martes, 11 de septiembre de 2012

Sobran culos y faltan opiniones

Tal y como saben, hay una frase que dice “Las opiniones son el agujero del culo, todo el mundo tiene uno”. Lo que ocurre es que hay opiniones cargantes, por no decir nauseabundas, y éstas proliferan cada vez más.

Todo esto viene a colación por la opinión de un sesudo, reputado y patético crítico literario que hace unos pocos años declaró “sentirse escandalizado, porque en nuestro país se había instaurado un premio nacional de cómic”. Para el mentado personaje colocar al mismo nivel a un “pinta monigotes” que a un literato o a un poeta era casi un crimen de lesa humanidad.

No voy a entrar en la majadera y ramplona rasgada de vestiduras, tan del gusto de estos personajes cuando no están de acuerdo con algo. Lo que me parece indignante es que, a las alturas en las que estamos de la película, todavía estemos con descalificaciones estúpidas, más propias de la rancia mentalidad del siglo XIX que de un mundo en el que la cultura dejó de estar dividida en compartimentos estancos.

Además, me parece de una ignorancia supina catalogar el talento y la valía de autores, tales como Harold Foster, Will Eisner, Juan Giménez, o John Romita Sr., tachándolos de “pinta monigotes”. Lo más triste de esta historia es que, gracias a esa mentalidad tan pueblerina, la industria del cómic en nuestro país ha ido de más a menos, hasta prácticamente ser un residuo de lo que, durante cuarenta años, fue.

Aunque muchos no lo sepan, cada vez hay más nombres españoles en las grandes editoriales americanas de cómic, y en Francia premian un año sí y otro también, el talento que en España son incapaces de ver, considerar o valorar.

Y hablando de valoraciones, estaría bien que de una vez por todas dejasen de marear la perdiz y le concedieran el premio Príncipe de Asturias a un artista que no necesita presentación. Éste responde al nombre de Francisco Ibáñez, y para los que no están muy duchos en la materia, es el padre de Mortadelo y Filemón, la T.I.A, el Profesor Bacterio y todas esas historias que nos han hecho reír y olvidar, por momentos, la mediocridad de nuestro país.

Para apoyar esta propuesta lo único que se ha de hacer es firmar en la página web change.org, propuesta Príncipe de Asturias para Francisco Ibáñez, o seguir el siguiente enlace

http://www.change.org/es/peticiones/fundaci%C3%B3n-pr%C3%ADncipe-de-asturias-principe-de-asturias-para-iba%C3%B1ez

Ya sé que España es un país de mierda en cuanto a lo que hablar de cultura se refiere. Siempre hay algo más importante que formar a las personas, pero, por una vez, estaría bien que se reconociera en vida el talento de un creador de cómic.

El (C) del logotipo de la Fundación Príncipe de Asturias pertenece a dicha institución y se ha reproducido en esta reseña para ilustrar la petición que se solicita en el cuerpo de texto. 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario