miércoles, 24 de noviembre de 2010

C.B.L.D.F.

Aunque puedan parecer las siglas de una “otra” nueva arma inteligente -de las que sólo “matan” a las personas que están cerca de la explosión- las siglas que dan nombre a esta columna corresponde a la Fundación para la Defensa Legal del Comic (Comic Book Legal Defense Fund) creada, en 1.986, por el artista y editor Denis Kitchen, para defender a todos los profesionales del mundo del noveno arte.

La razón de que una idea como esta se llevara a cabo, tiene mucho que ver con la mentalidad norteamericana, su sistema de partidos y los múltiples grupos de presión, los cuales actúan según sea el presidente que ocupe la Casa Blanca
Además, cada estado tiene sus propias leyes en cuanto a lo que es bueno para sus ciudadanos y, caso curioso, muchas de estas reglamentaciones suelen tener serios encontronazos con la libertad de expresión y los derechos civiles de los habitantes de dichos estados.

Por todo ello, la inmensa mayoría de los mejores creadores del medio se pusieron de acuerdo para crear una asociación la cual pudiera servir de ayuda para solucionar los problemas legales que acosan a cualquier creador. Se trataba, no sólo de defender sus derechos en todo aquello relacionado con su libertad de expresión, sino en las relaciones contractuales con las grandes editoriales -y los siempre relegados derechos de autor-, sin olvidar a las personas que trabajan cara al público o en la organización de eventos relacionados con los cómics.

Y es que a lo largo de los años, la C.B.L.D.F ha tenido que acudir en defensa de muchas personas demandas por tener una voz discordante con lo socialmente establecido o por no cumplir, según los demandantes, la reglamentación que obliga a disponer los comics, según sean sus temáticas y contenidos en las tiendas especializadas.

Para quien no lo sepa, las tiendas de comics -me refiero al mercado anglosajón, aunque también se cumple fuera de los EEUU, deben estar colocadas de manera que los contenidos estén muy separados y los más pequeños no tengan acceso a cómics de contenido violento o erótico.
El problema viene en delimitar la barreras de lo violento, siendo éste unos de los principales problemas con el manga o lo que se considera erótico, más en un país demasiado puritano, como los Estados Unidos de América, de puertas para afuera, eso sí, dado que de puertas para dentro las cosas son muy distintas, para eso existe la doble moral, y en donde se censuran las cosas más triviales y se dejan otras mucho peores.

Por eso han habido muchos casos de denuncias interpuestas por grupos religiosos radicales, indignados por la presencia de una héroe negro junto a uno blanco -esos mismos que defienden las limpiezas étnicas como un medio para mantener el país limpio- o que al encontrar un cómic de temática erótica, esto es, una chica con una camiseta dentro de una cama, en una aventura de Spider-man, se han rasgado las vestiduras y ¡toma denuncia! a la tienda y a todo el que trabaja allí!.
Y no piensen que exagero, puede que me quede corto, pero no, exagerar no exagero.

Es en esos momentos cuando la C.B.L.D.F actúa defendiendo a estas personas, gracia a su grupo de abogados, y tratando de poner las cosas en su sitio, aunque como dice Marcia, la amiga de Pecas Patti en las tiras de Carlitos, el mejor sitio para esas personas sería la perrera, pero eso es otra historia.
Tampoco quiero decir que los abogados contratados por la C.B.L.D.F solucionen los problemas como los integrantes del Equipo A y salven a todos los implicados pero, desde que existe la fundación, el tablero está más equilibrado y las cosas están mejor que antes.

Sería bueno pensar que estas cosas sólo pasan allí, más si se tiene en cuenta el clima desatado por unaos fanáticos como los que lideran y apoyan al llamado “Tea Party”. Sin embargo, el mundo es muy grande y la censura parece querer recuperar el lugar que durante varios siglos ocupó la inquisición –demoniaca- que no santa.

Europa no está exenta de problemas y nuestro país, tampoco, sobre todo por las acusaciones y denuncias que han señalado a personas relacionadas con el mundo teórico del noveno arte. Ahora, cuando la crisis no da tregua, parece como si las grandes editoriales y asociaciones que dicen defender los derechos de autor, hayan estén colocando, en el punto de mira, a quienes escribimos sobre la historia del noveno arte y sobre los autores que conforman el mercado editorial.

Sin querer olvidarme del correcto –y absolutamente necesario- cumplimiento de la Ley de la Propiedad Intelectual, ya hay voces que han dicho que, tras sucesos como la denuncia interpuesta contra un estudioso de la talla de Antoni Guiral, se esconde una suerte de censura encubierta que busca el controlar lo que se dice y cómo se dice.

Lo peor del caso es que en España no existe una asociación como C.B.L.D.F aunque parece que ya hay intentos por crear algo similar, sobre todo porque las cosas no parece que vayan a ir a mejor, más bien todo lo contrario.
Estaría bien que el ejemplo de la C.B.L.D.F germinara en nuestras fronteras, en especial porque con ello el noveno arte y quienes trabajamos en él estaríamos, un poco más tranquilos, sin tener que estar pendientes de los desmanes de quienes solamente buscar controlar el trabajo de los demás.

Por lo pronto, una buen opción, ahora que el 2011 está a punto de llegar es apuntarse a la CBLDF
Está claro que queda mucho por hacer y que la lacra de la censura no está ni mucho menos derrotada pero por lo menos hay medios para luchar.
Si alguien quiere información sobre la C.B.L.D.F : www.cbldf.com o [email protected]. Es fácil apuntarse, no es caro pertenecer a ella y merece la pena, tal y como están las cosas.

También está la opción de ver el catálogo Previews y solicitar los cómics que se publican a favor de la fundación –The CBLDF Presents Liberty Annual 2010 llegó al mercado, en octubre de éste año 2010, de la mano de Image Comics y todavía se puede pedir- o cualquier otro producto relacionado con la fundación.
El dinero, por poco que sea, ayudará a que una persona se pueda salvar de la constante “Caza de brujas” promovida por quienes sí que son una VERDADERA LACRA para nuestra sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario