lunes, 23 de mayo de 2011

CAPITAN AMERICA. LAS TIRAS DE PRENSA DE 1940

Guión/ dibujo. Karl Kessel
Color: Ben Dimagmaliw
Nº páginas: 120
ISBN: 9788498856156
Precio: 12 euros
Editorial Panini Comics


En marzo de este año 2011 se cumplieron los setenta años de vida de uno de los primeros personajes creados en la editorial que luego se conocería como Marvel Comics. Dicho personaje nació en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, un año antes de que los Estados Unidos de América entraran en el conflicto tras el ataque a la base naval de Pearl Harbour.

La historia del debilucho y enclenque Steve Rogers, luego transmutado en el soldado perfecto -gracias a un suero creado por un científico visionario- se convirtió en la excusa perfecta para que dos jóvenes autores, Joe Simon y Jack Kirby, aportaran su granito de arena frente al expansionismo alemán.
Simon y Kirby, ambos de origen judío, ya eran, en esos momentos, conscientes del peligro que suponía para el mundo civilizado la figura de Adolf Hitler y su Reich de los 1000 años.
Por todo ello, resulta comprensible que en la portada del primer número de la colección protagonizada por Steve Rogers -también conocido como el Capitán América- el héroe de las “barras y las estrellas” aparezca propinando un tremendo sopapo al gerifalte nazi, ante los vanos esfuerzos de sus secuaces por evitarlo.

Captian America# 1 se publicó, originalmente, en diciembre de 1940, aunque en la portada aparezca la fecha de marzo de 1941 y de ahí que se tome dicha fecha como referencia. Ni que decir tiene que el patriótico personaje se ganó el afecto del público, y más cuando los Estados Unidos de América le declararon la guerra a los países del Eje. Fueron años en donde la imagen del aguerrido y heroico Rogers, acompañado de su fiel Bucky portando su emblemático escudo se convirtieron en un referente tanto para quienes seguían las contienda desde casa como para quienes combatían en puntos tan remotos entre si como lo son las islas del pacífico, los desiertos africanos o los bosques europeos.

Sin embargo, y a pesar de su tremenda popularidad, el personaje nunca tuvo una versión de sus aventuras en el formato famoso en aquellos instantes; es decir, el de la tira de prensa. En aquellos días las tiras de prensa formaban uno de los pilares del entretenimiento más popular y difundido, tanto para los más pequeños como para los adultos. La lista era tan grande como los gustos de quienes las leían y de ahí que resulte paradójico que uno de los títulos de la editorial Timely Comics –luego Marvel- nunca disfrutara de su versión en formato de tira de prensa. Piensen, además, que otros dos personajes tan emblemáticos y surgidos en aquellos mismos momentos como Superman y Batman disfrutaron de sus aventuras diarias para los periódicos impresos durante más de tres décadas. Superman lo hizo desde 1939-1966 y Batman, desde 1943 a 1974, aunque con varias interrupciones en esos años.

Al final, y gracias al talento de un autor tan completo como lo es Karl Kessel, el problema encontró una solución más que satisfactoria. Kessel llevaba tiempo pensando en una idea como ésta y tras proponérsela a los responsables de la editorial logró luz verde para desarrollar su idea. Esto es, una miniserie de tres números, publicada originalmente en Marvel Digital Comics Unlimited y luego recopilada en un solo tomo, pesada como si se tratara de una recopilación de las tiras de piensa publicadas durante los años cuarenta.

Kessel contó con la colaboración y el talento del colorista Ben Dimagmaliw, capaz de darle el toque ciertamente “retro” que un proyecto como éste requería, evitando estridencias y otros efectismos igualmente innecesarios.
En cuanto al guión y el dibujo de Kessel, sus lápices son dinámicos, con algún que otro homenaje al gran Kirby, pero manteniendo un estilo personal y claro, lejos del barroquismo del creador del personaje. La historia, por su parte, está llena de guiños a las aventuras clásicas del personaje, plagadas de dobles sentidos, de malos muy malos y buenos muy buenos, con escenarios secretos, misterios por resolver y alguna que otra damisela en peligro.

Capitán América. Las tiras de prensa de 1940 es un cómic que se lee con cierta nostalgia, sobre todo porque ya es difícil encontrar una serie gráfica donde lo que prime sea el entretenimiento y no los complicados soliloquios psicológicos que persiguen a los personajes durante su vigilia. El trabajo de Kessel está centrado en las peripecias de un personaje tan emblemático como desfasado en el mundo actual, éste en el que cada día es más difícil saber quién es el enemigo y quién es el amigo. En estas historias, la diferencia entre el blanco, el negro y el gris es fácil de reconocer y eso, entre tanto doble sentido, se agradece.

Capitán América. Las tiras de prensa de 1940 es un tomo que debería formar parte de la biblioteca de todos aquellos que les guste disfrutar de una lectura amena, divertida y tremendamente entretenida. Esto se nos ofrece unos meses antes de que Rogers regrese a la gran pantalla, aunque ésta vez no en formato serial como en los años cuarenta del pasado siglo, sino de acuerdo con los tiempos que corren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario