miércoles, 15 de agosto de 2012

ENTREVISTA CON JUAN MANUEL DE CASTRO, RESPONSABLE DE LA REEDICION DELMUÑECO GEYPERMAN

Durante los meses previos a la navidad del año 1975, el canal de televisión que había en, aquel entonces, en todo el país, TVE1, empezó a emitir el anuncio de un nuevo juguete, el cual respondía al nombre de Geyperman. El anuncio, dotado de una banda sonora impactante y machacona, presentaba un muñeco de treinta centímetros de altura, totalmente articulado y capaz de protagonizar las más increíbles aventuras.

En un mercado, el nacional, condicionado por la ausencia de cualquier producto que no fuera netamente español, el Geyperman -versión española del GI Joe original americano- fue un vendaval de aire fresco para toda una generación de niños españoles que disfrutaron con las enormes posibilidades de aquel juguete.

En el archipiélago canario, la realidad, sin embargo, fue bien distinta.
Una década antes, la empresa Palitoy empezó a comercializar la versión británica del GI Joe, conocida como Action Man. Al igual que primero ocurriera con el GI Joe y luego con el Geyperman, el Action Man británico se convirtió en el juguete preferido de toda una generación de niños británicos y de aquellos que nacimos y crecimos en las Islas Canarias.


De ahí que, cuando el Geyperman asomó la cabeza, primero, en la pequeña pantalla y, luego, en las tiendas del archipiélago, muchos niños canarios de antaño no reparáramos en él, a excepción de algunos uniformes que, hasta ese momento, no estaban al alcance de quien no viviera en las islas británicas, tal y como el caso del policía montado del Canadá.

No obstante, la importancia y repercusión del Geyperman en la sociedad de aquella época y su inclusión en el panteón de símbolos propios de la cultura popular de nuestro país están fuera de toda duda y no es de extrañar, por lo tanto, la mitología que aun rodea a dicho muñeco.

Cierto es que intentos como los protagonizados por la empresa juguetera Bizak -la cual quiso revivir el éxito del Geyperman hace ya una década- se saldó con relativo fracaso, dado que los niños de ahora distan mucho de ser los de los setenta y, además, en España no existe ninguna tradición generacional alrededor de un muñeco como lo es el Geyperman.

En EEUU, por el contrario, son ya cuatro generaciones las que han jugado y disfrutado con el GI Joe original, comercializado por la empresa Hasbro desde 1964. Esto mismo se puede aplicar al Reino Unido en relación con el Action Man, aunque la producción se interrumpiera en el año 1984. Los británicos son grandes amantes de los juguetes y no es de extrañar el mercado que continúa existiendo alrededor del Action Man original.
Dicho esto, sin embargo, la colección comercializada por Hasbro con motivo del 40 aniversario del GI Joe fue cancelada, porque el nivel de ventas no respondió a las expectativas depositadas y porque tampoco se supo enfocar, convenientemente, dicha propuesta.


Dos años después, la empresa Modellers Loft y su máximo responsable, Alan Hall –autor de The Ultimate Collection Guide- comercializaron una colección -también por el cuarenta aniversario, pero del muñeco Action Man- la cual sí fue mejor acogida, aunque ahora se pueda encontrar por un precio muy inferior al original, salvo determinados modelos, en casas de subastas, tales como Ebay.

¿Y en España? Pues tras el “fracaso” de Bizak pocos pensaban que el Geyperman volviera a tener una nueva oportunidad, más si se tiene en cuenta la crisis económica y el enfriamiento que ha sufrido el propio mercado juguetero. Sin embargo, y gracias a la magnífica labor del responsable de la empresa Hobbycrash (www.hobbycrash.com), Juan Manuel de Castro, el Geyperman ha regresado al mercado, eso sí, en una serie limitada y pensada para los niños que, a pesar de las presiones sociales y familiares, supieron mantener su ilusión intacta estos últimos cuarenta años.
Así, en noviembre del pasado año, Hobbycrash comercializó la primera serie de figuras, compuesta por cuatro modelos y, en junio del presente año, ofreció la segunda, compuesta por dos modelos distintos.


Aunque en breve publicaré una reseña en la que se analizan estos dos lanzamientos, que, además, han logrado formar parte del catálogo de dos de las más reputadas tiendas de coleccionismo de figuras del mercado internacional, ahora les adelanto una entrevista con Juan Manuel de Castro. En ella se nos cuenta, de primera mano, más sobre este nuevo Geyperman para el siglo XXI, aunque con el sabor del original.

Aprovecho esta introducción para agradecer a Juan Manuel de Castro su tiempo y su disposición a responder a todas las preguntas remitidas. Espero que disfruten con sus palabras.
Eduardo Serradilla Sanchis


La primera cuestión que a uno se le viene a la cabeza, sobre todo con el clima tan pesimista que se respira en el mundo es ¿cómo se le ocurrió una re-edición del muñeco Geyperman, más si se tiene en cuenta que la apuesta de la empresa Bizak, en relación con el Geyperman, hace una década, se la puede calificar de relativo fracaso?
La re-edición actual no tiene nada que ver con la anterior realizada por Bizak. Ésta se dirigía a un público infantil y no al sector del coleccionismo como tal, y se hizo con eso en mente. La producción se realizó en el extranjero, con un maniquí de otro fabricante y con los estándares de producción en masa actuales. Los únicos vínculos que mantenía con la figura original eran la marca y la escala, así como una remota similitud de las cabezas con las figuras Geyper Man vintage.

No creo que, comercialmente, pueda tildársela de fracaso, pues, por lo que sé, las ventas fueron buenas durante, al menos, los primeros años, bajando con posterioridad debido a una serie de factores externos, tales como la convivencia en las estanterías de las grandes superficies con productos prácticamente idénticos y con precios muy inferiores, o el paulatino retroceso que se produjo de ventas de figuras de acción en general. Sí resultó, desde luego, decepcionante para los que deseábamos una re-edición fiel a las figuras originales.

Nuestra re-edición es, al contrario, una nueva producción de los Geyper Man tal y como los conocimos en los años 70 y 80, destinada a coleccionistas adultos que quieren recuperar las sensaciones que tuvieron al obtener esas mismas figuras en su infancia. Se procura en lo posible respetar la producción original y ofrecer un producto lo más parecido posible al producido por Geyper originalmente. Obviamente, debido al sector al que se enfoca, tanto las cifras de venta y de producción como el enfoque general del producto cambian radicalmente con respecto a la re-edición de Bizak.
Innegablemente, esta re-edición tiene un objeto comercial, pero a él se unen las ganas de un coleccionista por homenajear a uno de los juguetes más importantes del pasado siglo. Esto es algo que una empresa juguetera clásica no tiene en cuenta, pues pesan más otros factores, como las cifras de ventas y los costes de producción.


¿Se tuvo en mente las re-ediciones del GI Joe y el Action Man por su 40 aniversario a la hora de plantear devolver el Geyperman al mercado, aunque fuera de manera limitada?

Aunque el coleccionismo de figuras de acción en cada país es diferente, por supuesto han servido como referencia para nosotros. También hemos tenido en cuenta otras re-ediciones, como la de Madelman realizada por Altaya en kioscos, años atrás.

Mientras que en Inglaterra el enfoque fue similar al nuestro -aunque con una producción diez veces superior, debida a la cantidad de coleccionistas de Action Man que hay en el país- en Estados Unidos, Hasbro trató de vender las figuras en grandes superficies, lo cual sí considero que fue un fracaso. Los padres no compraron a sus hijos los GI Joe como juguetes, por lo que acabaron en liquidación en las cadenas jugueteras y volvieron a salir a la luz en el mercado secundario del coleccionismo.

Nosotros hemos preferido limitar la producción de forma que las figuras tengan un valor añadido, evitando que una producción masiva reste interés a la re-edición. Por otra parte, creo que hemos conseguido ofrecer una calidad inédita en los maniquíes, lo cual se debe a que se han usado unos moldes diseñados con una gran calidad y que hoy día se considerarían antieconómicos de producir.

Una vez que germinó la idea, ¿cuáles fueron los pasos que se debieron dar para lograr obtener los moldes originales y el material gráfico con el que se han desarrollado los embalajes?

Primeramente, y tal y como es lógico, contactamos con los propietarios de los moldes, que así mismo poseían la licencia de marca y les planteamos nuestras intenciones. Ellos eran ya conscientes de que el interés por los moldes sólo podía basarse en una re-edición enfocada al coleccionismo, y tras una negociación económica llegamos a un acuerdo que, creo, beneficia a ambas partes.

¿Fue una labor muy costosa, más si se tiene en cuenta la poca querencia que existe en nuestro país a la hora de preservar nuestro patrimonio, o, por el contrario, contaron con el apoyo de personas relacionadas con la empresa Geyper?

