lunes, 9 de abril de 2012

MARK CRILLEY: LA FUSIÓN ENTRE CULTURAS

De un tiempo a esta parte, se habla mucho de la fusión de géneros, estilos y tendencias en medio de un mundo cada vez más globalizado. Sin embargo, dicha fusión entre culturas y estilos no es un hecho exclusivo de los últimos tiempos, sino algo que ha venido ocurriendo desde que los seres humanos empezaron a moverse de un sitio para otro.

Cierto es que antes, con la lentitud de las comunicaciones y la estrechez de miras que imperaba en buena parte de las sociedades humanas las influencias externas tardaban mucho más que ahora en ser conocidas y aceptadas, una circunstancia que prácticamente ha desaparecido con la implantación de Internet.

No obstante, son muchos los que, antes de que se pusiera de moda el mezclar cosas de aquí y de allá, supieron aprovechar lo mejor de las disciplinas que tenían a su alcance para crear algo mejor o, cuanto menos, diferente a lo que hasta entonces se conocía.
Éste bien pudiera ser el caso de Mark Crilley, un autor que ha sabido fusionar, merced a sus propias experiencias, los principios y la estética del cómic japonés con los clásicos occidentales y el ritmo narrativo del mercado anglosajón. Sus obras se apoyan en relatos tan conocidos como El mago de Oz, de Frank L. Baum; Little Nemo in Slumberland, de Winsor McCay; Calvin y Hobbes, de Bill Watterson; o el Shojo manga japonés más tradicional, por poner solamente algunos ejemplos.

La virtud de Crilley estriba en su capacidad para integrar elementos provenientes de épocas, estilos y países bien distintos y crear un todo tan atractivo para los pequeños de la casa como para los adultos que los rodean. Además, su dibujo, el cual ha ido ganando enteros a lo largo de los años, es una pieza fundamental en esta empresa y su última obra publicada, Brody´s Ghost es la mejor muestra de lo anteriormente dicho.
Crilley representa uno de los mejores ejemplos de lo que se conoce en el mercado anglosajón como amerimanga, aunque sus historias no guarden relación con el mundo de los héroes empijamados y el mundo sobrenatural.

Incluso su aproximación al shojo manga en su obra Miki Falls dista mucho de ser tan radical y apasionada -en el sentido más peyorativo de la palabras- como lo son los shojo mangas japoneses, género que copa cada vez más las estanterías de las librerías especializadas, con títulos tales como Fruits Basket, Emma, o Sailor Moon, por citar algunos ejemplos bien conocidos.

Contada en cuatro tomos, cada uno referido a una estación del año distinta, la historia parte de los intentos de una adolescente llamada Miki Yoshida decidida a conquistar el corazón de Hiro Sakurai, hasta que descubre la verdadera identidad del protagonista. Éste, enviado de los dioses para proteger la esencia del amor en la Tierra, no se puede permitir el lujo de tener ningún tipo de relación amorosa con una humana, dado que, si así fuera, acabaría descuidando sus obligaciones.

Con lo que no contaba Hiro es que Miki no está dispuesta a dejarlo así como así, aunque para ello se tenga que enfrentar al sistema inmortal establecido por la diosa del amor…
Sobre esta premisa, Crilley construye una obra madura en donde se analiza de una forma sensata y convincente las relaciones entre los seres humanos, sin caer en el sentimentalismo ñoño y manido del que suelen hacer gala muchas de las historias de shojo manga, tal y como se ha comentado antes.

No es de extrañar, dada la innegable calidad de la obra, que Paramount Pictures y la productora de Brad Pitt, Plan B, decidieran adquirir los derechos cinematográficos de Miki Falls para llevarlos a la gran pantalla. Hasta ahora las noticias que circulan son que la escritora y productora Serra Gamble –responsable de la serie Supernatural- ha sido la persona que ha escrito el guión de para la adaptación cinematográfica, aunque poco más se sabe del proyecto.

Sin embargo, la carrera de Crilley no empieza con una obra como Miki Falls, sino con Akiko, una historia bastante desconocida en nuestro país y que se ha convertido en un pequeño clásico del noveno arte.
Akiko on the Planet Smoo, título completo de la serie, comenzó su andadura editorial en 1995, justo después de que Mark Crilley regresara a los Estados Unidos de América, tras su estancia en Japón como profesor de inglés. En realidad, Akiko y su universo fueron creados durante la estancia del autor en el país asiático, en el año 1992, pero la serie no se publicó hasta pasados tres años.

Akiko es la historia de una niña terrestre quien, un buen día, recibe una extraña carta. La susodicha misiva le pide que espere en la ventana de su habitación para ser recogida esa misma noche. El problema es que Akiko vive en la planta 17 de su edificio y no logra imaginarse cómo podrían pasar a recogerla por allí. Sin embargo, al llegar la hora, Bip y Bop, del planeta Smoo, se presentan a lomos de una especie de coche volador para conducirla hasta su planeta.
Ante lo apetecible del plan y no tener que asistir a clase a la mañana siguiente, la intrépida Akiko se embarca en un viaje que la llevaría a vivir la primera de sus aventuras en el planeta Smoo.
Una vez allí conocerá al rey Froptoppit, soberano del planeta, y a quienes serían su compañeros de viaje, Poog del planeta Toog, Mr Bebba, Spuckler y Gax, el peculiar robot de Spuckler. Juntos formarán un equipo que vivirá las más increíbles aventuras, a lo largo y ancho de este universo y de otros que ya conoceremos.

Akiko, cuya serie concluyó en la entrega número 52, después de cerca de una década publicándose, se convirtió en la tarjeta de presentación del dibujante, guionista e ilustrador Mark Crilley. Su trabajo demostró que se podía realizar una magnífica historia, pensada para un público más infantil, pero igualmente válida para todos los buenos amantes de las historias gráficas. Incluso, Crilley llegó a escribir varias historias desarrolladas en el planeta Tierra siguiendo las indicaciones de los fans de la serie, para sorpresa del propio autor.

Su cuidado grafismo, composición de página y unas narraciones contadas de manera ágil y dinámica siguen haciendo las delicias, tanto de los lectores de cómic, como de aquellos que gustan de leer libros, dada la publicación de una colección de novelas por parte de la editorial Random House en los EEUU.
Su implantación dentro de la memoria colectiva del género, además de por sus nominaciones a los prestigiosos premios Eisner, también se debe a compartir protagonismo con personajes como Usagi Yoyimbo, de Stan Sakai; o Scary Goodmother, de Jill Thompson.
Además Akiko, siendo una obra en blanco y negro, demuestra que si la historia tiene interés no importa ni el formato, ni el grafismo, enseñando a los más pequeños a familiarizarse con el lenguaje gráfico desde bien pronto.

El último proyecto del autor se titula Brody´s Ghost, una serie publicada por la editorial Dark Horse, aunque primero se viera en la página de My Space de la serie Dark Horse Presents. Su tercer tomo físico llegará al mercado durante el mes de abril del año 2012.
En cuanto a la trama, ésta gira alrededor de Brody, una persona que lleva una vida bastante deprimente, vagando de un trabajo malo a otro peor y teniendo que recurrir a tocar en la calle para conseguir algún que otro ingreso extra. Para colmo de males, Brody todavía no se ha repuesto de su separación con Nicole, su novia hasta hace seis meses. En medio de tan dantesco escenario, Brody se fija en una chica que lo mira fijamente.
Tras un intenso juego de miradas entre uno y otro, Brody se da cuenta de que la chica en cuestión eh... eh.... no está, precisamente, viva, sino que se trata de un fantasma. Al principio, Brody piensa que se trata de una alucinación, pero cuando la fantasmagórica chica aparece de nuevo delante de sus ojos a Brody no le queda más remedio que admitir que está hablando con un fantasma.

Una vez aceptado un hecho tan singular como éste, Brody descubre que el fantasma en otro tiempo fue una chica llamada Talía, la cual murió de leucemia cinco años atrás. Su problema es que, si quiere entrar en el cielo, antes tiene que hacer algo excepcionalmente bueno. Y ha decidido encontrar al misterioso Asesino del Céntimo, el cual lleva aterrorizando a la ciudad desde hace bastante tiempo. Para ello, necesita la ayuda de alguien que pueda ver a los fantasmas, y ése es Brody.

En teoría esto es así, aunque Brody está lejos de conocer todo su potencial, pues ver fantasmas también implica, a veces, más poderes. Por ello, Talía conducirá al desorientado joven hacia la presencia del sensei Kajemura, quien, tras cierto reparo, acepta entrenar al protagonista.
Crilley nos lleva hasta una historia con claros tintes sobrenaturales en medio de un mundo futuro que recuerda poderosamente a algunas imágenes de Blade Runner. Además, su mayor acierto es presentarnos de una manera clara, directa y con multitud de matices a los dos personajes principales; es decir, a Brody y a Talía, algo que el lector agradece enormemente.

En la actualidad, Mark Crilley reparte su tiempo dibujando cómics e impartiendo clases de manera presencial o a través de los vídeos que se pueden encontrar en youtube, Funimation o en su página de la web www.DeviantArt.com. Su labor le ha proporcionado, entre otras cosas, media docena de premios, concedidos por el portal youtube, al ser sus videos de “Cómo dibujar” de los más vistos por quienes visitan la web.
Esperemos que con el estreno de la adaptación cinematográfica de Miki Falls, alguna editorial española se anime a publicar los cuatro tomos que forman la serie gráfica original y, de paso, publicar Brody´s Ghost y Akiko.

Mientras tanto, pueden consultar la web del autor http://www.markcrilley.com/ así como las de Dark Horse Comics (http://www.darkhorse.com/) y www.amazon.com si quieren encontrar las distintas series escritas y dibujadas por el autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario