miércoles, 17 de octubre de 2012

EL CAPITÁN SKY Y EL MUNDO DEL MAÑANA

La poca repercusión que acabó por tener una película como El Capitán Sky y el mundo del mañana deja bien a las claras las dos siguientes cosas: la deuda que todavía tiene el fantástico por cobrar en nuestro país y la falta de evolución en buena parte de la crítica especializada (más allá de festivales como Sitges) y de muchos espectadores que no terminan por definir sus gustos cinematográficos o se dejan influir con demasiada facilidad

Puede que para muchos la película, con ese toque retro-años cuarenta, no aporte nada a un arte que está viviendo tiempos de sequía creativa.
Considero, por mi parte, que El Capitán Sky es un maravilloso homenaje a muchos grandes clásicos del cine y los cómics de ciencia ficción y aventuras, colocados de la manera correcta y no al revés.
Y pienso que el problema reside, precisamente ahí, en el aunar clásicos del fantástico, muchos de los cuales no son del dominio público, por causas ajenas a su voluntad, pues no se puede culpar a varias generaciones de la estrechez de miras de los responsables de estrenar tal o cual título, o de publicar tal o cual historia.

Es por ello que referencias a la serie de animación de Superman, creada por los estudios de Max Fleischer en 1.941, serán pasadas por alto por muchos de los espectadores.
Sin embargo, los robots que llegan para atacar a la ciudad de Gotham -la misma que la de cierto caballero nocturno- son muy similares al robot al que se enfrenta Superman en el episodio The mechanical Monster.
Igualmente y, a pesar de contar con una adaptación cinematográfica protagonizada por la espectacular Brooke Shield, Brenda Starr, reportera intrépida, sólo es conocida por los seguidores de las tiras de prensa clásicas de los treinta y cuarenta en los Estados Unidos. Conociendo a la susodicha periodista gráfica de The Flash (desde el año 1.940) verían sus similitudes con Polly Perkins, papel interpretado por Gwyneth Paltrow.

Otra referencia clara y diáfana al mundo del fandom, en este caso una referencia mucho más actual, se encuentra en el papel que interpreta Angelina Jolie, la comandante del escuadrón submarino de la R.A.F, Francesca “Franky” Cook, a bordo de una base aérea flotante. En este caso, las similitudes con un veterano personaje de Marvel Comic son sobresalientes. Dicho personaje, soldado y espía, responde al nombre de Nicholas “Nick” Furia.
Éste, coronel y el jefe de una agencia de espionaje llamada SHIELD, también tiene su sede en una base aérea llamada el Helitransporte.
La mayor similitud es que ambos, además de tener un peculiar sentido del humor, llevan un parche cubriendo uno de sus ojos (Cook el izquierdo y Furia el derecho)
El cambio en el sexo no evita que los aficionados a las aventuras del espía masculino por excelencia del Universo Marvel (el espía femenino es Natasha Romanova, la Viuda Negra) reconozcan las similitudes al instante.
Y qué pueden decir de Dex, el genio capaz de lograr que el avión del Sky navegue cual submarino, además de estar equipado con todo tipo de artilugios. Dex se presenta como cualquiera de los inventores medio locos, desde Katatakus Pott (Chitty-Chitty, Bang-Bang) pasando por el bueno de Q (el suministrador de accesorios para James Bond) y terminando por Tony Star, Iron Man "el hombre de hierro", inventor, entre otras cosas del Helitransporte de SHIELD.

Para terminar, el Capitán Sky en si mismo resume varios elementos del imaginario histórico de la década de los treinta y cuarenta.
Además, es uno de los miembros de los míticos Tigres Voladores -cuerpo de pilotos voluntarios, también llamados mercenarios, por los japoneses. Éstos estaban pagados por el gobierno chino y por las fuerzas aéreas americanas para atacar a las formaciones japonesas que asolaban buena parte de China.
Al mando del capitán Claire L. Chennault, los Tigres voladores se forjaron una reputación de temibles adversarios, a bordo de sus anticuados Curtis P-40B (uno de los cuales pilota el Capitán Sky en la película) adornados con sus dientes de tiburón en el morro y luciendo su emblema del tigre entre la V de la victoria, diseñado por la propia empresa Disney.
Además, los Tigres Voladores contaron con el duque, John Wayne, para emularlos en la pantalla grande en 1.942.

Con todos estos elementos, el director Kerry Conran recurrió a buena cantidad de referentes muy conocidos.
Así nos encontramos con la silueta del zeppelín Hindenburg (destruido en un accidente rodeado de misterio en 1.937), a trasatlánticos hundidos en el mar como el Lusitania (al Titanic lo dejamos tranquilo) o a animales en miniatura como los que aparecían en las películas Dr. Cyclos (1.940) o Devil Dolls (1.936)

Para el climax final llegaremos a una isla perdida con escenarios muy reconocibles -el árbol que deben pasar Polly y Joe es el mismo que se puede ver en las versiones clásicas de King-Kong- y bases secretas estilo James Bond, en donde se esconde cohetes calcados a los utilizados en Cuando los mundos chocan.
Por último, está muy clara la influencia de Fritz Lang y su inmortal Metrópolis, sobre todo en la misteriosa Ling Bai, remedo de la María de Lang, y de los seriales cinematográficos de los cuarenta y cincuenta, Buck Rogers y Doc Savage entre otros.

Ahora, mézclenlo todo bien mezclado, con elementos propios del fandom y les saldrá una apasionante aventura que no deja tiempo para respirar al espectador, siempre con la sombra del misterioso Totenkof, quien resulta ser el rostro de un joven y siempre recordado Sir Laurence Olivier.

Tendremos persecuciones aéreas, submarinas, buenos, malos, científicos desaparecidos, robots diabólicos y pistolas de rayos, trampas mortales y bombardeos aéreos como el de Pearl Harbour, causados por unas naves que enrojecerían de envidia al mismísimo Ed Wood.
Sin embargo, la mejor sensación de todas es el derroche visual al que asistimos desde el mismo momento que las luces se apagan, símbolo inequívoco que, para algunos, el cine sigue siendo una fábrica de sueños y no un lugar donde ir a despotricar de lo que se ha visto.

Título original: SKY CAPTAIN AND THE WORLD OF TOMORROW
USA: 2004
Director: Kerry Conran
Intérpretes: Jude Law, Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Giovanni Ribisi, Michael Gambon, Ling Bai y Sir Laurence Olivier

Sky Captain and the world of tomorrow © Paramount Pictures 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario