domingo, 7 de noviembre de 2010

CÓMICS SOLIDARIOS



Hace nueves años, tras una larga temporada sin dedicarme a escribir de manera continuada, decidí volver a emborronar páginas con mis pensamientos. La causa, la misma que ha impulsado este blog desde hace cuatro años; es decir, reivindicar el papel del cómic como medio de expresión en una sociedad que suele darle la espalda.

Lo cierto es que si hubo una expresión artística que reaccionó rápido ante el brutal atentado del once de septiembre del año 2001, el cómic fue, sin duda, uno de los más rápidos. En las web de las editoriales, en los foros de Internet, en las páginas de los artistas más conocidos todos se pusieron “manos a la obra” para tratar de ayudar y homenajear a los héroes de aquella aciaga jornada en la historia de la humanidad. Incluso se llegaron a olvidar los desacuerdos del pasado, con tal de lograr que los ánimos se calmaran. Fue una lección de profesionalidad y buen hacer que, sin embargo, cayó en saco roto para la mayoría de los medios de comunicación de masas españoles, centrados más en el mundo de la farándula que en cualquier otra expresión artística.

Lo mejor del caso es que esos mismos medios, ahora pierden la chaveta semanas antes de que una película basada en un personaje de cómic llegue a las pantallas. En muchos de los casos, sus comentarios y artículos están llenos de errores, fruto de la improvisación y la falta de atención que todavía se le otorga al mundo gráfico.

Como suele ser costumbre, se quedan en la superficie y no es habitual que profundicen más allá, dado que su interés se queda en el titular, el nombre del actor y la recaudación. El resto, la información correcta y bien estructurada, la aportan las web especializadas y los blog de personas que sí saben de la materia y no hablan de cómic para rellenar espacio en la parrilla de programación.

Nueve años después de que este artículo se publicara, ya son 900 artículos los que he logrado que vean la luz, 500 de los cuales, aproximadamente, dedicados al mundo gráfico. Ha sido una labor desarrollada en diez medios de comunicación distintos, cuatro de los cuales ni siquiera existen ya.
Gracias a esta labor, los artículos y reseñas del principio se transformaron, a partir del año 2007 en seis monográficos –de entre 80/ 100 páginas- dedicados a dibujantes señalados del noveno arte y dos libros teóricos –entre 200/ 300 páginas- uno sobre la historia de un personaje de la editorial Marvel Comics y otro sobre una serie gráfica japonesa.


No obstante y a pesar de que este salto es una evolución lógica ante un trabajo realizado previamente, tengo claro que es poco probable que hubiese sucedido de no haber publicado este artículo en dos rotativos de la ciudad de Las Palmas, en los últimos meses del año 2001.
El artículo que viene a continuación es el mismo que se publicó hace nueve años salvo algunos cambios en cuanto a su estilo de redacción, con el fin de actualizarlo un poco. Sin embargo, en esencia, es el mismo que escribí y del cual me siento orgulloso, a pesar del tiempo y todo lo que ha pasado en estos últimos nueve años.


COMICS SOLIDARIOS

Según las leyes de la física “a toda acción le corresponde una reacción, igual o mayor a la primera”.
Ignoro si a los iluminados que perpetraron los atentados del 11 de septiembre les enseñaron estas simples nociones de física o si su fanatismo les eximió de tales conocimientos académicos. El caso es que, después de ese día, no sólo cambió el perfil de Manhatan, sino que también lo hizo nuestra percepción del mundo en el que vivimos, de manera drástica y para peor.

Tras el atentado, las respuestas fueron muchas y variadas, involucrando a todos los sectores de la sociedad norteamericana. Los primeros en responder fueron los ciudadanos de a pié, formando largas colas para donar sangre o prestándose como voluntarios para ayudar en las tareas de desescombro, reparto de comida, información a las familias y cuidado de los ancianos que vivían cerca de la Zona 0.
Después fue la comunidad sociocultural la que comenzó con sus llamadas de apoyo y solidaridad, logrando entre todos, una reacción clara y contundente: estaban dispuestos a ayudar en lo que hiciera falta.

