viernes, 20 de abril de 2012

Un manga para cada lector

Con este artículo se despide de este espacio comiquero la escritora y periodista Laura Martín. Gracias a su trabajo, en estos últimos meses hemos podido conocer, no sólo títulos de manga dignos de ser tenidos en cuenta sino aspectos sobre la cultura japonesa y oriental, los cuales, rara vez se analizan con la profundidad demostrada por Laura.
Sólo me queda desearle lo mejor en su carrera profesional y darle las gracias por su excelente trabajo durante todo este tiempo.
Hasta siempre


Un manga para cada lector

Existen dos prejuicios, muy extendidos, sobre el manga. El primero, aplicable a todo tipo de cómics, interpreta que una obra en viñetas es necesariamente infantil, y que un público adulto aficionado a leer cómic tiene alguna clase de problema. El segundo, más específico del manga, se refiere a éste como “dibujitos porno japoneses”, entendiendo que la palabra “manga” implique siempre contenido sexual.

Como aficionada al manga desde hace muchos años, tras haber trabajado con la organización de varios eventos dedicados a este mundillo y haberme dedicado una temporada a vender cómics y merchandising relacionado, no puedo evitar darme cuenta de las ideas que todavía perduran en nuestra sociedad acerca de este sector. Siempre lo explico de la misma manera: El manga se puede comparar con el cine, por su variedad de historias y de enfoques, por la cantidad de temáticas que trata y por las diferencias respecto al público al que está dirigido. Mangas dirigidos a niños, otros ambientados en el mundo del deporte o de la medicina, otros filosóficos, otros eróticos, otros dedicados a mujeres adultas. Lo mismo ocurre con el anime, convirtiéndose en un mundo por explorar.

Después de haber colaborado en este blog durante medio año difundiendo la cultura del cómic japonés, es el momento de descubrir la amplia oferta que ofrece este arte y cómo no tiene porqué estar dirigido a un público en concreto.

Si nos fijamos en la edad del lector podemos distinguir varios géneros de manga: Para un niño es ideal el llamado kodomo manga, ambientado en el entorno habitual de los pequeños (la escuela, los amigos y la familia) y sin ningún contenido inapropiado para su edad. Algunos de los kodomo manga más famosos en España son Doraemon o Hamtaro. Sus historias sencillas y desenfadadas también atraen en ocasiones a un público de más edad.

Para los chicos algo mayores se recomienda el shonen manga, dirigido a jóvenes de aproximadamente 8 a 18 años (aunque muchos adultos también siguen estas tramas). Habitualmente están protagonizados por varones, muestran tanto escenas humorísticas como de acción y le dan mucha importancia al compañerismo. Pueden existir personajes femeninos, especialmente en el papel de la protagonista atractiva. El shonen manga es uno de los más populares en España en los últimos tiempos gracias a títulos como Bleach, Naruto o Fairy Tail.

El seinen manga está dirigido a lectores mayores de edad, bien por la complejidad de la trama (por ejemplo, muchas historias manga ambientadas en entornos políticos o médicos son seinen) o bien porque muestre escenas de sexo, drogas o terror, entre otros. Un seinen manga no tiene porqué ser pornográfico, simplemente se trata de que algunas partes de la historia pueden dañar la sensibilidad de los públicos más jóvenes.

En el caso de las chicas las categorías son similares: Para un público femenino adolescente el acierto se encuentra casi siempre en el shojo manga, que narra historias divertidas, fantásticas o románticas ambientadas casi siempre en el instituto. En ocasiones se trata de dramas históricos, historias de vampiros o de las populares magical girls, chicas normales que de pronto se ven bendecidas por un poder sobrenatural gracias al que luchan por el bien de la humanidad. ¿Te suena? Efectivamente Sailor Moon, una de las series más conocidas en España, era un shojo, concretamente del género magical girl. También La familia crece, cuyo título original era “Marmalade Boy” y que fue tan popular durante los años noventa, pertenecía a esta categoría.

El equivalente del seinen para el público femenino es el josei manga, dirigido a mujeres de más de 18 años. Habitualmente trata temas cercanos a ellas, como la situación laboral, universitaria o familiar, el enamoramiento (desde un punto de vista más realista que en el shojo), etc. Una de las autoras cuyas obras josei han sido aclamadas en los últimos tiempos es Ai Yazawa, especialmente por Nana y Paradise Kiss.

Otra manera de categorizar el manga es por temática. En España son muy conocidos los mangas y anime de temática spokon (ambientados en un entorno deportivo y competitivo, como Oliver y Benji), mecha (los protagonistas son robots gigantes y los humanos que los pilotan, como en el caso de Mazinger Z o de Neo Génesis Evangelion), nekketsu (historias como Dragon Ball, con un alto contenido de acción y cuyo protagonista da mucha importancia a valores como la amistad o la superación personal), sentai (que narra las aventuras de un grupo de superhéroes, como los Caballeros del Zodiaco) o las ya citadas magical girls, también denominado maho shojo.

También podríamos referirnos a temas menos populares en nuestro país, como el sangriento gore o las historias de tipo harem, tanto cómicas como dramáticas, en las que un grupo de chicas convive con un hombre o incluso se siente atraída por él. Un ejemplo de harem manga que fue muy popular en la última década es Love Hina, una comedia en la que un estudiante se veía obligado por sus circunstancias personales a vivir en una residencia de chicas. Love Hina también puede considerarse romakome, “comedia romántica”, por las situaciones que se desencadenan cuando el protagonista busca a quien fuera el amor de su infancia entre sus compañeras.

Finalmente podemos encontrar obras pornográficas dentro del estilo hentai manga, así como otras con contenido erótico como el yuri o el yaoi (que muestran relaciones homosexuales que pueden ir desde la tensión sexual hasta el acto amoroso, pero sin ser del todo explícito) o el ecchi (que aunque no sea pornografía, provoca situaciones cómicas a la par que eróticas).

Una buena idea a la hora de elegir un manga como regalo para una persona, de la que desconocemos si le gustará, es pensar qué tipo de películas o series le gusta ver. ¿Disfruta con las escenas de acción? ¿Se trata de una jovencita romántica fascinada por las películas de amor? ¿O estamos buscando un regalo divertido pero picante para un amigo? El mundo del manga y el anime es tan complejo como el del cine o la literatura, un mundo en el que vale la pena sumergirse porque ¿quién sabe si nos enamoraremos de una de estas historias que nacidas en el país del Sol Naciente? Y no lo olvides: Un manga que disfruta un lector no tiene porqué ser apropiado para otro. Investiga, pregunta y déjate aconsejar, pronto encontrarás una historia fascinante en forma de viñetas.

Portada dek volumen 1 de la serie Saint Seiya (C) Ediciones Glenat 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario