martes, 30 de julio de 2013

¡SALVE Y QUE USTED LO PASE BIEN!


Fecha: 17 de Julio
Respuesta a un comentario aparecido en un blog y en relación con la última edición del Gran Canaria Comicfest. 

Después de tres décadas trabajando en el mundo del cómic y la ilustración, sé que no es posible llegar a todo el mundo, más cuando raramente se obtienen respuestas claras sobre lo que se quiere, cómo y en qué formato.

No obstante, el trabajo que se ha realizado para acompañar las actividades del Gran Canaria Comicfest 2013, teniendo en cuenta el tiempo y el presupuesto aportado -además de lo que han ofrecido los distintos patrocinadores, entre los que me encuentro- ha sido más que satisfactorio, aunque el mensaje no se entendiera.

Está claro que sobre gustos no hay nada escrito, pero tampoco hay ninguna regla que deba encorsetar una muestra dedicada al noveno arte y limitarla a mostrar sólo dibujos y/ o ilustraciones. Los cómics tienen autores que los hacen, editoriales que los publican y todo se desarrolla en un determinado contexto histórico. Si se olvidan estos detalles raramente se logrará que un arte tan complejo como éste pueda ser reconocido como tal.

Además, no es cierto que en la exposición sobre la editorial E.C. -NO sobre la guerra de Corea- no hubiera dibujos, ilustraciones, páginas de cómics o portadas. Dicho material era un elemento importante, pero no el único, el cual pretendía contar una historia con el rigor que una muestra como ésta permite.

Si el texto era muy grande -cito “Yo no me leo esto”- es una valoración personal que, como comisario de la muestra y escritor de libros teóricos, no puedo compartir. Mi interés era ofrecer un fresco lo más ameno, pero igualmente riguroso, posible sobre una época desconocida en nuestro país, dada la situación política que se vivía en España cuando las series de E.C. se podían encontrar en las librerías de los Estados Unidos de América. Y, para hacerlo, había que explicar las razones, los protagonistas y todo lo que sucedió. 
Una vez terminada y con las limitaciones antes comentadas, creo que los textos cumplen dicha función, aunque sean complicados de leer, dada su extensión.

No entraré en valoraciones sobre la exposición dedicada a la Muerte de Superman, porque el personaje arrastra demasiados tópicos y, seguro, que quien escribió esta entrada bloguera tenía en mente un personaje más apropiado que Superman, como casi siempre suele pasar.

Si, al final de todo, lo vio -y cito “Y lo vi yo…bastante negro”- es una valoración personal de quien escribe este blog (que no soy yo) la cual siento que fuera, así aunque espero que quien venga detrás de nosotros lo haga mejor o sea del agrado de quienes sólo conciben este tipo de eventos de una forma con la que yo no estoy del todo de acuerdo.

Y ahora, como no hay nada más que decir, ¡Salve y que usted lo pase bien!

Eduardo Serradilla Sanchis
Comisario de las exposiciones “La Muerte de Superman” y La Guerra de la E.C”
Coordinador de actividades del Gran Canaria Comicfest 2013

Esta es la respuesta que escribí y que NUNCA fue publicada por el responsable de un blog que consideró que mi trabajo ni había estado a la altura ni respondía a las expectativas que un evento comiquero debía colmar. Mi respuesta, inédita hasta ahora, me ayuda a presentar mi punto de vista para esta columna y, de paso, me confirma algo que sabía.

Empezando por final puedo afirmar, después de una década escribiendo en medios digitales –aquellos que permiten un interacción con el lector, impensable en un medio físico- que cuando respondes a una crítica, comentario destructivo o, simplemente una excusa para ponerte a parir, quienes así actúan no suelen tener una buena replica a tu comentario. 
Para ellos, sólo vale lo que ELLOS piensan y, cuando el blanco de sus críticas, burla o descrédito, responde a su “comentario” les entra una atrofia en los dedos, se les acaba el contrato con su proveedor de Internet o, simplemente, censuran tu entrada y se acabó el problema.

Creo que, en todos estos años, sólo una persona me ha respondido después de haberle explicado mi postura, aceptado y/o asumido el error o compartido su postura. El resto, siempre, siempre, han dado la callada por respuesta como moneda de cambio, eso sí, tras contentar a su parroquia. La verdad es que se pierden la oportunidad de un intercambio dialéctico que, a buen seguro, nos alegraría el día a todos y nos obligaría a estrujarnos el cerebro, cual discípulo de Groucho Marx, buscando a conquistar  al señora rica de rigor.

Sin embargo, es muy fácil decir que he plagiado algo, cuando no se tiene NI IDEA de lo que se está hablando. O afirmar que tal o cual evento es un desastre porque no se montó y/o no se organizó y/o no se trajo a tal y cual autor, sentado en el salón de casa o emborrachándose con los colegas. Así todos ganamos campeonatos del mundo de algo y montamos las siete maravillas del mundo antiguo en el patio trasero de casa.

Estaría bien que, en vez de tanta estrechez de miras, tanta verdad absoluta –IMPAGABLE aquel día en el que me encontraba en una tienda de cómic y un energúmeno le quitó un cómic de superhéroes a un niño y le puso en las manos uno de “DIOS MILLER”. Si, hasta ese momento,  albergaba alguna duda de que el hombre había evolucionado del mono, se me disiparon todas las dudas en un segundo- y tanta memez todos nos pusiéramos a trabajar por un bien común.

¿En qué tratado mágico y maravilloso pone que una exposición de cómics NO deba tener textos que los expliquen y/ o ilustren?...Quién dijo que una exposición era una excusa para llenar una o más vitrinas con todo lo que tengo, sin ningún tipo de criterio?...Es eso una exposición o un “mira lo que tengo y tu NO TIENES?...Acaso el rigor y el trabajo de investigación se deben dejar atrás en pos de un artificio y/ o espectacularidad que solamente gusta a los mismos de siempre pero que no deja que nadie ajeno se acerque hasta este tipo de eventos?

¿Qué derecho tienen todos esos inquisidores de tercera, carentes del más mínimo bagaje profesional y criterio estético para teorizar y pontificar sin tan siquiera ver lo que se hace en otros lugares?...Qué ocurre, que en Francia, en Inglaterra, en Finlandia o en los Estado Unidos, son unos anormales por crear eventos dirigidos para toda la familia y en dónde se plantean asuntos tan serios como los abusos, el alcoholismo o el absentismo escolar, apoyándose en novelas gráficas y/ o series de comic?

Si tanto tienen que contar, lo hacen todo tan bien y tan decepcionados están ante el trabajo de los demás, ¿Cuál es la razón que les impide organizar no uno sino cien eventos y escribir no un libro sino una docena?
Hablar es muy fácil pero poner encima de una mesa lo que se ha hecho, a lo largo de 5, 10 o 25 años, como es mi caso particular, no lo es tanto (y si alguien duda de éste último dado, estaré encantado de recordarle mi trayectoria –con datos-, que para eso me gusta guardar cosas y así, de paso, se le cierra la boca a tanto memo de vía estrecha)

¿Quiere decir esto que yo tengo todas las respuestas? NO y NUNCA lo he dicho ni lo diré. He cometido más errores de los que quisiera recordar pero lo he hecho mientras trabajaba en eventos no en salones cerrados, de ambientes asfixiantes y colmillos retorcidos por doquier. He peleado por el mundo del fandom y no solamente por aquello que estaba de moda sino por el lenguaje secuencia en sí, lejos de etiquetas y estereotipos. Lo que me gustaba antes, me gusta ahora y no me he cansado de decirlo. 
Hace 20 años me gustaba Superman y hoy en día, me sigue gustando Superman. Hace 20 años no me gustaban los cómics oscuros, depresivos y carentes de lógico y hoy en día, siguen sin gustarme.

Y no me importa decirlo, escribirlo y plasmarlo en una pared. Luego están quienes, merodean, critican, disfrutan buscando tus errores y luego aprovechan cualquier oportunidad para lanzártelo a la cara, tras una frase que suele ser “Yo seguro que lo haría mejor y le gustaría más a la gente”. Pues bien, 25 años después sigo esperando la réplica ingeniosa y esa nueva opción que demuestre lo mal profesional que soy y lo buenos y capaces que son ellos y aquí estoy esperando, lejos, eso sí, del fandom de las islas y de mi país.

La distancia no sólo es terapéutica sino que te permite estar ajeno al ruido de fondo y a los olores y las plumas de quienes se creen el centro de atención por estar en tal o cual lugar geográfico. El mundo es muy grande pero mucho se empeñan en vivir en un corralito y así les va.

Me imagino que, aunque no me puedo censurar a mí mismo en este blog, sería una tamaña estupidez, quienes censuran mis comentarios y desacreditan mi trabajo, gustarán de “perder y/ o traspapelar” esta entrada, tal y como se comportan y visto lo visto. No se preocupen, lo escribiré, diré otras mil veces, no para que una mentira se torne verdad sino para que se les quiten las ganas de criticar el trabajo ajeno sin tan siquiera aportar nada nuevo al panorama frikkie.

Y ahora, como no podía ser de otra forma: ¡Salve y que usted lo pase bien!

MAD Magazine © DC Comics 2013
Logotipo Gran Canaria MAD fest.¡¡© Juan Pedro Rodríguez Marrero 2013