Estamos en contacto con antiguos empleados de la marca que nos han ayudado en muchos aspectos con sus conocimientos sobre el producto y las técnicas de producción de la época. Nos han facilitado documentación muy valiosa. Agradecemos a todos ellos su colaboración, que ha facilitado enormemente la producción.

¿Encontraron obstáculos, ya obtenidos los moldes y los permisos necesarios para hallar una empresa que les hiciera los muñecos o no?
Gran parte de la producción del plástico ha sido realizada por la misma empresa que nos licenció la marca. No obstante, hemos tenido que contactar con numerosas empresas que han colaborado con la infinidad de detalles que son necesarios para completar el producto (decoración, tampografía, imprenta, matricería y mecanizado, rotomoldeo, manufactura…).


Ésta es una tarea muy compleja, pues hay que localizar las empresas capaces de obtener una fidelidad absoluta con respecto a las figuras originales y en tiradas muy cortas. Posteriormente hay que transmitirles todos los detalles sobre las técnicas a emplear y cómo han de fabricarse las piezas.
Hasta ahora estamos contando con uniformes producidos por Geyper que se han preservado hasta hoy. La ropa que llevan las figuras proviene de excesos de producción, con lo que en ese sentido la fidelidad es total y confiere al producto un valor adicional.


¿Hubo algún problema durante el proceso de producción que no estaba en los planes originales o todo salió según lo previsto?

Por supuesto surgen problemas continuamente, los cuales hay que solventar según se manifiestan. Ha habido que reparar moldes dañados por el tiempo o el uso; localizar materiales que hoy día son escasos o no se producen; retomar técnicas en desuso; localizar maquinaria y útiles; encontrar proveedores dispuestos a realizar los trabajos en series tan limitadas como ésta y un sinfín de dificultades, las cuales hemos salvado bien, de momento.

¿Qué criterios se siguieron para escoger las figuras que luego formaron los dos lanzamientos llevados a cabo hasta la fecha?

Nos basamos tanto en nuestra experiencia como en los comentarios de otros coleccionistas y clientes, que nos orientan en qué es lo que el mercado demanda. Dado que Geyper Man tiene un amplio catálogo de uniformes y accesorios tenemos dónde elegir.

¿Se ha planteado la posibilidad de presentar uniformes completos y accesorios, de la misma forma que ha hecho GI Joe y Action Man?

Sí, y de hecho se comenzará en breve con la producción de los mismos. Estamos estudiando costes y esperamos lanzar uniformes y complementos antes de final de año.

Tras su lanzamiento, el nuevo Geyperman no sólo se vende en España sino en dos de las tiendas internacionales más reputadas y conocidas –Eagle Eyes Action Station (Inglaterra) y Costworld Collectibles (EEUU)- especializadas en muñecos de doce pulgadas (30 cm). ¿Qué se siente al ver que una idea como ésta goza de la aceptación internacional?

La verdad es que el destino inicial fue el mercado español, que es el que mejor conocemos. Nos ha sorprendido muy gratamente ver que hay un gran interés fuera de España. Nunca pensamos que veríamos nuestras figuras en el catálogo impreso de Cotsworld, por ejemplo, ni esperábamos recibir comentarios tan positivos como los que estamos recibiendo. Hasta la fecha hemos vendido a coleccionistas de 10 países distintos.

¿Cuál ha sido la reacción entre los niños de antes, los adultos de ahora, al ver, de nuevo, el Geyperman en el mercado?

Estupenda. Los comentarios que recibimos a diario son muy positivos, y el apoyo que recibimos nos impulsa a continuar con el proyecto. Mucha gente está rememorando su infancia y nos cuenta la ilusión con la que abren los paquetes y sacan las figuras, e incluso vuelven a jugar con ellas. Es lo mejor de toda esta aventura.

¿Y en cuanto al precio de cada figura, cuáles han sido las reacciones?

Por lo general también muy positivas. La gente está valorando muy bien la calidad del producto con respecto a su precio y el valor adicional que le confiere lo limitado de las tiradas y lo consideran muy equilibrado. Obviamente en tiempos de crisis todo el mundo se “aprieta el cinturón”, pero el interés que ha despertado la re-edición hace que, hasta los bolsillos más ajustados, reserven una parte de sus presupuestos para hacerse con estas figuras.

Mis recuerdos del Geyperman son más bien pocos. Una vez que el muñeco llegó al mercado, hacía una década que el Action Man británico se vendía en las Islas Canarias y los uniformes y vehículos que ofertaban los catálogos del Geyperman –salvo el uniforme de la Policía Montada del Canadá, exclusivo para el mercado británico- ya habían sido ofertados por Action Man en sus catálogos, tal y como, luego, haría la versión alemana, Action Team. No obstante, ¿que recuerdos guarda de la llegada al mercado del Geyperman en la península ibérica?

Recuerdo mi primera figura, un Marine USA, que me regalaron en las navidades de 1975 y que aún conservo como oro en paño. Recuerdo las campañas publicitarias y la gran aceptación que supuso la novedad de esta figura, cuyas ventas fueron realmente muy buenas en el periodo de 1975 a 1979 y barrieron a la otra figura de acción española, el Madelman.

He leído artículos en los que se comenta que los gustos han cambiado y que los niños de ahora ya no juegan con muñecos como Geyperman, salvo en los Estados Unidos de América, donde el GI Joe va camino de cumplir los 50 años. ¿De verdad cree que los gustos han cambiado tanto o tiene que ver más con que el mercado no ha sabido fomentar unos juguetes mientras que se ha volcado en otros, en especial los videojuegos?

Pienso que, en general, es la sociedad la que ha cambiado, lo cual arrastra al mundo del juguete. Las nuevas tecnologías han hecho que el concepto clásico del juego cambie y desplace el mundo real a favor del virtual.

También el marketing y la publicidad han hecho que el juguete enfoque sus ventas a productos de personajes licenciados, con lo que hoy en día podemos ver miles de juguetes clásicos –tales como una pelota o un parchís- que se venden bajo el reclamo de personajes de la talla de Bob Esponja o Spiderman, cuando nada tienen que ver con los mismos. Los héroes anónimos como los Geyperman ya no parecen estilarse.

¿Si tuviera la oportunidad, a pesar del coste económico que supusiera, qué le gustaría ofrecer en esta nueva edición del Geyperman? ¿Algún vehículo, accesorio o uniforme en particular?

Me encantaría hacer la unidad móvil y en general los vehículos de Geyperman, tales como el tanque Escorpión o la torre de entrenamiento, los caballos, las motos… infinidad de cosas. Todo dependerá de la demanda por parte de los coleccionistas.

¿Cuáles son sus planes de futuro? ¿Nos puede desvelar algo sobre los próximos lanzamientos, sobre todo para tener tiempo e ir ahorrando el dinero?

Aunque las fechas son muy difíciles de precisar, porque siempre hay retrasos, esperamos tener dos figuras individuales listas a la vuelta del verano. ¡Y un buen montón de sorpresas para navidades!

Si quiere añadir alguna cosa más, por favor, éste es el momento.

Desde aquí quiero dar las gracias por los apoyos recibidos a una empresa de estas características, pues está claro que sin ellos no podría salir adelante.

Para terminar, quiero felicitarle por su idea, la calidad de la nueva edición y por devolver un juego tan emblemático, tal y como lo es el Geyperman, hasta las casas de quienes no han dejado nunca de ser niños, por fortuna para ellos.

Gracias a usted por permitir compartir con todos nuestra pasión por los Geyperman a través de esta entrevista.

El © de las imágenes es propiedad del empresa Hobbycrash así como de los licenciatarios de la marca Geyper. 2012

jueves, 2 de agosto de 2012

ENTREVISTA CON JUAN GADEA LUGO (EL DESVAN DEL LEPRECHAUN)

Inmersos como estamos en una crisis económica y social que no para de golpear a toda hora del día y de la noche, poder celebrar el quinto aniversario de una aventura empresarial es siempre una buena noticia. Si a todo ello se le suma, que la empresa en cuestión, El Desván del Leprechaun, tiene relación directa con el mundo del fandom, debo confesar que la satisfacción es doble.



Por añadidura, la celebración de este primer lustro en el mercado ha venido acompañada de la inauguración de un nuevo local, el pasado día 1 del presente mes de agosto (Isla de Cuba, 28. Las Palmas de Gran Canaria), razón por la cual, decidí plantearle al responsable de todo ello, Juan Gadea Lugo, la posibilidad de que me respondiera a unas preguntas sobre el pasado, el presente y el futuro de su establecimiento.
Sin más preámbulos, les dejo con las respuestas a las cuestiones formuladas por su parte, agradeciéndole su tiempo y disposición para hacerlo.


Eduardo Serradilla Sanchis



La primera pregunta, aunque obvia, es de rigor. ¿Cuándo y por qué surge la idea de abrir una tienda como el Desván del Leprechaun?

Bueno, desde siempre me han gustado los comics, las novelas de fantasía, las figuras de colección y los juegos de mesa, asi que un buen día me decidí a montar la tienda de mis sueños y poquito a poco el proyecto se fue convirtiendo en realidad.

¿Qué fue lo más difícil en aquellos momentos?

En aquel tiempo no había llegado la crisis y lo más complicado fue encontrar un local a un precio razonable, tardé seis meses.

¿Llegaste a pensar que el proyecto naufragaría?

Siempre tienes esa inseguridad al comenzar un negocio con los riesgos que esto conlleva pero puse toda mi ilusión y empeño para que la tienda funcionara. Además tengo muchos amigos frikis, jejejeje :)



¿En la idea original se contemplaba que la tienda abarcara la venta de libros, cómic y merchandising en general, o ha sido una evolución lógica, tras los primeros años de singladura?

La idea original fue empezar con libros y comics de segunda mano y descatalogados, poco después empezamos a traer figuras y juegos; al poco tiempo los clientes empezaron a demandarnos las novedades y nos metimos de lleno con ello.

Teniendo en cuenta que en nuestro país los índices de lectura nunca han sido muy altos, que el mundo del cómic “siempre está en crisis” y que la venta de muñecos y demás artículos derivados lleva unos años de estancamiento, ¿cómo ves la situación actual?

La situación actual está muy complicada, pero hacemos todo lo posible para traer material atractivo y bastante exclusivo que no se encuentre en grandes superficies y jugueterías.
Esto lo agradecen los clientes al tener de primera mano material que casi solo se consigue fuera de España.


¿Ha sido de ayuda el desarrollo de Internet y la venta a través de la red para consolidar el éxito de la tienda o todavía las personas prefieren ir y ver aquello que quieren comprarse?

Es de mucha ayuda y creo que básico hoy en día para cualquier tienda, pues te abre las puertas a un mercado enorme y promociona bastante tu negocio.
Nuestra web en concreto la usamos para mantener informada a nuestra clientela de nuestros productos y actividades que realizamos en la tienda, además de realizar alguna venta.


¿El disponer del área de juego y las demás actividades promocionales te ha ayudado a la hora de dar a conocer la tienda?

Muchísimo, es una buena forma de promocionar los juegos de mesa y de cartas, y ésto ha atraído a mucha gente nueva a la tienda que también aprovecha para comprar algún comic o regalo.



¿Crees que este tipo de negocios se han sabido plantear en las islas o, por el contario, se han limitado a continuar con el esquema de tienda, anterior a la llegada de Internet?

Creo que las tiendas en las islas se han actualizado en su gran mayoría y gracias a ello continúan en el buen camino, al menos esa es nuestra experiencia.

¿Cómo crees que afectará la reconversión digital tanto de libros como de cómics a una empresa como la tuya?

Pues ya hemos notado la bajada de ventas en los libros en general aunque no sé si se debe a la reconversión digital. Personalmente me parece un gran avance, aunque yo siga siendo un nostálgico y prefiera el papel, lo único que espero es que no ocurra lo que le ha pasado a los cds y Dvds.

¿En qué crees que se fundamenta el éxito de una tienda tan especializada como el Desván del Leprechaun?

Pues lo primordial es una atención personalizada y buen trato al cliente, lo siguiente es tener buenos productos a precios competitivos; ésto conlleva a una fidelización de nuestra clientela y al buen funcionamiento del negocio.

¿Te ves celebrando el décimo aniversario de la tienda?

Por supuesto, espero que duremos mucho tiempo y poder seguir disfrutando de este maravilloso mundo.

Si quieres añadir alguna cosa más, por favor, éste es el momento.

Solamente decir que me siento muy afortunado de poder dedicarme a una afición que me encanta y, además, poder ganarme la vida con ello.
También dar las gracias a todos nuestros clientes por la confianza depositada en el Desván del Leprechaun.


Muchas gracias por todo y muchas felicidades por el quinto aniversario y la apertura del nuevo local.



Las fotos han sido cedidas por Juan Gadea Lugo para acompañar el texto de esta entrevista.

Para más información, consultar la página de la tienda http://www.leprechaun.es/ o su página en Facebook http://www.facebook.com/ElDesvanDelLeprechaun