De estos últimos, fueron los artistas de Hollywood y los grandes astros de la canción los primeros en proponer acciones con el fin de recaudar fondos para las familias de las víctimas, en especial, las de los policías, bomberos y personal sanitario de la ciudad de Nueva York, quienes murieron, en su mayoría, al intentar salvar a los supervivientes de los ataques. Desde los primeros momentos, el alcalde Rudolph Giulani, los reconoció como los verdaderos héroes de aquel martes negro. Y a partir de entonces, todos los esfuerzos se concentraron en ayudarles.

Estos esfuerzos han tenido una gran difusión por parte de los medios de comunicación, no sólo en sus fronteras -el primer tele maratón en su honor fue uno de los programas más vistos en la historia de la televisión- sino en el resto del mundo, ayudando a exportar esa “solidaridad patriótica” que tanto deseaba el pueblo americano.
Pero, y siempre aparece alguno, el mundo del cine y la música no ha sido el único que ha respondido a la llamada formulada por las autoridades. Otros sectores de la cultura también se han sumado a ella y no han tenido la más mínima repercusión en nuestros medios de comunicación.
Uno de esos sectores lo forman las grandes editoriales de cómics -Marvel, D.C., Image- y muchas de las pequeñas editoriales independientes quienes como, en otras ocasiones, han mostrado su compromiso ante el problema planteado.

Y digo que no es la primera vez, dado que el mundo del cómic ha demostrado sobradamente su solidaridad y apoyo en causas humanitarias y sociales.
Como ejemplos, baste citar el especial Heroes for Hope (1.985) realizado por los personajes estrellas de la época, los X-Men, con guión del patriarca mutante Chris Claremont. El especial se realizó con motivo de la campaña de ayuda por la hambruna que sufría Etiopía en aquellos momentos.
Ese mismo año, Spiderman compartió cabecera con Power pack, en apoyo del Comité Nacional para la Prevención del Abuso Infantil. El mismo Spidey protagonizó también un especial para UNICEF en 1.992. En la última década, las páginas de los cómics americanos incluyen campañas contra el uso de las drogas, el tabaco o fomentando el consumo de leche frente a los refrescos –algo que inexplicablemente no se hace en nuestro país.

Y si miramos hacia el viejo continente, Morris, el genial autor de Lucky Luke, también respondió a una llamada de la Organización Mundial de la Salud, retirando el cigarro de su inmortal creación.

Con estos antecedentes, las primeras reacciones por parte del mundo de fandom aparecieron en Internet, al día siguiente de los atentados. Fue de la mano del dibujante y actual editor en jefe de Marvel, Joe Quesada, quien propuso la idea de crear un cómic como homenaje a los héroes del 11 de septiembre. La idea se nos ocurrió al día siguiente, mientras volvíamos de donar sangre. Se me acercó uno de mis asistentes y me propuso realizar un homenaje –de la mano de los mayores creadores de superhéroes de mundo-a los auténticos héroes de nuestro país-.Así surgió Heroes un poster- book de 64 páginas a todo color bajo el lema, propuesto por Quesada, donde se reuniría el “Quién es Quién” del fandom americano. Quesada también declaró que el especial contaría con la colaboración, no sólo de los autores de la casa, sino de todos los que quisieran ayudar, aunque no trabajaran directamente con la editorial o no mantuvieran buenas relaciones con la Casa de las Ideas. Y no fue una exageración.

A la larga pléyade de artistas que se sumaron a la convocatoria respondieron nombres tan significativos -y que no ocultan su marcada animadversión hacia la editorial Marvel- como el guionista británico Alan Moore, autor de Watchmen o From Hell; y Todd McFarlane, creador de Spawn y uno de los propietarios de Image Comics.
McFarlane, quien dijo que no volvería a trabajar NUNCA MÁS para la Casa de las Ideas, se encargó de entintar un dibujo del propio Quesada, el que aparece un desolado bombero de la ciudad de Nueva York, el cual está acompañado de un texto del director cinematográfico y guionista Kevin Smith.

Al final, 75 autores han formado el elenco de Heroes, destacando, por destacar algunos, a Neal Adams, Neil Gaiman, Kurt Busiek, John Romita sr., y jr., Richard Corben, Stan Lee, Garth Ennis, Carlos Pacheco, Frank Miller, Alex Ross y una largaaaaaa lista de nombres del panorama comiquero internacional
Pero no sólo Marvel ha reaccionado.

D.C. Comics. la veterana competidora de Marvel, anunció dos números especiales titulados genéricamente 9/ 11: Artist Respond y que se publicarían en enero del año 2002. El mismo día del atentado, la web de DC Comics mostraba a Superman saludando a todos los HEROES fallecidos durante aquella mañana.
Enero del año 2002 también fue la fecha elegida por la independiente Alternative Comics para publicar al mercado su 9-11: Emergency Relief.
Entre tanto, la editorial Oni Press, propiedad del mencionado Kevin Smith, organizaba una subasta de originales y ejemplares firmados para aportar más fondos a la fundación creada a tal fin.
Por último, merece la pena reseñar algunas de las páginas especializadas en Internet, en especial Comixtreme y X-Men Unlimited, donde un desolado Henry McCoy, alias “La bestia” de los X-Men, aparece llorando sobre la imagen en llamas de las Torres Gemelas.

Mientras escribo estas líneas, ya ha llegado al mercado la primera edición de “Heroes” (de 100.000 ejemplares), obteniendo unas ventas buenas, pero no tanto como se esperaba. Las causas han sido varias, según el propio Quesada. Por un lado, los libreros no han tenido demasiado tiempo para realizar unos pedidos acordes con las expectativas generadas. Además, el anuncio por parte de la editorial de que se realizarán las ediciones necesarias para satisfacer a todos, ha ralentizado la demanda. La razón de esta última afirmación tiene que ver con que, en los anteriores casos citados, las tiradas de cada uno de los especiales eran únicas, destruyéndose las planchas nada más terminar la impresión. De todas formas, tal y como matizó Joe Quesada, Confiamos en llegar a 250.000, dentro de Estados Unidos, a la espera de las ventas internacionales. En esto Heroes es también novedad, dado que antes este tipo de propuestas eran, solamente, para el mercado americano.
Como podrán ver, estas acciones no tienen el mismo glamour de un concierto en el Madison Square Garden organizado por Sir Paul McCartney, pero creo que merecen un respeto y difusión similares.

Lo único que sí tuvo eco en los medios de nuestro país fue la retirada del trailer de Spiderman –una semana después de que se empezara a proyectar en los cines-, porque aparecían las Torres Gemelas. Se dijo que Sony era la responsable de tal decisión, olvidando que Marvel es la propietaria del personaje, y alguna cosa tuvo que decir.

La historia no es nueva. Para gran parte de nuestra sociedad, los cómics son y seguirán siendo una lectura para niños pequeños, adultos inmaduros o freaks (monstruosidad, en el más amplio sentido de la palabra) Además, no se leen, sólo se miran, olvidando de un plumazo el magnífico trabajo realizado por los grandes guionistas españoles y extranjeros.

La realidad es muy distinta. El cómic es, por méritos propios, el Noveno Arte y forma parte de la cultura del siglo XXI. Es, además, una herramienta muy útil para el iniciarse a la lectura, realidad que también han olvidado las nuevas campañas para el fomento de dicha actividad. De la enseñanza del alfabeto visual, disciplina olvidada en los planes de estudios españoles, ni siquiera comento nada.
La pregunta sería entonces ¿Algún día el cómic será tenido en cuenta como medio de expresión y difusión por parte de los gestores culturales, o continuará siendo un arte de segunda?Puesto que ignoro la respuesta, termino con las frases de promoción de “Heroes” recogidas en la web de Marvel Comics, mientras espero el momento de poder disfrutarlo en su totalidad, cual “freak” cualquiera, contento de serlo que se precie.

El cómic está poblado de multitud de seres con superpoderes. Pero el día 11 de septiembre, una gran cantidad de hombres y mujeres reales sorprendieron al mundo con sus increíbles actos de valentía.
Cuando otros corrían, ellos acudían al rescate.
Cuando otros pedían socorro, ellos ofrecían ayuda
Cuando otros gritaban, ellos respondían con tranquilidad y esperanza
Y, trágicamente, muchos de ellos murieron, pero su recuerdo vivirá para siempre entre nosotros.
No podían derribar muros, callar al huracán o volar como los pájaros
Pero ellos son y serán unos auténticos Héroes.


Heroes © Marvel Comics USA 2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario