelente para conducir sinapsis neuronales, pero es tremendamente radiactivo. Dicho traje explota en el aire y se convierte en una suerte de lluvia de bolas minerales, la cuales cubren el cuerpo de la sorprendida protagonista. Luego, estas bolas pegadas al cuerpo de Julie Martin, se agrupan para formar una especie de peto, el cual es imposible de remover.

Todo esto sucede en medio de un tomentoso divorcio y en un momento en el Martin trata de enderezar su vida. Al ver que su vida da un giro radical a causa del accidente, la protagonista acabará por aceptar la ayuda de Dillon Murphy, un Ranger del servicio de parques de los Estados Unidos de América, con un pasado militar y quien tampoco está en su mejor momento.

Como es lógico pensar, el gobierno mandará a uno de sus mejores agentes en pos de Julie Martin, una vez que se comprueba que ella estaba en el lugar del accidente. Se trata de la agente Ivy Raven, una fémina decidida y capaz en medio de un mundo mayoritariamente masculino y que, además, es madre de una niña.

Al igual que ocurriera en Strangers in Paradise, Terry Moore se las apaña para no perder, en ningún momento, la personalidad de todos y cada uno de los personajes de la historia –sobre todo los principales- sin importarle que la trama gire alrededor de una típica narración de ciencia ficción. Esto no es óbice para que, en algunos momentos, ECHO se acerque mucho a situaciones propios del cine gore, sobre todo por la aparición de un personaje amante de los excesos, en el más amplio sentido de la palabra.

No obstante, en ECHO lo que importan son los personajes y sus peripecias, algo que ya sucedía en Strangers in Paradise y de ahí el doble interés de esta propuesta, atractiva para los amantes del fantástico y para todos aquellos que disfruten con una buena historia, muy bien escrita y mejor dibujada, gracias al indiscutible talento de Terry Moore.

© 2008-2010 Terry Moore por el dibujo de la portada del tomo 1 de la colección española de Echo, imagen que se incluye en esta reseña a modo de complemento y como recurso informativo para el lector.
© 2010 Norma Editorial por la edición en español de la serie Echo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario